Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Madera natural: calidez y confort


Los suelos de madera son una opción decorativa, cálida, exclusiva ya que no hay dos lamas iguales y 100% natural. Este tipo de soluciones te proporcionan aislamiento térmico, reducen el ruido de la pisada y se adaptan a todo tipo de estilos gracias a su diversidad de tonos y acabados.

Puedes optar por un suelo macizo o multicapa. Los suelos de madera maciza están compuestos por una sola pieza de madera, son de máxima calidad, confortables y muy duraderos. Los multicapa, que solo cuentan con una capa superior de madera noble, representan la alternativa de madera natural más económica. Ambos tipos necesitan un mantenimiento específico y admiten varios acuchillados.

¿Cómo elegir tu suelo de madera natural?

1. Elige el color

Natural, rojizo, gris… por su valor decorativo en el interior de la vivienda, el color es el punto de partida para elegir el suelo de madera. En Leroy Merlin encontrarás los suelos ordenados por colores en distintos tonos y acabados, y con diferentes prestaciones, para que elijas el que mejor combine con el estilo de tu casa y más se ajuste al uso que le vayas a dar.

- Blancos. Los tonos blancos aportan luminosidad a los espacios modernos y naturales. Dan también sensación de amplitud.

- Grises. Las últimas tendencias apuestan por el magnetismo de las tonalidades grises. Encajan en cualquier ambiente y son muy prácticos.

- Naturales. Los modelos naturales envuelven tu hogar con la calidez de las maderas más clásicas, como el roble, el haya o el pino.

- Rojizos. Los tonos rojizos son capaces de crear un espacio muy especial. Aportan exotismo y calidez en todo tipo de ambientes.

- Oscuros. Las tonalidades más oscuras permiten disfrutar de vetas muy marcadas. Son perfectos para decoraciones étnicas o ambientes minimalistas.

Además del color puedes elegir también entre diferentes acabados: brillo, mate o satinado.

2. Ten en cuenta el uso que le vas a dar

Una vez tengas claro el color y acabado de tu suelo, piensa en qué estancia lo vas a colocar, quiénes la utilizan y para qué, si estará expuesto al agua o las manchas... para elegir un suelo con la resistencia adecuada. Deberás elegir un modelo capaz de resistir al desgaste, según sea este moderado, intenso o muy intenso:

En Leroy Merlin hemos agrupado los suelos de madera en series, para que te resulte más fácil elegir. En este cuadro te damos las claves:

3. Otros aspectos a tener en cuenta

Antes de elegir tu suelo de madera natural, ten en cuenta lo siguiente:

- Grosor de la lama. A mayor grosor, más resistencia. El grosor de la lama, que va de los 8mm a los 15 mm, aporta al suelo robustez, durabilidad y un mejor comportamiento acústico a la pisada.

- Capa de madera noble. La capa de madera noble determina el número de lijados o acuchillados que el suelo puede soportar. A mayor capa de uso, mayor durabilidad.

- Instalación. La instalación en clic o machihembrada es rápida y más sencilla que la clavada o de pegar. No necesita cola ni adhesivos, de manera que no tienes que permanecer fuera de casa mientras se realizan los trabajos ni esperar 24 horas antes de poder pisar el suelo.

4. Completa tu suelo

Una vez hayas elegido el modelo de suelo, ten en cuenta que debes comprar también algunos complementos, necesarios para lograr una correcta instalación y un acabado perfecto.

- Rodapié. Sirve para tapar la junta de dilatación entre el suelo y la pared.

- Perfil de desnivel. Se coloca cuando es necesario salvar diferencias de altura entre dos suelos.

- Perfil de transición. Sirve para unir diferentes tramos de suelo entre habitaciones.

- Mamperlan. Perfil en L para colocar en los cantos de las escaleras.

¿Qué base aislante necesitas?

Tan importante como elegir el suelo es elegir una buena base sobre la que instalarlo. Para los suelos de madera no es necesaria una base aislante si el tipo de instalación es adhesiva. Ten en cuenta los siguientes criterios para elegir la base aislante que mejor se adapte a tus necesidades:

Aislamiento acústico contra pasos

En los suelos laminados, las pisadas suelen ocasionar ruidos denominados eco de pasos. Este sonido depende de la base aislante sobre la que se instala el suelo. Una buena base será capaz de absorber este eco y reducirlo a la mitad de su nivel acústico.

Aislamiento acústico en estancias inferiores

Al igual que en el caso del aislamiento acústico contra pasos, al caminar sobre un suelo laminado o de madera, se produce un efecto parecido en las estancias inferiores. Usando una base adecuada se puede reducir este molesto efecto.

Nivelación de irregularidades en el suelo

Para evitar que queden huecos entre el suelo y la superficie sobre la que se instala, se recomienda usar una base que sea capaz de salvar al menos hasta 4 mm de irregularidades aisladas.

Protección frente a la humedad

Los suelos laminados y de madera son muy sensibles a la humedad. Por eso, disponer de una buena base puede evitar que el suelo resulte dañado y mejore su rendimiento en zonas de gran humedad. El grosor mínimo recomendado para zonas poco húmedas y con escasa variación de la humedad es de 0,2 mm.

Instálalo tú mismo

Si quieres instalar tu mismo tu propio suelo de madera puedes echar un vistazo a nuestro vídeo paso a paso

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.