Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo hacerlo

ch within Ideas
Almacena tu garaje

1.Introducción


Si después de guardar el coche en el garaje aún te sobra espacio, puedes aprovecharlo para crear una zona de almacenaje.

La clave es lograr que sea muy funcional estudiando bien los metros disponibles, y que esté organizada según tus necesidades. También es muy importante planificar huecos de diferentes tamaños y formas para almacenar objetos de distinto volumen, de manera que puedas tenerlos siempre a mano; desde el cortacésped hasta alimentos en conserva, si quieres.

En este artículo te proponemos varios ejemplos de zonas de almacenamiento con diseños de estanterías modulares. En ellos los objetos se agrupan por su uso: jardinería, bricolaje, tiempo libre, alimentación y lavado. Sólo tienes que adaptar estas sugerencias a tus propias necesidades y a las dimensiones de tu garaje.

2.Cuando el garaje es ancho


Cuando el garaje tiene entre 3,5 y 4 m de ancho una opción muy acertada es acondicionar una de las paredes como zona de almacenaje. Para empezar, se debe medir lo que ocupa el coche con las puertas abiertas, pues es importante poder salir de él por ambos lados sin que estorben ni la estantería que vayamos a colocar ni la pared opuesta. Y a esta medida hay que añadir los 40, 50 o 70 cm del fondo de dicha estantería.

A la hora de elegir modelo lo más conveniente es emplear algún sistema modular, que permita regular en altura los estantes. Así será posible crear huecos específicos para cada aparato o grupo de objetos. También será muy práctico incorporar algunos estantes hechos a medida. Para ello se pueden aprovechar restos de madera que hayan sobrado de otros trabajos de bricolaje.

Asimismo, para mejorar la organización en el interior de algunos de estos huecos, es una buena idea colocar en la trasera paneles perforados con soportes para colgar pequeñas herramientas. También son muy útiles los clasificadores (para tacos, tornillos y otras fijaciones) y los cajones para guardar piezas más pequeñas.

Como se observa en la ilustración, la estantería se ha organizado por módulos de forma temática. Es decir, en cada uno se han almacenado los aparatos, utensilios y herramientas destinados a un mismo uso.

El primer módulo, empezando por la izquierda, corresponde al equipamiento de jardinería. Las herramientas grandes se han colocado en un panel al fondo, para poder colgarlas y descolgarlas cómodamente; la carretilla y la cortadora, más voluminosas y pesadas, se han dispuesto de forma que aprovechan perfectamente un lateral del módulo y un hueco en el suelo; para el cubo de basura se ha reservado un gran espacio, y otro más reducido para poner unos cajones de herramientas pequeñas. Además, ha sobrado sitio para colocar unas baldas donde dejar los productos fitosanitarios, y en la parte superior a la izquierda un estante corrido que puede ser muy práctico para tener a mano el pulverizador, que se usa esporádicamente, o las macetas que se guardan para transplantar.

A continuación, el resto de los módulos de la estantería: artículos de bricolaje, material de tiempo libre, almacenaje de alimentos no perecederos, congelados y zona de lavado.

Las medidas que aparecen en la ilustración orientan sobre el espacio que se debe asignar, como mínimo, a cada módulo en función del destino que se le va a dar.

El secreto para conseguir una buena organización reside en empezar haciendo una lista de las cosas que se quieren almacenar. Después se dividen en grupos y se calcula exactamente el espacio que se necesita para cada uno de ellos.

Resulta de gran ayuda trabajar sobre papel con un lápiz y reflexionar sobre cuál puede ser la mejor distribución antes de empezar a montar estanterías.

Por otra parte, es interesante tener en cuenta las siguientes sugerencias para optimizar al máximo el espacio del garaje y conseguir que la zona de almacenaje sea un lugar accesible y cómodo:

1Diseñar las estanterías hasta el techo. Conviene destinar los huecos más altos a los objetos que se usan de manera ocasional. Y todo lo que se utilice con frecuencia siempre colocarlo al alcance de la mano.

2Diseñar las estanterías hasta el techo. Conviene destinar los huecos más altos a los objetos que se usan de manera ocasional. Y todo lo que se utilice con frecuencia siempre colocarlo al alcance de la mano.

3No sólo es importante que las cosas estén a mano; también tienen que estar a la vista.

