Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Instalar un armario empotrado

¿Qué necesitas?

Materiales

  • Tableros a medida, canteados por el frente
  • Tornillos
  • Listones de madera
  • Cuñas
  • Espuma de poliuretano
  • Adhesivo de montaje

Herramientas

  • Sierra ingleteadora
  • Sierra de calar
  • Mordazas de escuadra
  • Sargentos
  • Taladro
  • Atornillador eléctrico
  • Destornillador
  • Flexómetro
  • Escuadra metálica
  • Nivel de burbuja
  • Pistola de silicona

Equípate de forma segura

Te recomendamos que, por seguridad y para evitar accidentes, utilices guantes a la hora de realizar la instalación.

¿Cómo planificar el proyecto?

Mide el hueco donde quieres instalar el armario empotrado: debes medir a el alto, ancho y la profundidad del hueco. Mide en varios puntos para tomar siempre la medida más pequeña como referencia. Con esas medidas haz un dibujo para recrear la idea de armario que quieres. Divide el espacio por módulos: para baldas, para cajoneras, etc. Si la longitud del hueco lo permite planifica varios módulos. Procura hacer medidas para los módulos lo más cercanas posibles a las estándar, de 60, de 80, de 100 o de 120 cm de largo. Así podrás hacer combinaciones con muchos accesorios y cajoneras. Despieza el diseño que has hecho y pon las medidas de cada una de las tablas que tienes que cortar: para los costados, para el interior, baldas de diferente medida, según sea cada módulo, trasera, muebles altos o maleteros… Los puedes ensamblar atornillados como te vamos a mostrar en este trabajo.

Dos opciones para comprar los tableros

Puedes comprar las tablas, escogiendo entre los muchos modelos que hay en las tiendas de Leroy Merlin y cortarlas a la medida que desees en tu casa o taller. Podrás hacerlo con una sierra circular; luego tendrás que cantear las partes vistas de los tableros. La segunda opción es que calcules al detalle las medidas de todas las tablas que necesitas y lleves el plano de los cortes a alguna de las tiendas de Leroy Merlin. En el centro de corte correspondiente te podrán seccionar todas las tablas justo a la medida que necesites. También te pueden cantear los tableros. Tu trabajo será mucho más sencillo y los cortes y el acabado serán muy precisos.

Con armarios en kit

Si no quieres complicarte el trabajo cortando todas las tablas para luego armar los módulos del armario empotrado, en Leroy Merlin tienes la solución con los armarios modulares Spaceo. Tienen una gran versatilidad y consigues las mismas prestaciones que con un armario hecho a medida. Busca las medidas que necesites y móntalo en tu espacio. Se instalan con mucha facilidad y el resultado será un armario muy económico.

1. Tomar medidas y colocar el cerco de nudillo y la base

Paso 1. Toma medidas del hueco que tienes para el armario. Resta un par de centímetros por lado para los posibles ajustes que tengas que hacer. Corta a medida todas las piezas que necesites.

Realiza según el espacio del que dispones

A la hora de planificar el acabado del armario, debes elegir el modelo de puertas que mejor se adapte a tu espacio. No olvides que tiene que haber una espacio suficiente delante del armario para poder abrir las puertas y acceder con comodidad a su interior. Si optas por puertas abatibles o plegables, tendrás que dejar un espacio libre entre el armario y el resto de elementos de la habitación de entre 50 o 60 cm, para que las puedas abrir sin dificultad. Además, te recomendamos hacer un esquema del entorno en el que va a ir colocado el armario, pues debes tener en cuenta si hay columnas, vigas, molduras o rodapiés y sus dimensiones. En el momento de construirlo debes superar todas las dificultades; no te tienes que olvidar tampoco de interruptores, enchufes u otros elementos de instalaciones, por si es necesario cambiarlos de lugar.

Paso 2. Construye un cerco de madera para cubrir el perímetro del hueco en el frente del armario. Si vas a montar puertas correderas, este cerco debe ser del mismo grosor que los carriles-guía de las puertas. Comprueba que está a escuadra midiendo sus diagonales.

El cerco o nudillo

Para una buena instalación de un armario empotrado es conveniente instalar como primer paso un cerco o nudillo. Te ayudará en los pasos posteriores. Sirven de guía para calcular el hueco para los distintos módulos y para separar estos de la pared, además de para fijarlos. De esta manera, las puertas, independientemente de su sistema de apertura, se podrán abrir y cerrar sin problemas. El pequeño hueco o la junta que quede entra la unión del cerco y la pared se remata finalmente con unas jambas embellecedoras. El cerco o nudillo lo puedes construir ensamblando los listones como si se tratara de un marco; también puedes unir cada una de las piezas con escuadras metálicas. Pero la solución más sencilla será cortar los distintos listones a medida y atornillarlos a las paredes, al techo y al suelo. Comprueba que quedan alineados y nivelados. En Leroy Merlin encontrarás los listones para hacer el cerco con las medidas que necesites.

