Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo aislar los puntos débiles de tu piso

Si vives en un piso, hay zonas que no puedes tocar, como las fachadas exteriores o cubiertas, sin el acuerdo de toda la comunidad de vecinos, pero siempre vas a tener recursos y soluciones para mejorar térmicamente desde el interior de tu casa. Intenta convencer al resto de propietarios de aislar la cubierta y las fachadas del edificio por el exterior, con el argumento de que se puede lograr un ahorro global de hasta el 50%. Si no les convences, debes saber que, desde 2006, por ley, es obligatorio aumentar el aislamiento de los edificios cuando se vaya a hacer alguna modificación o reforma que afecte a más del 25% de la superficie.

¿Sabes qué es el SATE?

Es la abreviatura de Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior y se trata del conjunto de soluciones constructivas para crear una envolvente térmica en el exterior del edificio, mejorando su aislamiento. El SATE pretende acabar con los puentes térmicos, creando una continuidad en el aislamiento, salvando todas las posibles irregularidades y particularidades de fachadas y cubiertas.

Es la rehabilitación ideal para una comunidad de vecinos, que recuperará la inversión (en ahorro energético) en 5 años.

Hay múltiples tipos de aislamiento térmico dependiendo de si quieres aislar las cubiertas, la fachada, las puertas y ventanas o los suelos.

Cubiertas: mejora la certificación energética de tu edificio

Es difícil que tú puedas hacer nada para mejorar el aislamiento de la cubierta si vives en el último piso de una comunidad. Pero sí puedes exigir a ésta que repare cualquier desperfecto que afecte a tu casa. Si hay que acometer alguna obra, pide que se aproveche para mejorar el aislamiento térmico y acústico. El argumento de obtener una mejor calificación en la certificación energética puede convencer a los vecinos.

Si necesitas aislar desde el interior, quizás puedas instalar un falso techo y rellenar el hueco con celulosa insuflada o con lana de roca en cualquiera de sus formas. Si no puedes permitirte perder espacio, recurre a las planchas de poliestireno expandido.

Cubiertas vegetales: el aislante más ecológico

Tanto en viviendas unifamiliares como en pisos es interesante la colocación de una cubierta vegetal, que es posible hasta en tejados con un 45% de inclinación. Las cubiertas vegetales no solo protegen la casa de la insolación en verano, con lo que se ahorra en refrigeración, sino que también son una manta térmica en invierno y contribuyen a mejorar el medio ambiente.

Fachadas: aísla por el interior

Como en el caso de las cubiertas, solo podrás exigir que tu comunidad respete la normativa sobre eficiencia energética obligatoria desde 2013. Si hay que reparar la fachada y colocar andamio, es un buen momento para mejorar también el aislamiento. El coste del montaje y desmontaje del andamio suele ser una de las partidas más caras a la hora de aislar una fachada en un bloque de viviendas.

En el interior de la vivienda, por supuesto, puedes instalar las medidas que consideres oportunas para mejorarla térmicamente. Un aislamiento con placa de corcho o poliestireno extruido, pegado directamente sobre las paredes no te restará mucho espacio. Si tienes que colocar trasdosado (perfilería para placas de cartón-yeso con aislante) perderás entre 8 y 10 cm. El aislamiento, en este caso, se coloca entre la perfilería.



Si hay cámara de aire en los muros de la fachada, puedes recurrir al inyectado de espuma o de partículas a través de pequeños orificios que se hacen en el muro. Puede hacerse desde el interior o desde el exterior. La ventaja de este método es que no pierdes espacio dentro de tu casa.

Puertas y ventanas más eficientes

Siempre sujeto a la normativa de la comunidad y guardando la estética, podrás sustituir tus ventanas por otras más eficientes. El acristalamiento es importante, pero también el cerco y el sistema de cierre. Las más eficientes pueden ser unas ventanas practicables u oscilobatientes de PVC con doble cristal.

La puerta de entrada, estará más protegida al situarse dentro de una escalera o portal, aun así, comprueba si puedes mejorarla. Coloca igualmente burletes y tiras bajo puerta.

En todos los casos rellena bien los cercos de ventanas y puertas con espuma de poliuretano para evitar que queden huecos por donde se pierda el calor.

Suelos, mejor de madera

Ganarás en confort con un suelo de baja transmisión térmica, como la madera. Aprovecha para colocar bajo el entarimado una buena capa aislante y antihumedad bajo el entarimado.

A la hora de hacer estas reformas, ten en cuenta que subirás los suelos unos centímetros, por lo que tendrás que ajustar la altura de las puertas.

¿Dónde están los puentes térmicos?

Los puentes térmicos de una vivienda son aquellas zonas de su envolvente que suponen una junta entre materiales de diferente tipo y presentan una mayor transmisión térmica que el resto de los elementos constructivos, al producirse una discontinuidad en la barrera aislante.

Por los puentes térmicos se escapa el calor del hogar en invierno y entra el frío exterior, por lo que hay que reducirlos al máximo para ganar en eficiencia energética.

Encuentras puentes térmicos en:

• Ventanas de doble cristal con marco de aluminio

• Cajas de persiana

• Cercos de lucernarios

• Uniones de cubierta con fachada

• Uniones de fachada con solera

• Pilares

• Cerramientos de fachada

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.