Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Evita enfermedades en plantas y flores

Consigue plantas fuertes y resistentes a las plagas y enfermedades

Como sucede con todo organismo vivo, si las plantas están fuertes y saludables, podrán resistir mejor y superar los ataques de las plagas y enfermedades. Para que cuenten con defensas naturales eficaces debes procurarles la luz, el riego, el tipo de sustrato y los nutrientes que necesitan. Además, si estás pendiente de los síntomas y eres constante en los tratamientos podrás mantener tus plantas ornamentales con buena salud a lo largo del tiempo. Las buenas prácticas en jardinería consisten en pequeños gestos muy fáciles de poner en práctica:

• Luz y agua. Cada especie de planta tiene unas necesidades específicas de luz y agua. Si recibe más de la cuenta sufrirá tanto como si no son suficientes. El suelo no debe encharcarse, ya que pueden surgir hongos de pudrición, que resultan letales.

• Abono. Averigua cuánto y qué tipo de abono necesitan tus plantas ornamentales y dales la dosis justa. El exceso puede volverlas menos resistentes a las enfermedades y favorecer el desarrollo de hongos y bacterias perjudiciales.

• Malas hierbas bajo control. Si en tu jardín o los recipientes de cultivo cunden las malas hierbas, tus plantas sufrirán una dura competencia por el agua, la luz y el abono, además de una atmósfera densa alrededor, ideal para que surjan hongos o se escondan insectos y ácaros. Apenas veas que aparecen, arráncalas a mano o con un escardillo.

Condiciones climáticas favorables a las plagas y hongos

Las condiciones climáticas en sus distintas variables de temperatura y humedad o sequedad ambiental resultan determinantes en la proliferación de plagas y enfermedades por hongos. Conocer cómo influyen te ayudará a estar más alerta:

• Temperaturas suaves y lluvias. Las temperaturas suaves (20°) combinadas con las lluvias típicas de la primavera o el otoño propician, por ejemplo, la aparición del hongo oídio; el calor del verano, en cambio, detiene su actividad. Lo mismo sucede con la roya. El míldiu, por el contrario, es un hongo que prefiere las temperaturas bajas o medias, las nieblas y la humedad ambiental constante, por ello es más frecuente en el norte atlántico. Babosas y caracoles también necesitan temperaturas frescas y humedad, de allí su preferencia por la nocturnidad y las zonas más húmedas de la Península.

• Calor y sequedad ambiental. El verano, con las altas temperaturas y sequedad del aire que lo caracterizan en la mayor parte de España, favorece la proliferación de la araña roja y los trips.

• Calor y humedad. La mosca blanca, en cambio, necesita calor y humedad en el ambiente, por ello es tan habitual en los invernaderos.

• De la primavera al otoño. Las cochinillas cerosas y estriadas, los pulgones, las hormigas y la polilla del geranio cunden desde la primavera al otoño, lo cual obliga a revisar las plantas de forma sistemática para detectar cuanto antes su presencia y ponerle remedio.

Aplica fitosanitarios como prevención y control

Si observas plantas afectadas por una plaga u hongo inicia el tratamiento inmediatamente. Para controlar las plagas y enfermedades de forma segura, en las tiendas Leroy Merlin encontrarás una amplia gama de insecticidas, fungicidas, acaricidas y antilimacos con el sello Autorizado para Jardinería (u Horticultura) Doméstica.

• Químicos o ecológicos. Muchos de estos fitosanitarios contienen principios activos de origen químico, pero también los hay con formulaciones ecológicas, basadas en sustancias de origen natural con menor impacto medioambiental e inocuas para los insectos útiles, especialmente los polinizadores (abejas, mariposas), tan necesarios para que se produzca la fecundación de las flores y la formación de semillas y frutos.

Plantas de flor para atraer a las abejas

Las flores de numerosas hortalizas y árboles frutales necesitan ser polinizadas para convertirse en frutos y semillas. De modo que si cultivas un huerto es útil plantar en el jardín especies que atraigan a las abejas, como las lavandas, romero, tomillo, rosas, margaritas, sédums, etcétera.

• Específicos o polivalentes. Existen productos específicos para determinadas plagas y enfermedades, y una gran diversidad de polivalentes, muy útiles ya que sirven para controlar varios al mismo tiempo. Los de triple acción actúan sobre insectos, ácaros y hongos al mismo tiempo. También puedes utilizarlos de forma preventiva para evitar futuros ataques. Los hay listos para usar, ideales para macetas y jardines pequeños, para diluir en el agua de riego, o para aplicar con pulverizador en los espacios de gran tamaño.

• Modo de acción. Los fitosanitarios pueden actuar por contacto, con resultados prácticamente inmediatos, y/o de forma sistémica, es decir, que el principio activo es absorbido por la planta y difundido por toda ella, lo que asegura una alta persistencia y eficacia a largo plazo.

