Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Instalar un enchufe en el exterior

¿Qué necesitas?

Materiales

  • Enchufes de superficie o de empotrar para exterior
  • Tubo rígido para cables
  • Tubo corrugado
  • Cajas de derivación estancas
  • Abrazaderas
  • Yeso o pasta de agarre
  • Mortero de cemento
  • Tacos
  • Tornillos
  • Paleta
  • Llana

Herramientas

  • Destornillador para electricidad
  • Pelacables
  • Guía para cables
  • Cúter
  • Sierra de arco con hoja para metales
  • Banco de trabajo
  • Taladradora
  • Brocas
  • Broca pasamuros
  • Cortafríos
  • Maceta
  • Flexómetro
  • Gaveta
  • Nivel de burbuja
  • Lápiz

CONSEJO DE SEGURIDAD

Utiliza guantes y gafas para tu protección. Siempre que vayas a hacer trabajos de electricidad utiliza herramientas con los mangos aislados.

Cómo planificar el proyecto

Si lo que vas a realizar es una nueva instalación eléctrica en el exterior debes tener en cuenta el punto de partida. Si ya tienes algún punto de luz en el exterior, puedes partir desde él. Si no tendrás que hacerlo desde el interior. Te damos las pautas que debes seguir en ambos casos y los tubos para el cableado que debes utilizar:

Si tienes toma de luz en el exterior

• Si ya tienes un punto de luz en el exterior, como una caja de derivación o un cajetín, puedes utilizar ese punto para hacer una distribución nueva de cableado y nuevos enchufes.

• Si es en zonas cubiertas, puedes emplear tubos rígidos de exterior o flexibles como el cable de PVC reforzado con acero.

• También puedes hacer rozas y empotrar tubo corrugado por el que pasar después los cables. En este caso utiliza tubo corrugado de PVC o libre de halógenos, que son muy resistentes a la combustión y no emiten gases tóxicos en caso de incendio.

• Pero si vas a llevarlo a zonas sin cubrir y con posibilidad de humedad debes emplear tubos de PVC reforzados con acero, que son flexibles y se pueden colocar en el exterior; además, son muy resistentes al impacto.

• Si vas a llevar cableado a otro punto del jardín, a una pérgola por ejemplo, o de otra zona exterior de la casa, puedes llevarlo por el suelo enterrado; incluso si luego vas a hormigonar. Utiliza tubos corrugados de polietileno o polipropileno para meter los cables. Los de polipropileno también son aptos para llevarlos embebidos en el hormigón.

Si no tienes toma eléctrica en el exterior

En caso de que no tengas un punto de luz en el exterior, debes llevarla desde el interior, partiendo de una caja de registro cercana. Lo puedes hacer de dos formas:

• Mediante canaletas o tubo rígido, que se colocan sobre las paredes o los techos.

• Con rozas, en las que puedes meter tubos corrugado de PVC, aunque te recomendamos siempre los tubos libres de halógenos.

• Si tuvieras paredes de cartón yeso en el interior puedes pasar tubo de PVC reforzado.

Cálculo de materiales

• Mide la distancia entre los puntos en los que vas a llevar cable y calcula los metros de los distintos tubos corrugados para empotrar, o tubo rígido o canaletas para llevar la electricidad a un punto del exterior. Calcula también el tubo que necesitas para hacer las canalizaciones del exterior.

• Compra los mecanismos que te hacen falta.

• Prevé los metros de cable de fase, neutro y tierra y los correspondientes cajetines o cajas de derivación estancas, según sea de complejo tu proyecto.

Aquí te mostramos un esquema con las características y usos principales de cada tubo de protección para la canalización de cables:

El grado de protección IP de mecanismos y elementos de iluminación

A la hora de comprar cualquier tipo de mecanismo de exterior o de elemento de iluminación para colocarlo en tu jardín, debes escoger los que mejor protección garanticen frente a los fenómenos atmosféricos, tanto por su índice IP (International Protection), como por el material en el que está fabricado.

Ten en cuenta la importancia de los materiales y del IP

• Materiales. Los jardines y terrazas sin tejado ni toldo están más sometidos a las agresiones meteorológicas. Los materiales pueden ser PVC, aluminio inyectado o acero inoxidable, que ofrece la máxima resistencia a la humedad.

• Grado de protección IP.Es un factor esencial a tener en cuenta al elegir las luminarias para el jardín. Las letras IP identifican al estándar internacional IEC 60529, que clasifica en grados el nivel de protección ante la humedad, los cambios de temperatura o choque térmico, o agentes extraños como el polvo, de los equipamientos eléctricos y electrónicos (iluminación y medidores, entre otros).

