Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo cambiar enchufes

ch within Ideas
Cómo cambiar enchufes


¿Qué necesitas?

Materiales

  • Nuevo enchufe

Herramientas

  • Destornillador para electricidad


Una sobrecarga o un uso excesivo pueden hacer que se deterioren. Cuando un mecanismo está defectuoso, por seguridad hay que cambiarlo. Sustituir una base de enchufe por otra es muy fácil y te dará tranquilidad en el uso de los aparatos eléctricos.

Planifica el trabajo y calcula el material

Compra el enchufe que se adapte a tus necesidades. Adquiérelo de un estilo similar al resto de mecanismos de tu casa. Si además de enchufes simples tienes enchufes dobles o triples, también encontrarás mecanismos apropiados para sustituirlos.

Puedes sustituir todo tipo de enchufes, ya que hay modelos para encastrar o para colocar en superficie. Lo más habitual y más seguro es colocarlos encastrados, dentro de un cajetín; los que compres nuevos te van a servir para tus cajetines, ya que tienen todos una medida estándar. Pero también los hay para colocar en superficie, sobre la pared, con total seguridad y cumpliendo la normativa. Estos se colocan con tacos y atornillados. Solo tienes que escoger el modelo que mejor se adapte a tu decoración.

Paso a paso

1. Corta la luz

Desconecta la entrada de luz en el cuadro general de la casa.

2. Desmonta el enchufe

Quita la tapa del mecanismo, normalmente desenroscando un tornillo central y haciendo una pequeña palanca en la muesca lateral.

3. Retira el embellecedor

Quita también el embellecedor, si no estaba integrado en el cuerpo del mecanismo.

4. Quita la parte metálica

Retira la parte metálica de la base del enchufe desenroscando en los puntos de anclaje que tenga con el destornillador de electricidad.

5. Desconecta los cables

Desconecta los tres cables que llegan al enchufe: el azul del neutro; el negro, marrón o gris, de fase, y el amarillo y verde, de tierra.

6. Conecta los cables

Coloca los cables en los tres bornes correspondientes del nuevo enchufe. Puede ser a presión o atornillados, según el modelo.

7. Coloca los cables y el mecanismo en el cajetín

Mete los cables y el mecanismo en el cajetín y atornilla con los dos tornillos de apriete. Si el cable es flexible de muchos filamentos es muy importante que no se rompa ninguno y que todos queden dentro del borne, para evitar problemas. Todos son necesarios para que hagan su función correctamente. Si tienes dificultad para meterlos, puedes reforzar el extremo que vas a colocar en el enchufe con puntas para cables; las hay de distinto tamaño, según sea la sección del cable.

8. Monta los embellecedores del nuevo enchufe

Coloca el embellecedor y la tapa del nuevo mecanismo atornillada.

9. Compruba que funciona correctamente

Conecta de nuevo la entrada de luz en el cuadro general y comprueba que el nuevo enchufe funciona con normalidad.

¿Qué hacer si no funciona?

En caso de que no funcione el enchufe que has puesto o salte el automático, no te preocupes. Algo no está hecho correctamente. Con la luz cortada, repasa cada paso que has hecho para las conexiones y fíjate bien que cada cable vaya en el borne correspondiente. Si el problema persiste, comprueba que el aparato o lámpara que has enchufado están en perfecto estado; también es importante que sea de la potencia adecuada para la instalación y que todos los electrodomésticos, aparatos y lámparas que están funcionando al mismo tiempo no hagan saltar el automático porque hay un exceso de potencia. Revisa también el cableado, que sea de la sección recomendada, y que las conexiones para los enchufes en la correspondiente caja de derivación están bien hechas en las clemas.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.