• Dosis. Aplica la dosis de fitosanitario que indique el fabricante, ya que excederse puede ser tanto o más perjudicial para las plantas que la propia enfermedad. Respeta la frecuencia y la forma de aplicación aconsejadas.

• Cuándo hacer los tratamientos. Lleva a cabo los tratamientos en días frescos, sin viento ni lluvia, para que sean más eficaces; lo ideal es hacerlo al atardecer para no afectar a los insectos polinizadores. Si se aplican sobre el follaje, debe quedar bien mojado.

• Poda de las partes afectadas. El ataque de las enfermedades por hongos en general y de algunas plagas exige una drástica poda de las partes dañadas o de plantas enteras para evitar la propagación a los ejemplares vecinos. En el caso de los hongos de pudrición debes desechar las plantas afectadas. No arrojes a la compostadora las plantas afectadas por estas enfermedades.

• Medidas de seguridad. Los fitosanitarios y los equipos de fumigación deben mantenerse en un lugar seco, a resguardo de las temperaturas extremas, y fuera del alcance de los niños y mascotas, incluso los ecológicos. Cuando los apliques por fumigación protégete la nariz y la boca con una mascarilla, y viste ropa de manga larga si es posible.



Identifica las plagas y hongos más comunes

Saber identificar las plagas y enfermedades por hongos más comunes en el jardín es clave para poder aplicar el tratamiento apropiado. Si tienes dudas, acércate a tu tienda Leroy Merlin y nuestros vendedores expertos te ayudaran en todo lo que necesites.



Plagas de insectos, ácaros y limacos

• Pulgones. Son pequeños insectos verdes, amarillos o negros, que se posan en los brotes tiernos, capullos florales y hojas nuevas, que se ven abigarradas y pegajosas. Se alimentan de la savia de las plantas y segregan una melaza que atrae a las hormigas o da lugar a la aparición del hongo negrilla o fumagina. Afectan a muchas plantas ornamentales, favorecidas por la sequedad, las temperaturas templadas y cálidas y el exceso de abono, por ejemplo rosales, madroños, hiedras, jazmín chino...

- Control: Existen productos específicos basados en piretrinas, un principio activo natural, que se extrae de cierto tipo de crisantemo, y aceite de colza. Las mariquitas se alimentan de ellos.

• Cochinillas. Pueden ser algodonosas, estriadas de color blanco, o tener aspecto de pequeñas conchas cerosas de color marrón. Se alimentan de la savia de las plantas y segregan melaza, lo cual provoca la aparición del hongo negrilla o fumagina, que produce manchas como de alquitrán en las hojas. Las cerosas suelen verse en cítricos, laureles, olivos y muchas plantas de interior, y las algodonosas, en los cítricos, formios y algunas palmeras de interior; las estriadas en arces japoneses.

- Control: Entre los productos ecológicos destaca un insecticida basado en aceite parafínico que actúa sobre las cochinillas, sus huevos, e incluso el hongo negrilla. Entre los insecticidas polivalentes son eficaces los basados en piretrinas y aceite de colza. Como preventivos se pueden usar los formulados con jabón fosfórico y extracto de algas marinas.

• Araña roja. Estos diminutos ácaros suelen instalarse en el envés de las hojas, donde tejen finísimas telas. Producen un empalidecimiento del follaje, que adquiere un tono grisáceo y acaba por caer. Proliferan gracias al calor y la sequedad especialmente en rosales, cítricos y numerosas plantas de interior.

- Control: Con un fungicida ecológico específico basado en oxicloruro de cobre, o insecticida-acaricida con Abamectina, muy eficaz, piretrinas o aceite de colza.

• Trips. Estos alargados insectos miden un milímetro, son negros cuando son adultos y amarillos cuando ninfas. Perforan las hojas para alimentarse, por ello verás que el follaje pierde color y la planta en general se debilita. Afecta a muchos tipos de plantas. El calor y la sequedad favorecen la proliferación de los trips y sus voraces ninfas, por eso en primavera y verano debes vigilar su presencia.

- Control: Los insecticidas biológicos basados en piretrinas naturales eliminan ninfas y adultos.

• Orugas y larvas. Las voraces orugas y demás larvas que nacen de los huevos de mariposas, polillas y otros insectos provocan importantes daños en las hojas de numerosas plantas ornamentales, especialmente las de hojas más tiernas, como los tulipanes, begonias, hortensias... Los rosales en particular están expuestos a los severos ataques, con gran pérdida de superficie foliar, de la llamada falsa oruga del rosal (Arge rosae), que es propiamente la larva de una pequeña avispa.