Consta de dos números, que indican la protección frente al polvo (el primer número) y al agua (el segundo número). Por ejemplo IP67, donde el primero, en este caso el 6, describe el nivel de protección ante el polvo, y el segundo, el 7, se refiere al nivel de protección frente a los líquidos o la humedad (normalmente agua). Cuanto mayor es el IP, más protegido y seguro es el equipamiento eléctrico o electrónico.

La gran mayoría de los elementos para iluminación de exterior tienen un IP que varía entre 40 y 67 grados, que garantizan una protección eficaz frente a las inclemencias meteorológicas asociadas al aire libre.

- Un IP23 es suficiente para zonas semicubiertas, por ejemplo un porche.

- Un IP44 es el grado mínimo de protección que deben garantizar las luminarias que se instalarán al aire libre sin la protección de una cubierta.

- Un IP68 significa la máxima protección contra inmersiones prolongadas e invasión de cuerpos sólidos. Es el que se exige para luminarias que se quieran instalar dentro de una piscina.

1. Hacer las rozas para empotrar los cables

Paso 1. Corta el paso de la luz en el cuadro eléctrico para evitar accidentes cuando haces las conexiones eléctricas.

Paso 2. Si la instalación va a ser empotrada, haz una roza desde el interior de la vivienda, desde el enchufe o caja de derivación más cercanos.

Paso 3. Perfora con el taladro y una broca pasamuros hasta traspasar el muro por el punto escogido para colocar el nuevo enchufe en el exterior. El agujero debe ser del tamaño del tubo de protección eléctrico que pongas. Puedes llegar hacia el exterior por arriba, desde una caja de derivación o por abajo, desde el mecanismo.

Paso 4. Coloca un cajetín de mecanismo en el punto elegido de la pared y marca para hacer el hueco para empotrarlo. Pica el hueco, agrandando un centímetro más por lado.

Paso 5. Mete los tubos corrugados desde el enchufe o desde la caja de registro y pásalo por el muro, metiéndolo en el mecanismo.

Paso 6. Tapa las rozas con yeso en el interior y con mortero de cemento en el exterior. Haz la mezcla según la recomendación del fabricante. Coloca también el cajetín, sin que se te salga el tubo corrugado. Deja secar.

CONSEJO

También puedes llevar los cables por el exterior de las paredes y sin empotrar. Hazlo con tubos lisos y rígidos normativos para este tipo de canalizaciones; son muy resistentes a los golpes. Existen de varios diámetros, desde 16 a 32 mm, para instalaciones sencillas. Los hay metálicos, de PVC o en plástico libre de halógenos. Estos últimos resultan recomendables pues no emiten sustancias tóxicas en caso de incendio. Los tubos se sujetan con algún tipo de abrazadera del diámetro del tubo y se unen unos a otros mediante manguitos, codos o curvas. Debes colocar una abrazadera cada 50 cm para asegurar una buena sujeción. Para ello debes hacer taladros en la pared o en las vigas correspondientes con una broca específica, según el material en el que taladres.

2. Canalización con tubo rígido

Paso 1. Mide y corta a medida los tubos rígidos que necesites hasta llevar la instalación al exterior desde un cajetín o caja de derivación interior.

Paso 2. Marca los lugares de perforación para las abrazaderas de sujeción del tubo. Coloca una abrazadera cada 50 cm.

Paso 3. Taladra los agujeros para la sujeción de las abrazaderas con la broca del diámetro apropiado y apropiada para el tipo de pared en la que estés taladrando.

Paso 4. Mete la abrazadera con el tornillo y atornilla bien al taco. Que la abrazadera quede en la posición que va a tener el tubo.

Paso 5. Sujeta los tubos a las paredes correspondientes metiéndolos en las abrazaderas. Pasa también el tubo hasta el exterior. Utiliza manguitos de unión, codos o curvas hasta llegar al punto del nuevo enchufe.

3. Colocar el enchufe

Paso 1. Pasa los cables desde el punto interior de la casa con una guía de cables. Hazlo por los tubos empotrados, o por los rígidos de exterior, según sea la opción elegida. Deja cable visto suficiente para hacer las conexiones.

Paso 2. Si el mecanismo es de empotrar, solo tienes que meter el enchufe de exterior en el cajetín, según sea el modelo. Haz el empalme de los cables en el borne correspondiente de los dos extremos del cable.

