Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo reparar una persiana

¿Qué necesitas?

Materiales

  • Recogedor de cinta nuevo
  • Embellecedor nuevo
  • Cinta nueva
  • Pasacintas nuevo
  • Lamas de repuesto
  • Trapo
  • Topes de persiana

Herramientas

  • Destornillador de estrella
  • Destornillador plano
  • Tijera
  • Cuchilla
  • Atornillador eléctrico
  • Tenazas
  • Flexómetro

Cómo planificar el proyecto

Observa cuáles son los fallos que tienen tus persianas para comprar el repuesto que necesitas: si es solo cinta nueva o también hay que cambiar el recogedor de la cinta o alguna lama rota. Los soportes para el eje también suelen sufrir bastante el uso, así que tendrás que ver si hay que sustituirlos. En tu tienda habitual de Leroy Merlin encontrarás todos los accesorios necesarios para llevar a cabo tu reparación.

Una opción radical a la hora de arreglar las persianas puede ser automatizarlas. Tienes dos formas posibles: con un motor tubular en el eje o mediante un motor que se acopla en la cinta de la persiana. Podrás programar la subida o bajada por horas del día o, con el sensor apropiado, que se abra o cierre automáticamente según la intensidad de luz recibida por el sol.

I. Desmontar la persiana

Paso 1. Quita la tapa del cajón de la persiana. Puede estar metida a presión, con juntas de estanqueidad o atornillado.

Paso 2. Retira las cintas antiguas o flejes de sujeción de la última lama al eje metálico de la persiana.

Mantener tus persianas limpias

Cuando vayas a reparar una persiana es el momento apropiado para realizar una buena limpieza. Una vez desmontada, debes limpiar lama a lama, del polvo o suciedad acumulados, muchas veces simplemente por la contaminación. Es fundamental para que vuelva a funcionar correctamente. Si hay alguna deteriorada, debes sustituirla.

Paso 3. Desmonta el recogedor de la persiana con un destornillador. Guarda los tornillos.

Paso 4. Suelta la cinta antigua del punto de anclaje. Tira con unas tenazas para retirarlo, según el método de sujeción que tenga, mediante una pestaña en punta en el soporte metálico o mediante un tornillo.

Paso 5. Saca toda la cinta de la persiana tirando desde el eje, en la parte de arriba.

Paso 6. Comprueba con el nivel la posición del eje, por si estuviera desnivelado y provocara fallos al enrollar la persiana. Si está a nivel, marca el lugar de los soportes antiguos, por si los tienes que sustituir.

Paso 7. Saca el eje del cajón de la persiana. Límpialo y quita la cinta en el anclaje que tenga en el rodillo del eje; en muchas ocasiones es un simple nudo de la cinta. Córtala si vas a poner cinta nueva.

Paso 8. Si los sorportes del eje son muy antiguos o están deteriorados, coloca unos nuevos con rodamiento, para que resistan más y mejor al eje. Atorníllalos en el mismo lugar que los antiguos, para no perder el nivel del eje.

II. Sustituir una lama rota

Paso 1. Si alguna lama está defectuosa debes sustituirla por una nueva. Tira por un lateral de la lama rota, hasta extraerla.

Paso 2. Mete una lama de la misma medida y color hasta encajarla en su lugar.

Lamas de PVC o aluminio

Existen diversos tipos de lamas. Su calidad define la eficiencia de una persiana. Además de evitar que entre la luz, es aconsejable que tenga buenas cualidades de aislamiento, así reduces el consumo energético. Las más habituales están fabricadas en PVC o en aluminio. La anchura de la lama varía y está relacionada con las dimensiones de la ventana: a mayor tamaño, mayor ancho de lama. La forma de las lamas varía también. Existen dos formas típicas: la curva y la recta, en cualquiera de los dos materiales. Hay, además, lamas en aluminio extrusionado especiales par dotar de mayor seguridad a las persianas. A la hora de cambiar una lama rota, debes ponerla en el mismo material, de la misma forma y anchura.

Paso 3. Si la lama rota fuera la última, la de sujeción de los anclajes al eje, debes quitar el sistema de soporte que tenga: unas piezas apropiadas para los flejes o las cintas. Marca la posición de los nuevos anclajes en la lama nueva, para que queden centrados. Usa la lama vieja como guía.