- Control: Si no son demasiadas lo más eficaz es retirar las larvas y orugas a mano. También se puede aplicar un insecticida ecológico basado en las esporas y toxinas del Bacillus thuringiensis variedad kurstaki. Con las larvas de la falsa oruga del rosal resulta muy eficaz el aceite de Neem.

• Mosca blanca. Son insectos blancos de 3 mm que se alimentan de la savia que extraen de las hojas y tallos tiernos de las plantas... Depositan los huevos en el envés de las hojas. El follaje amarillea y acaba por caer, provocando un fuerte debilitamiento de los ejemplares. Las larvas también son muy voraces. Actúan sobre todo en el interior de invernaderos y túneles, y en los cítricos.

- Control: En los invernaderos se puede recurrir a trampas cromáticas de color amarillo, que contienen una goma libre de insecticida; los insectos son atraídos por el color y quedan adheridos. También puedes recurrir a insecticidas basados en piretrinas naturales o aceite de Neem.

• Hormigas. Pueden ser rojas o negras y viven en colonias. Muchas de ellas mordisquean las hojas de las plantas para arrancarles trocitos que transportan al hormiguero. También pueden llevarse las semillas que has sembrado. En muchos casos son atraídas por las melazas que segregan los pulgones.

- Control: Existen diversos productos específicos para controlarlas. Con efecto inmediato y a largo plazo actúan la laca insecticida en aerosol, el spray ecológico basado en piretrinas, pulverizadores con pistola y talqueras, que se aplican sobre los insectos o sus zonas de paso. También se puede recurrir a los cebos en gel o granulados, que transportan al hormiguero donde el producto hace efecto extinguiendo la colonia.

• Polilla del geranio. Las larvas de la llamada polilla del geranio, polilla africana o barrenador de los geranios (Cacyreus marshalli) se alimentan del corazón de los tallos de los geranios y gitanillas (el pelargonio o geranio pensamiento es más resistente) provocando serios daños en las plantas. Los tallos exhiben perforaciones y segmentos negruzcos, las flores mueren y el ejemplar se debilita notablemente hasta morir.

- Control: Esta mariposa de alas parduzcas deposita sus huevos en las corolas, algo que puedes impedir rociando las plantas cuando aún no se han abierto las flores con un insecticida biológico basado en piretrinas naturales y Abamectina. Si la planta evidencia la presencia de larvas, aplica inmediatamente el insecticida y repite el tratamiento cada 15 días durante varios meses. Los tallos dañados se deben podar; los ejemplares fuertes y con buen arraigo pueden rebrotar tras un recorte fuerte, ya que las larvas no alcanzan las raíces.

• Gusanos del suelo. Son larvas de insectos que se alimentan de las raíces de las plantas. Son blancos o grises, y no se deben confundir con las lombrices, que son beneficiosas. Son especialmente activos en primavera y otoño.

- Control: Insecticidas basados en Clorpirifos, altamente tóxico para las abejas, peces y anfibios.

• Caracoles y babosas. Muy comunes en las zonas de clima húmedo, estos moluscos gasterópodos tienen predilección por las hortensias, begonias, tulipanes, dalias y demás plantas de hojas y tallos tiernos.

- Control: Se combaten con antilimacos. Los basados en fosfato férrico son inocuos para los animales domésticos y no dejan rastros de babas ni limacos muertos. La alternativa son los formulados con metaldehído, un principio activo muy eficaz contra esta plaga pero tóxico si los animales domésticos ingieren una babosa muerta. Los antilimacos se suelen presentar en cebos granulados de fácil aplicación, resistentes al efecto de la lluvia y la humedad.

Existe una serie de animales beneficiosos

Son grandes aliados del jardinero en el control biológico de plagas. Es el caso de las mariquitas, crisopas y algunas avispas, entre los insectos, pero también algunas arañas, pájaros, lagartijas, sapos, ranas y erizos, que se alimentan de cochinillas, pulgones, moscas blancas, etcétera. ¡Procura que visiten tu jardín y evita emplear productos fitosanitarios que les produzcan daño! En Leroy Merlin encontrarás casitas de madera llenas de recovecos, verdaderos hoteles de insectos, donde estos animales pueden anidar y refugiarse. Una sola casita basta para 300 m2 de jardín y huerto.

Hongos

Son numerosos los hongos que pueden afectar a tus plantas ornamentales. Para prevenir su aparición existen fungicidas ecológicos basados en algas marinas y otros extractos de origen vegetal que se aplican para fortificarlas.

• Míldiu. En las hojas y tallos surgen manchas de color verde pálido o amarillentas, que con los días se vuelven marrones. Cunde con las temperaturas bajas y templadas, la lluvia y la niebla. Afecta a los rosales, alegrías, geranios, violetas y pensamientos, dalias, prímulas, alhelíes…

- Control: Aplica un fungicida específico ecológico, basado en oxicloruro de cobre.

