Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo cambiar una baldosa rota

¿Cómo planificar el proyecto?

Lo más importante en esta tarea es que encuentres una baldosa idéntica o similar a la que se ha estropeado. Si no la tuvieras, también podrías poner otra jugando con alguna baldosa, incluso provocando algún contraste que quede decorativo. Es recomendable, sin embargo, colocar una pieza del mismo tamaño y grosor para que encaje perfectamente y quede nivelada con el resto del suelo aunque no sea idéntica.

¿Qué necesitas?

Materiales

  • Baldosa nueva
  • Cemento cola
  • Lechada de juntas
  • Crucetas

Herramientas

  • Punzón y cortafríos
  • Rascador de juntas
  • Maceta
  • Maceta de goma
  • Nivel de burbuja
  • Llana dentada
  • Cuchilla
  • Amoladora
  • Espátula
  • Esponja no abrasiva

Trabaja con seguridad

Es importante utilizar tanto guantes como gafas a la hora de protegerse contra heridas y posibles accidentes.

Paso a Paso

Paso 1. Con un rascador de juntas o una espátula bien afilada rasca poco a poco en las juntas de la baldosa que quieres quitar. Profundiza todo lo que puedas haciendo las pasadas que sean necesarias.

Apunta este truco

Si el suelo está en el exterior y tiene una junta muy dura y ancha, puedes pasar una radial por la junta para trabajar más rápido. De la misma manera, si la baldosa es muy grande puedes hacer pasadas con una radial en las diagonales de la baldosa rota, teniendo siempre la precaución de no llegar a los extremos y no dañar una pieza en buen estado. Calcula la profundidad de 1 cm aproximadamente. Esto facilitará la labor de levantar la baldosa que vas a cambiar. Es recomendable utilizar solo la radial en zonas de exterior, ya que en el interior puede levantar mucho polvo. En este caso, es apropiado trabajar liberando la lechada de las juntas e ir golpeando desde el interior de la pieza hacia el exterior utilizando el cortafríos y la maza. Levanta los restos igualmente con la maza y el cortafríos.

Paso 2. Golpea con un punzón en el centro de la baldosa, verás cómo empiezan a saltar pedazos. Golpea también en varios puntos con el cortafríos. No te olvides de proteger tus ojos con gafas.

Paso 3. Continúa con el cortafríos y la maceta, ahora presionando debajo de los restos de baldosa.

Paso 4. Con el cortafríos o la espátula vete quitando el adhesivo antiguo del suelo hasta dejarlo completamente liso. Repasa cuanto sea necesario, pues es fundamental para que no queden desniveles en el apoyo de la nueva baldosa.

Paso 5. Retira los restos de la baldosa y del pegamento viejo. Ten mucho cuidado de hacerlo siempre con guantes pues los pedazos pueden ser muy cortantes.

Paso 6. No te olvides de repasar con ayuda de una espátula las juntas de las baldosas, para retirar todo el resto de pasta de juntas que haya podido quedar.

Paso 7. Prepara el cemento cola y aplícalo con la llana dentada en el hueco de la baldosa. Haz varias pasadas cruzadas hasta que cubra todo el hueco con el adhesivo a la misma altura.

Paso 8. Para reforzar la unión extiende unas pelladas de pasta en la base de la baldosa. Extiéndelo también con la llana dentada.

Es importante que adquieras el tipo de pasta adecuado para colocar la baldosa

Siempre hay que aplicar la más conveniente, según el tipo de suelo cerámico que uses -si es porcelánico o gres-, y según el tipo de soporte de las piezas -pasta roja o blanca-. También hay que tener en cuenta si la baldosa está en el interior o en el exterior, pues hay que tener en cuenta la resistencia al agua y a la humedad. Infórmate del más apropiado en las tienda de Leroy Merlin.

Paso 9. Coloca la baldosa en su lugar y presiona con las dos manos haciendo pequeños movimientos hasta que quede en el mismo plano que el resto.

Paso 10. Con la maza de goma puedes dar pequeños golpes para terminar de ajustar y nivelar. Comprueba que esté enrasada con el resto con ayuda de un nivel o listón.

Paso 11. Para que las juntas queden todas iguales coloca en cada lado crucetas del ancho del resto de las juntas. Deja secar el tiempo recomendado por el fabricante antes de dar la lechada de juntas.

Paso 12. Prepara y extiende la pasta de juntas del color elegido con ayuda de una llana de caucho. Presiona para que penetre bien a lo largo de toda la junta. Retira el exceso con la propia llana.

Paso 13. Deja secar el tiempo que recomiende el fabricante y limpia con una esponja no abrasiva húmeda los restos de la lechada de juntas.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.