Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Mantenimiento del agua con sal

Cómo hacer el mantenimiento del agua con sal de tu piscina

Con las piscinas de agua salada, el mantenimiento durante la temporada se hace más sencillo y se reducen costes. Pero, si quieres que tu clorador salino trabaje en las condiciones ideales para sacarle el mayor rendimiento y prolongar su vida y que el agua esté perfecta siempre, ésta necesita, como la de todas las piscinas, que revises los niveles y hagas una buena limpieza.

Tareas de mantenimiento diarias

Ten en cuenta que, especialmente en algunas zonas, la temporada de piscina no es excesivamente larga, por eso, lo ideal es que cada día que la uses, tu piscina esté perfecta. Para ello, a diario (si fallas alguno no pasa nada) debes realizar las siguientes tareas:

● Limpieza: a diario debes limpiar las hojas e insectos que se hayan acumulado en los skimmers. Si tu piscina está en una zona libre de árboles y no cae tanta suciedad, puedes espaciar el vaciado de los cestillos de los skimmers, lo que creas necesario.

● Control del pH: es muy importante que midas todas las mañanas el pH del agua, especialmente en las piscinas de sal, ya que la cloración salina tiende a aumentarlo. Este debe situarse en valores cercanos a 7,2 para que resulte confortable a las personas que se bañan y para el buen estado de los aparatos.

- Si el pH es bajo: es decir, el agua es ácida, el electrodo del clorador salino se deteriora más rápidamente (cualquier elemento metálico que esté en contacto con el agua), el vapor de cloro aumenta y se irritan la piel y los ojos de las personas. La solución es añadir líquido elevador (pH+).

- Si el pH es alto: el desinfectante pierde su efectividad y se consume más, proliferan las algas, también se irritan la piel y las mucosas. La solución es añadir líquido reductor (pH–).

● Filtrado: conecta la depuradora unas 6 horas diarias, mejor cuando no se bañe nadie. Si la medición de niveles de pH o cloro te indican alteraciones, quizás debas dejarla más tiempo funcionando. Si algún día tienes invitados y se ha incrementado el aforo, déjala hasta 12 horas en marcha. Por lo general, con la cloración salina debe estar funcionando la filtración durante más tiempo. Puedes hacer la filtración durante el día, mientras se está usando la piscina, sin ningún problema. Asegúrate, eso sí, de que el total del agua pase por el filtro dos veces al día.

El ph, clave para la duración del gresite

Una de las consecuencias de que el pH del agua de la piscina sea demasiado bajo, y por tanto haya exceso de acidez, es que las juntas de cemento de gresite se deterioran más rápidamente.

¿Cómo se mide el pH?


Lo ideal es que tu clorador salino incorpore un medidor y dosificador de pH que regularmente teste los valores y los corrija. Si no lo incorpora, para tu comodidad puedes instalar uno automático compatible con tu clorador. Los dosificadores automáticos deben funcionar con un corrector de ph con base de ácido sulfúrico. Si ponemos uno con base de ácido clohídrico, dañará el equipo.

Si no te importa hacer tú mismo las mediciones diarias para controlar el pH del agua, puedes usar dos tipos de analizadores (debes siempre seguir las instrucciones de cada fabricante en cuanto a la aplicación de los correctores en el agua de la piscina):

● Químicos: puedes adquirir un kit de medición consistente en unas pipetas con las que se toma una muestra de agua que se pone sobre unos reactivos. Estos cambian de color indicando acidez o alcalinidad. También tienes reactivos en forma de tiras con su tubo individual, en forma de pastillas...

● Electrónicos: son unos aparatos muy cómodos de usar, que miden los valores de pH del agua al introducir en ella una varilla con un sensor. Pueden ser:

- Analógicos: una aguja se mueve por un gráfico coloreado con los valores de acidez y alcalinidad marcados.

- Digitales: los valores numéricos aparecen en una pantalla de fácil lectura.

Corrige el ph

Cuando el agua es ácida, para corregirla hay que añadir un elemento alcalino, como el bicarbonato de sodio o el carbonato de sodio. Si por el contrario hay que añadir ácido, puede ser ácido clorhídrico o ácido sulfúrico, pero siempre diluido en grandes cantidades de agua (seguir siempre las indicaciones del envase).