Paso 3. Coloca encolados al suelo varios listones para apoyar la base sobre la que se pondrán los módulos del armario. Esta base debe quedar enrasada y a nivel con el cerco que has colocado; así que los listones tienen que ser de la medida adecuada para que, una vez puesto el tablero encima, quede todo al mismo nivel.

Paso 4. Encola a los listones la base del armario que has cortado a medida.

La instalación de un armario empotrado está condicionada por el hueco que tienes para revestir. Si ya tiene precerco de alguna instalación antigua, puedes colocar en los laterales, atornillados a la pared, listones de madera para que los módulos se puedan sujetar a ellos. Recuerda que siempre hay que dejar un margen de unos 2 centímetros por cada lado para los ajustes. Ese hueco quedará finalmente tapado con las molduras embellecedoras.

2. Construir los módulos roperos

Para armar los módulos con los tableros y baldas cortados a medida debes trabajar en la propia habitación donde está el armario. Así ahorras tiempo y no tienes dificultades para meterlo. Despeja de muebles un gran espacio ya que lo necesitarás para ensamblar las piezas. Trabaja en el suelo protegiéndolo con cartón para evitar dañarlo, especialmente si es laminado o de madera.

CONSEJO

Un armario sólido, estable, bien compartimentado y de fácil acceso es recomendable construirlo con distintos módulos que luego se acoplan y unen entre si. De esta manera se da fortaleza y uniformidad al conjunto. Los módulos pueden ser de diferente tamaño; lo normal es hacer armarios bajos y, sobre ellos, los altos.

Paso 1. Coloca con gatos o mordazas de escuadra los cuatro tableros de un módulo, los costados, la base y el techo. Sujeta bien los cuatro lados.

Paso 2. Haz pretaladros con una broca para madera de 3 mm en varios puntos para meter luego los tornillos. Procura pretaladrar en el centro del canto. Utiliza una broca con avellanador, para que el tornillo quede embutido a ras del tablero.

Paso 3. Atornilla cada uno de los lados. Utiliza tornillos para madera de 5 cm de largo. Coloca primero los tornillos de los extremos y después en el centro, promediando cada 20 cm.

Paso 4. Coloca el tablero trasero cortado a medida, ajustándolo en las cuatro esquinas del mueble. Ayudará a reforzar la estructura. Comprueba antes que las paredes del módulo han quedado escuadradas utilizando una escuadra metálica.

Paso 5. Pretaladra igual que hiciste con los paneles laterales y atornilla en las cuatro esquinas.

Paso 6. Continúa colocando tornillos de la misma manera a lo largo de todo el panel trasero. Atornilla cada 20 cm. Puedes empezar por el centro de cada lado y seguir luego hacia derecha e izquierda, para que el panel no se desajuste.

Paso 7. Levanta el módulo con cuidado, ya que habrá adquirido bastante peso, especialmente si es de gran tamaño. Elévalo según la posición definitiva que va a tener. Llévalo al interior del armario, a lo que será su posición definitiva, aunque tengas que hacer ajustes posteriormente. Súbelo sobre la base y déjalo ubicado en su lugar definitivo, aunque luego debas ajustar.

3. Un módulo de baldas

De la misma manera que has construido el módulo anterior, puedes hacer uno o varios módulos a medida solo para baldas. Siguiendo estas instrucciones, podrás poner baldas en cualquiera de los módulos. Solo tendrías que marcar la altura y atornillar por los lados.

Paso 1. Coloca sobre el suelo los tableros para construir el módulo. Sujeta los tableros unos a otros con mordazas para escuadras.

Paso 2. Pretaladra y atornilla en los cuatro lados del módulo, como hiciste anteriormente.

Paso 3. Coloca la trasera, atornilla en los cuatro lados para mantener la escuadra y después en todo el perímetro.

Paso 4. Da la vuelta al módulo y haz la distribución de las baldas, según la medida del mueble y las ideas que tengas del espacio.

Paso 5. Coloca mordazas de escuadra en cada una de las baldas para ir atornillándolas desde los laterales.

Paso 6. Debes comprobar que cada balda va a quedar puesta a nivel, a la misma altura por el frente que por el fondo. Marca en el costado la posición del centro justo de la balda.

Paso 7. Mide con el flexómetro la distancia que hay desde el extremo del módulo hasta el punto marcado de la balda.

Paso 8. Traslada la medida al otro lado del costado y marca con una regla la línea en la que podrás meter los tornillos para sujetar la balda.

Paso 9. Pretaladra y luego atornilla como has hecho antes. Primero coloca dos tornillos en los extremos y después sigue por el centro.

Paso 10. Levanta y traslada el módulo hasta su posición en el armario.

Módulos altos o maleteros

El interior de un armario empotrado lo puedes distribuir a medida, según tus necesidades. Lo normal es dividirlo por módulos. Los altos no deben llegar hasta el techo, ya que te complicaría el acceso a muchas prendas o enseres que guardes. La solución es colocar sobre los módulos grandes pequeños módulos que sirven para almacenar cosas de temporada que se usen menos.

