Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo cambiar los grifos del lavabo y el bidé

¿Qué necesitas?

Materiales

  • Grifería nueva con kit completo de montaje
  • Trapo para limpieza
  • Teflón si cambias la llave de corte

Herramientas

  • Llave fija o pequeña llave inglesa
  • Llave de tubo para el grifo
  • Linterna si tienes iluminación deficiente

Cómo cambiar los grifos del lavabó y el bidé

El cambio de grifos en un lavabo o en un bidé es muy sencillo y un buen entretenimiento que no te llevará más de una hora. La sustitución de un grifo de lavabo o de bidé es básicamente igual, tan solo cambia el tipo de grifo y cierta dificultad añadida por falta de espacio a la hora de colocar el del bidé.

Cómo planificar el proyecto

Antes de comprar la nueva grifería debes tener en cuenta si conservas los antiguos sanitarios o compras unos nuevos, pues puede condicionarte la compra. Decide el tipo de grifo que mejor se adapten a tu gusto: de caño alto, de caño bajo o integrado. Dentro de cada tipo puedes elegir entre diferentes estilos y colores.

Elige mecanismos ahorradores

Elige un mecanismo que te ayude a ahorrar en el consumo de agua y de energía. Además de ser más respetuoso con el medio ambiente, reducirás el importe de tu factura. Estas son las posibilidades:

● Aireador: se coloca en la boca del grifo y mezcla el agua con aire, reduciendo el consumo hasta un 50 %, pero con la sensación de que el caudal sigue siendo el mismo.

● Grifos con maneta de doble posición: este tipo de grifos incorporan un tope de apertura a mitad de recorrido que dejan salir solo el 50 % del caudal de agua. Si se presiona el tope, el grifo deja pasar el 100% de agua. Muy útil cuando hay niños.

● Grifos monomando de apertura central fría: ayudan a reducir el consumo de energía, ya que al abrir el grifo en la posición central, la caldera no se conecta y el agua sale fría y no templada. .

Busca el ahorro y la seguridad

Sustituye los grifos antiguos por otros del tipo monomando y con dispositivo de ahorro de agua. Será mucho más fácil su uso y consumirás menos agua sin perder la eficiencia. Unos guantes ligeros te serán útiles sobre todo a la hora de desmontar la grifería antigua y para evitar algún corte si los mecanismos llevaban muchos años puestos y estaban deteriorados.

Cómo quitar los grifos antiguos

1. Bloquea las llaves

Cierra las llaves de corte de escuadra de cada sanitario, correspondientes al agua caliente y al agua fría; si no están deterioradas y no es necesario cambiarlas, las podrás cerrar con los dedos con un simple giro a la derecha.

2. Desenrosca los latiguillos

Desenrosca los latiguillos de cada una de las llaves de corte. Hazlo con ayuda de una llave fija o inglesa al principio y, finalmente, con los dedos. Es probable que salga algo de agua; pon un trapo debajo y limpia rápidamente para trabajar con comodidad.

¿Latiguillos rígidos?

Si los latiguillos de tus antiguos grifos no eran flexibles sino rígidos, lo más correcto es que los desenrosques y saques directamente desde la parte de debajo de los sanitarios.

3. Utiliza la maña

Con la llave de tubo, desenrosca girando a la izquierda la tuerca del tornillo de sujeción que sirve para fijar el grifo por la parte inferior de cada sanitario. Este tornillo es de, al menos, 5 cm de largo, así que tendrás que terminar de desenroscar con los dedos.

4. Retira todas las piezas

Retira las piezas de sujeción, las juntas, el acople de sujeción en forma de herradura y la tuerca; al mismo tiempo, con la otra mano sujeta el grifo, que ya estará suelto, para evitar que golpee sobre el sanitario.

5. Extrae el grifo antiguo

Retira el grifo antiguo, sacándolo por la parte superior del lavabo. Lo normal es que salgan juntos el propio grifo con su junta de estanqueidad antigua, el tornillo de sujeción y los latiguillos. Si hubiera dificultad, desenrosca y saca alguno de los latiguillos por la parte inferior.

6. Guarda las piezas

Guarda las piezas de sujeción del antiguo grifo si están en buenas condiciones. Siempre te pueden venir bien para una reparación de urgencia.

Revisa las llaves de corte

La sustitución de los grifos puede ser un momento óptimo para revisar el funcionamiento de las llaves de corte de los circuitos de agua caliente y fría del lavabo o del bidé que están en la pared. El tiempo y el uso hacen que su funcionamiento se deteriore, por lo que debes observar que no gotean y que hacen correctamente la función de corte. Si tienes que sustituirlas, cierra las llaves de corte general del cuarto de baño (normalmente sobre la puerta de entrada) o la llave general de la vivienda, si esta es antigua y no dispone de llaves en el baño. A continuación, ya puedes retirar la llave de corte defectuosa girando a la izquierda, con ayuda de una llave de grifa, de pico de loro o inglesa y colocar la llave nueva. En este caso será necesario que en la rosca nueva coloques cinta de teflón para mejorar la estanqueidad.

Cómo colocar un grifo nuevo en el lavabo o el bidé

Antes de ponerte a trabajar debes de tener en cuenta que para apretar los grifos y que queden bien sujetos a la superficie de los sanitarios tendrás que trabajar en posturas algo incómodas. Procura no forzar la espalda al agacharte. Si es necesario puedes tumbarte, si el espacio te lo permite.

1. Coloca la junta y los latiguillos

Coloca la junta de estanqueidad en la ranura de la parte inferior del grifo. Si los latiguillos flexibles no están montados ya en el grifo, enrosca la parte macho en las roscas de la base. Aprieta girando a la derecha con la mano y remata ligeramente con una llave fija, si el diseño del grifo lo permite. No aprietes demasiado para evitar roturas.

2. Fija el tornillo

A continuación, coloca el tornillo o vástago roscado de sujeción. Aprieta con las manos y remata con ayuda de un destornillador de punta plana. El vástago suele tener una hendidura en uno de los extremos para poder fijarlo bien a la base del grifo.

Limpieza de la superficie

Antes de colocar los nuevos grifos limpia bien la superficie de los sanitarios. Siempre puede haber algo de suciedad acumulada que impida una perfecta estanqueidad cuando salpique algo de agua durante el uso.

4. Primero, los latiguillos

Mete los latiguillos desde la parte superior del lavabo. Es probable que las tuercas de unión con las llaves de toma de agua impidan que entren los dos latiguillos al mismo tiempo. Introduce primero uno y después el otro.

5. Introduce las piezas

Por la parte de abajo mete en el vástago la junta de caucho y la pieza de sujeción, ambas en forma de herradura y que sirven para presionar el grifo desde la parte inferior del lavabo. Al mismo tiempo que sujetas el grifo, mete la tuerca de apriete con los dedos y remata con la llave de tubo.

6. Atornilla

Atornilla cada latiguillo a su toma de agua correspondiente (caliente o fría). Recuerda que el agua caliente suele ser la llave de la izquierda y fría la de la derecha. Aprieta con la llave inglesa. Si algún latiguillo fuera corto, siempre puedes alargarlo enroscándole otro latiguillo más pequeño, de 10 cm, por ejemplo. Abre las llaves de paso y comprueba que no hay fugas.

Dispositivo ahorrador

Si el grifo no tiene dispositivo de ahorro de agua, coloca uno. Desenrosca el difusor de la boca del grifo con una llave inglesa y coloca el ahorrador, que tendrá el mismo paso de rosca. Aprieta con la llave sin brusquedad para no deteriorar el esmalte.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.