Tareas de mantenimiento semanales

Con las piscinas de cloración salina lo interesante es que el tratamiento semanal se puede espaciar y hacerlo incluso cada dos semanas, en momentos donde hay menor uso. Debes fijarte en estos aspectos:

● Control de cloro: mide los niveles de cloro con un test. Generalmente venden juntos los medidores de nivel de pH y de cloro, o de sal y de cloro. Esto te servirá para ajustar las horas de funcionamiento de tu aparato de cloración salina. Si encuentras niveles bajos de cloro, deberías aumentar las horas diarias en que está conectado, y viceversa.

● Control de la sal: igual que los niveles de cloro, testa la cantidad de sal en disolución que hay en el agua. Es muy importante que no baje, para que el clorador salino funcione correctamente. La sal no se evapora, pero sí puede bajar su concentración si haces muchos contralavados del filtro (más frecuentes en zonas con árboles). Añade sal en la proporción que recomienda el fabricante de tu clorador para los casos en que necesites compensar la salinidad. Si por el contrario el nivel de sal es demasiado alto, vacía ligeramente la piscina y añade agua nueva. En cualquier caso, si se repite la falta o exceso de sal puede ocurrir que no tengas el clorador salino funcionando el tiempo y a la potencia adecuados o que este tenga algún problema. Una fórmula fácil para calcular la cantidad de sal que tenemos que añadir a la piscina es esta: multiplicamos los metros cúbicos de la piscina por los gramos de sal/litro que tenemos que añadir y nos salen los kilos de sal que a poner. 60m3 x 2gr =120kg. de sal

● Limpieza de los filtros: es aconsejable que una vez por semana compruebes el estado de los filtros de arena de la depuradora. Abre la tapa y remueve la arena. Si está sucia, retira la primera capa y añádele un producto desapelmazante, para ayudarle a realizar correctamente su función. También, cada vez que veas en el manómetro que la presión del filtro ha subido por encima de 1,3 kg/cm2 debes hacer un lavado. Con el lavado a contra-corriente inviertes el sentido de circulación del agua en el filtro y con ello se expulsa al desagüe las materias filtradas. Si tu filtro es de cartucho, sácalo y límpialo con un chorro de agua a presión.

● Limpieza de los revestimientos alrededor del vaso: especialmente en piscinas con aguas duras, es decir, con exceso de cal en su composición, pueden quedar marcas blanquecinas en las baldosas que rodean el vaso. Límpialas semanalmente (o cada 3 o 4 días) con un producto desincrustante y un cepillo de cerdas duras.

¿Puedo usar alguicidas, floculantes y cloro?


Sí puedes utilizar productos químicos en tu piscina depurada con clorador salino, pero te aconsejamos que sea solo como tratamiento de choque en determinadas circunstancias. No tiene mucho sentido (ni por economía ni por ecología) optar por un método de desinfección del agua que te permite prescindir de estos productos y aún así utilizarlos.

●Alguicidas: añádelos solo si has llenado la piscina, para prevenir la aparición de algas (a las que les encanta el agua limpia y sin tratar) hasta que el clorador esté produciendo cloro. También deberás añadirlos si por cualquier circunstancia ves el agua verdosa, aunque esto es síntoma de que o tu aparato no funciona bien o la proporción de sal es muy baja y no permite generar suficiente cloro en el proceso de electrolisis o que el pH es alto. Pon remedio a la causa para que no vuelva a pasar.

●Floculantes: los floculantes sirven para aglutinar pequeñísimas partículas que se escapan a los filtros en elementos de mayor tamaño para que así puedan ser filtradas. Los cloradores salinos destruyen los residuos orgánicos al pasar por la célula de electrolisis. Aún así, si por alguna circunstancia vieras el agua turbia, añádelos para eliminar los residuos y después chequea el funcionamiento del clorador y mide los niveles, para ver dónde está el problema.

●Cloro: el clorador salino, funcionando las horas adecuadas y con los electrodos de la célula limpios, es capaz de producir el cloro que necesita tu piscina durante toda la temporada. Pero si acabas de llenar el vaso o no has hecho un correcto invernaje, sí es recomendable aplicar una dosis de cloro de disolución rápida. También puede ocurrir que tú tengas ajustadas las horas y potencia del clorador salino para el uso que habitualmente hace tu familia de la piscina; si algún día esas circunstancias varían, como por ejemplo vienen muchos invitados a bañarse, el cloro puede evaporarse con más rapidez y bajar su concentración. Pon el clorador a mayor potencia el día siguiente y si al medir el nivel de cloro este sigue estando bajo, añade cloro de disolución rápida hasta alcanzar los niveles adecuados.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.