Cambiar a enchufes estancos

Es siempre recomendable la máxima seguridad en los mecanismos. Si tienes enchufes de interior en el exterior de la casa, a la entrada o en algún punto de acceso al jardín o patio, debes poner modelos estancos que te garanticen la máxima protección.

Paso 3. Coloca el enchufe en el cajetín y aprieta los tornillos. Al atornillar, la junta de estanqueidad trasera conseguirá la protección necesaria frente al polvo y el agu

Paso 4. Si el mecanismo es de superficie, mide el grosor del tubo para cortar a medida el cono de estanqueidad.

Los mecanismos estancos de superficie

Los enchufes de superficie para exterior disponen de una tapa estanca que protege el mecanismo frente a los agentes atmosféricos. Suelen tener un tamaño superior a los de empotrar en forma de caja cuadrada. Constan de dos partes: un armazón o cajetín que se atornilla a la pared y que recibe por diversos puntos los tubos rígidos con los cables y el mecanismo. Para colocarlos, hay que separar la base del enchufe de la caja y después de colocar ésta, hacer las conexiones con los cables y atornillar de nuevo la base, con la que se consigue la estanqueidad al apretar. La manera de apretar varía de unos modelos a otros, pero siempre se cumple la misma función. En unos modelos simplemente se atornilla: los tornillos superiores suelen estar a la vista y los inferiores, bajo la tapa. En otros modelos los tornillos no se ven, se ocultan bajo la tapa y suelen tener unas pequeñas pletinas que se acoplan al tornillo, que, al presionar sobre ellas, consigue un cierre perfecto. En cualquier caso, sigue las especificaciones de montaje del fabricante.

Paso 5. Corta el cono a la medida con un cúter. Es recomendable que el tubo entre a presión, sin que quede holgura en el cono, para mejorar el aislamiento.

Paso 6. Marca el lugar en la pared donde debes hacer los agujeros para sujetar el mecanismo de exterior. Normalmente se hace con dos tacos y tornillos. Taladra y atornilla la caja del mecanismo, según el modelo. Mete el mecanismo en el tubo, antes de atornillar.

Paso 7. Haz las conexiones del mecanismo en los bornes de fase, neutro y toma de tierra.

Paso 8. Coloca la base del enchufe en el armazón. Comprueba que ha encajado perfectamente.

Paso 9. Atornilla la base del enchufe al armazón o caja del mismo, según sea el modelo.

Paso 10. Comprueba que el enchufe ha quedado bien sujeto a la pared y al tubo y que la estanqueidad del mecanismo es la correcta. Comprueba el funcionamiento de la tapa.

Paso 11. Haz las conexiones de los cables en la caja de derivación o en el enchufe de los que has partido para llevar un enchufe nuevo al exterior.

Paso 12. Abre la llave de paso de la corriente en el cuadro general y haz la prueba en el mecanismo.

Caja de derivación estanca

Si tienes que colocar más mecanismos en el exterior, lo mejor es que hagas el cableado a través de cajas de derivación o de registro estancas. En ellas se meten los tubos rígidos a la medida deseada y a presión para garantizar que no entren el agua y el polvo. Los distintos conos de goma, para diferentes tubos, están situados en los laterales.

Ampliaciones en el jardín

Si tienes que hacer alguna ampliación eléctrica en el jardín, para tener enchufes o puntos de luz para lámparas o accesorios para la piscina, por ejemplo, tienes que hacer una instalación de máxima seguridad. Lo correcto es que lleves el cableado hasta el otro punto por medio de una instalación enterrada. Los tubos para meter los cables tienen que ser especiales para enterrar y aguantar las condiciones del terreno. Hazlo con tubos corrugados de polietileno o de polipropileno, que son específicos para enterrar y muy resistentes al impacto y frente a la humedad.

Seguridad con un cuadro de exterior

Si vas a hacer una instalación amplia, tienes la opción de gestionarla con un nuevo cuadro eléctrico, con sus correspondientes mecanismos de protección apropiados. Existen cuadros eléctricos premontados y estancos; escoge uno que tenga un índice de protección IP de al menos 55, que tiene un alto grado de protección frente al polvo y a los flujos continuos de agua. Estos cuadros van instalados con la correspondiente ICP y magnetotérmicos. Algunos incorporan incluso un enchufe en su interior, para poderlo emplear con la máxima seguridad. En el caso de que tuvieras que pasar cables, puedes proteger la entrada con prensaestopas, que lo protegen de la humedad, los insectos o el polvo.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.