III. Instalar una cinta nueva

Paso 1. Vuelve a colocar la persiana en el interior de la ventana, después de haberla limpiado y de haber sustituido las lamas defectuosas. Extiéndela y métela por el hueco de la ventana desde el cajón, en la posición correcta de enrollado.

Paso 2. Coloca en la última lama el sistema que tengas de sujeción al eje. Si tenía cintas, coloca cintas nuevas, situándolas en la misma posición en los dos lados.

Posición correcta de montaje

Antes de montar de nuevo la persiana debes fijarte en el lado en el que está el cajón, si es en el exterior o en el interior de la ventana. Así tendrás que montar el grueso de la persiana, para que pueda abrir fácilmente al enrollarse y desenrollarse.

Paso 3. Coloca de nuevo el eje en su lugar. Comprueba que funciona bien sobre los nuevos rodamientos, si pusiste nuevos soportes.

Paso 4. Atornilla las cintas en el lugar del eje que marcaste, para que las cintas queden igual de tirantes en un lado que en el otro y a la misma altura. Utiliza tornillos para chapa. Coloca dos tornillos en cada cinta, para garantizar la sujeción.

Paso 5. Si el anclaje es mediante flejes, vuélvelos a colocar en el lugar indicado del eje y de la lama superior de la persiana.

Paso 6. Sustituye, según el sistema que tenga de sujeción al soporte, el pasador de cinta de la parte de arriba, por si estuviera sucio o deteriorado. En algunos modelos de persiana está integrado en el marco.

Paso 7. Mete la cinta por el pasacintas superior. Para calcular cuánta cinta necesitas puedes medir desde el soporte superior hasta la base inferior del cajetín del recogecintas y multiplicar por tres.

Paso 8. Antes de seguir colocando la cinta en el recogedor, comprueba varias veces que la persiana sube y baja perfectamente. Si no es así, rectifica los pasos de la instalación, para ver dónde está el error.

IV. Un recogedor de cinta nuevo

Paso 1. Si el embellecedor del recogedor está bien, colócalo otra vez. Si está deteriorado, pon uno nuevo. Debes meterlo en la cinta antes que el propio recogedor. Mételo en la orientación correcta, sin que la cinta quede volteada o doblada.

Cambia la cinta

Cuando vayas a revisar el funcionamiento de una persiana debes pensar en que el arreglo que hagas sea duradero. Por eso, no duces en sustituir todos aquellos elementos que, aunque ahora funcionan, no estén en buen estado. Las cintas de las persianas son las que más sufren y han de cambiarse periódicamente. Ahora que revisas el estado general, es el momento de poner una cinta nueva. Que sea adecuada en el ancho al recogedor de cinta y al pasador de cinta.

Paso 2. Mete la cinta de la persiana por el pasacintas del recogedor. Comprueba que la pones en la posición adecuada con respecto al embellecedor.

¿Problemas con el recogedor de cinta?

Uno de los fallos más habituales de las persianas está en el recogedor, porque se haya oxidado y provocado obstrucciones al paso de la cinta, porque el mecanismo de freno de la cinta esté roto o porque tenga el engranaje de la polea defectuoso. Aprovecha para sustituirlo por uno nuevo.

Paso 3. Dobla un par de centímetros el extremo de la cinta y haz una pequeña incisión o corte en el centro con una cuchilla o unas tijeras.

Paso 4. Retrae la polea del recogedor varias vueltas hasta que se note que ofrece resistencia. Sujétala bien para que no se te suelte y te pueda dañar los dedos.

Paso 5. Presenta el extremo de la cinta en el punto de sujeción a la polea. Habrá una muesca metálica o un tornillo. Pon la cinta en la dirección adecuada.

Paso 6. Suelta con cuidado la polea y deja que se enrolle la cinta unas vueltas. Acerca el recogedor a su cajetín, coloca el embellecedor encima y atornilla.

Paso 7. Comprueba el estado de los topes de la ventana. Si están deteriorados o rotos, sustitúyelos por unos nuevos. Así evitarás que la persiana se quede demasiado subida en el cajón. Recuerda que el pomo es aconsejable que vaya por el exterior de la persiana.

Paso 8. Coloca la tapa del cajón de la persiana y comprueba de nuevo que la persiana sube y baja correctamente.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.