La construcción de esos módulos es exactamente igual a las que ya te hemos enseñado. Solo tienes que tomar las medidas y hacer que todos los módulos encajen según tus gustos. Completa todo el espacio del armario.

No olvides los remates

Los módulos laterales del armario pueden llevar una regleta embellecedora del mismo tono que el mueble en el los laterales. Servirá también como tope para recibir las puertas correderas: tapará así, por los lados, el cerco de madera que colocaste al principio. La parte superior e inferior del cerco se taparán con las propias guías para las correderas. Estas regletas verticales se atornillan a la medida a las paredes citadas de los módulos largos, pero del largo total que tiene el cerco, incluida la parte en la que irán módulos maleteros, ya que debe cubrirlo totalmente. Utiliza los tornillos de la medida apropiada para que se unan las dos tablas sin traspasar.

4. Ajustar los módulos del armario

Paso 1. Después de que hayas metido todos los módulos en el hueco para el armario empotrado los tienes que ajustar y adosar o sobreponer, en el caso de los módulos superiores, unos a otros. Una manera buena para sujetar los diferentes módulos es unirlos también al cerco de nudillo que realizaste o a listones colocados en las distintas paredes; estos listones deben ser de un grosor apropiado, según el tamaño de los módulos y el hueco existente. Atornilla los módulos en diferentes puntos y tapa posteriormente la cabeza del tornillo.

Detalles decorativos

Cuando hayas terminado de instalar todos los módulos y de atornillarlos unos con otros puedes tapar todas las cabezas de los tornillos que hayan quedado a la vista. Utiliza pequeños tapones autoadhesivos del mismo color que las paredes del mueble y no se notarán.

Paso 2. Sujeta con sargentos en varios puntos de los diferentes tableros de los módulos para poder atornillarlos unos a otros y reforzar la estructura.

Paso 3. Pretaladra y atornilla en todos los puntos que creas necesario para unir unas tablas a otras. Recuerda utilizar tornillos apropiados para no traspasar las tablas.

Truco de nivelación

Durante el ajuste de los muebles puedes ayudarte de cuñas o tacos de madera para dejar el mueble bien escuadrado por todos sus lados. En los huecos que pueda haber entres las paredes de obra y las de los módulos laterales puedes rellenar con espuma de poliuretano para evitar suciedad y fijar de manera absoluta el mueble.

Hacer una pared de cartón-yeso para el armario

Si en tu habitación no tienes un hueco para armario empotrado puedes construirlo tú mismo sin problemas. Si partes para la instalación de los módulos desde un esquina y, por lo tanto, dos paredes en ángulo, lo tienes muy fácil.

Después de haber completado el montaje de todos los módulos puedes construir una pared ficticia de manera sencilla. En el costado del módulo que queda a la vista atornilla listones de madera en el frente y en el fondo y en varios puntos perpendiculares a ellos. Después corta a medida un trozo de plancha de cartón-yeso y atorníllala a las listones puestos. Remata las juntas con pasta de juntas, tapa los agujeros de los tornillos y pinta esa “nueva” pared del color de la habitación.

5. Rematar el perímetro con tapajuntas o molduras

Paso 1. Corta a medida las molduras embellecedoras para los laterales y para el frente superior y el zócalo del armario. Utiliza una ingletadora o una caja para ingletes.

Paso 2. Aplica adhesivo de montaje y coloca los tapajuntas en su lugar. También los puedes fijar con clavos de aguja sin cabeza.

Paso 3. En la parte de arriba, si es necesario, sujeta la moldura mientras seca con gatos de apriete, para que la moldura no se caiga.

6. El frente del armario

El final de un armario empotrado es montar el frente. Lo más común es colocar algún sistema de puertas correderas, que no te ocupan espacio. Pero puedes poner también puertas abatibles o plegables. Después, puedes empezar a colocar toda tu ropa o instalar todos los accesorios o complementos que necesites para tenerlo todo en orden.

Ahorra tiempo y dinero con un armario en kit

Si no quieres entretenerte en cortar, cantear, construir e instalar los módulos para una armario empotrado tienes una solución apropiada con la compra de módulos de armario en kit. La serie Spaceo de Leroy Marlin te ofrece las mismas ventajas que las de un armario a medida. Estas son sus principales características:

• Son versátiles y con las mismas prestaciones que uno hecho por ti mismo.

• Se instalan fácilmente y te resultarán muy económicos.

• Incluyen herrajes y todo lo necesario para su instalación.

• Hay modelos estándar que se adaptan a las situaciones más comunes.

• Tienes módulos de diferentes medidas para que puedas hacer las combinaciones que necesites y optimices el hueco disponible.

• Puedes rematar con puertas plegables, abatibles o correderas, para que se adapten a cualquier espacio, por pequeño que sea.

• Hay diferentes colores de acabado, para que los puedas combinar con el estilo de tu habitación.

• En ellos puedes colocar todo tipo de accesorios y complementos que encontrarás en Leroy Merlin para tenerlo todo en orden y a mano; al mismo tiempo que aprovechas el espacio al máximo.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.