4A la hora de distribuir los módulos, resulta muy útil establecer un criterio lógico de ubicación. En el caso concreto de este ejemplo todo el material para el jardín se ha dispuesto cerca del portón del garaje porque es más cómodo cuando se está trabajando en el jardín, y además se evita que llegue la suciedad al fondo del garaje. A continuación se ha colocado la zona dedicada al bricolaje, pues con las herramientas se pueden realizar trabajos en el interior del garaje y también en el exterior, y con ellas se mancha algo menos que con las del jardín. Después, y siguiendo el mismo criterio, se ha reunido todo lo relacionado con las actividades de tiempo libre. En cuanto a los alimentos, se han almacenado más cerca del interior de la casa, para ahorrar paseos excesivamente largos desde la cocina. Y, por último, la zona de lavado, más cerca aún de la vivienda y preservada del polvo del exterior.

3.En un garaje estrecho y largo



Otra posibilidad es que el garaje sea muy estrecho pero muy largo. Pues bien, esta forma es ideal para crear al fondo una zona de almacenaje en la que moverse con toda comodidad. Sólo es cuestión de crear una distribución óptima, la cual debe decidirse en función del espacio que quede disponible una vez aparcado el coche, y de las propias necesidades de almacenamiento. Como norma general , basta con disponer de un mínimo de 1,85 m de fondo.

A continuación describimos algunos ejemplos de distribución en paralelo y en tres filas.

En paralelo


En estas ilustraciones se aprecia cómo quedan distribuidos los módulos y, a modo de orientación, las medidas que se les puede asignar a cada uno de ellos. En este caso se ha optado por situar los módulos que más ensucian (jardinería y bricolaje) a la izquierda, lo más lejos posible de los más limpios (alimentación y zona de lavado) colocados a la derecha. Entre ambos, se ha dejado una zona neutral, dedicada al material de tiempo libre.

A la hora de distribuir los módulos y los pasillos interiores, es muy importante dejar espacio suficiente para que los elementos voluminosos y pesados, como el cortacésped o el cubo de basura, entren y salgan por ellos cómodamente. Para este tipo de pasillos se suele establecer un mínimo de 60 cm de ancho y un máximo de 80 cm.

En este ejemplo se ha dado acceso directo al cortacésped desde el exterior para mejorar la circulación. Asimismo, el congelador se ha situado de manera que es posible abrirlo desde fuera de la zona de almacenaje, con lo cual es más fácil acceder a los alimentos y la puerta no estorba dentro del almacén.



En tres filas


Otra modalidad de almacenaje cuando el garaje es muy estrecho y bastante largo es organizada en tres filas de módulos, como se ve en estas ilustraciones. Este tipo de distribución se puede emplear cuando en el garaje se cuenta con un fondo de 2,25 m.

En la fila de la izquierda ha quedado almacenado todo lo relacionado con el jardín. En la central, el material de bricolaje y tiempo libre. La fila de la derecha se ha reservado para los alimentos y la zona de lavado. Una vez más, las actividades que más ensucian se han separado de las más limpias, y así el área de lavado y los alimentos quedan preservados del paso de material sucio, como la carretilla, las herramientas del jardín o el cubo de basura.



4.Otras opciones para garajes muy pequeños


Si el garaje no es lo suficientemente ancho como para almacenarlo todo en una sola pared, ni tiene sitio al fondo, hay otras soluciones para tenerlo todo organizado y a mano.

Una de ellas es aprovechar al máximo las paredes empleando paneles para colgar las herramientas, soportes especiales para colocar objetos voluminosos, como bicicletas, etc.

Otra norma básica para aprovechar los metros disponibles es situar armarios, estanterías o cajones en los rincones libres. Y si se decide hacerlos a medida, conviene que lleguen hasta el techo.

Por último, existe la posibilidad de guardar algunos objetos grandes, pero no muy pesados, en el espacio libre que queda sobre el coche, como maletas, alfombras enrolladas, tablas de surf, esquís, etc. Para ello sólo hay que construir una estructura semejante a la que se ve en la ilustración.

El esquema con medidas da una idea aproximada del espacio que ocuparía dicha estructura. Con ella es posible aprovechar hasta el techo el hueco vacío que queda encima del vehículo una vez aparcado. Es muy importante que para la construcción de esta estructura se empleen los materiales y sistemas de fijación más adecuados, en función de las características de los objetos que se vayan a guardar encima, sobre todo de su peso.


Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.