• Oídio. Aparece en forma de polvillo ceniciento en las hojas, brotes nuevos, capullos florales y flores de los rosales, evónimos, formios, dalias…

- Control: Puedes aplicar un fitosanitario específico ecológico formulado con azufre mojable. Otras alternativas son los polivalentes basados en Difeconazol o Myclobutanil, que no son tóxicos para las abejas.

• Roya. La reconocerás por las pequeñas pústulas anaranjadas que produce en las hojas en épocas de temperatura moderada (en torno a 20º) y humedad ambiental. Afecta a los rosales, geranios, dalias, azaleas y rododendros, pensamientos...

- Control: Fungicida ecológico específico con oxicloruro de cobre, o un polivalente basado en Difeconazol o Myclobutanil.

• Negrilla o fumagina. Este hongo surge en las secreciones azucaradas de los pulgones y cochinillas en el follaje, tallos y frutos de las plantas, dándoles un aspecto sucio y alquitranado. No solo es antiestético sino que también daña a las plantas en la medida en que impide la fotosíntesis y la respiración, lo que produce la muerte de los tejidos y el debilitamiento del ejemplar.

- Control: En primer lugar debes combatir los insectos que segregan melaza. La negrilla se puede eliminar con limpiadores de melazas, productos que además inciden en las plagas. También puedes aplicar por pulverización una solución de agua templada con jabón neutro o tipo lagarto, que actúa como detergente.

• Hongos del suelo. Surgen debido al exceso de agua en el terreno y producen la pudrición de las raíces y el cuello de todo tipo de plantas, desde las herbáceas a leñosas como árboles y arbustos. Son sumamente destructivos: entre ellos figuran la letal Phytophthora, el Pythium y el Fusarium. Atacan el sistema radicular, que paulatinamente deja de ejercer sus funciones, con lo cual la planta empieza a verse marchita y débil. En las coníferas sus síntomas se revelan en forma de ramas secas, y en los cítricos como gomosis, heridas de las que mana la savia, aparte de convertirse en vía de entrada de infecciones. En el césped se manifiestan en forma de manchas amarillentas.

- Control: Fungicida específico basado en oxicloruro de cobre (ecológico), o Fosetil-Al, poco tóxico para aves, peces y abejas.

¿Qué le ocurre a la planta?

En numerosas ocasiones se interpreta la marchitez de las plantas ornamentales como falta de agua en el sustrato, cuando puede ser la manifestación de la podredumbre de la raíz causada por la acción de hongos del suelo. Antes de regar debes comprobar la humedad del suelo. Si alguno de estos destructivos hongos ha atacado, conviene retirar las plantas enfermas cuanto antes, ya que son irrecuperables, y reemplazar todo el sustrato antes de volver a plantar.

Árboles y arbustos a salvo de plagas y hongos

A los árboles y arbustos ornamentales de tu jardín o tu terraza puedes aplicarles los tratamientos fitosanitarios ya mencionados, pero además dispones de otros recursos para mantener a raya a las plagas y enfermedades.

• Tratamientos preventivos. Aprovecha los meses de invierno para someterlos a tratamientos preventivos con aceites minerales mezclados con fungicida mientras las plagas están en latencia.

• Cinta encolada contra insectos. Una forma inocua de combatir los insectos que trepan por el tronco, como las hormigas, consiste en colocar alrededor de él una banda engomada. No contiene insecticida. Se utiliza de febrero a octubre.

• Plagas y enfermedades de los cítricos. Las hojas tiernas y los brotes de los limoneros, naranjos, mandarinos y demás cítricos, que se utilizan tanto como plantas ornamentales como productivas, pueden sufrir la agresión del minador, que son larvas de una pequeña mariposa que hacen galerías dentro de ellas para alimentarse. Esta plaga se combate con insecticidas específicos basados en Abamectina. Para controlar la gomosis (Phytophthora de la raíz) y el aguado (Phytophthora del fruto) en los cítricos se puede aplicar un fungicida basado en Fosetil-Al, de acción sistémica preventiva y curativa.

• Heridas de poda. Cuando podes tus árboles y arbustos, unta pasta cicatrizante en las heridas para impedir que un hongo o algún otro patógeno tengan ocasión de infectar el ejemplar.

Así se poda adecuadamente

Si empleas tijeras de poda sin desinfectar pueden producirse contagios de plagas y enfermedades en tus plantas. Desinféctalas con alcohol o una solución de sulfato de cobre. Deben estar correctamente afiladas para evitar heridas y desgarros y favorecer la cicatrización de las heridas.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.