Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Viste tu entrada con un perchero y un banco



Perchero para la pared con un tablero de madera rústica

El perchero se construye con un tablero de madera maciza de pino, procedente de bosques sostenibles y con los cantos en bruto. Su aspecto natural es perfecto para una decoración de inspiración rústica, pero también para mezclar con objetos más modernos.

1. Elige un lado del tablero para que sea la cara vista. Busca el que tenga menos defectos y una veta más atractiva, por ejemplo con nudos. Presenta un colgador (arriba) y un pomo (abajo). Intenta que queden a una distancia regular de los cantos superior e inferior, y también entre ellos.

2. Empieza marcando la línea inferior en la que irán los pomos. Servirán para colgar bolsos, bufandas, pañuelos… Traza una recta con la escuadra.


3. Con una regla larga o un listón recto, alarga la línea hasta el final del tablero.

4. Extiende el metro sobre la línea y haz 2 marcas, cada una a 30 cm de cada extremo. Haz otra marca entre ellas, más o menos en el centro del tablero (60 cm).


5. Sujeta el tablero con sargentos y deja la zona a taladrar en el aire, fuera de la mesa o el banco de trabajo. Con el taladro y la broca larga, perfora agujeros pasantes para los tornillos.

6. Lija bien la cara vista del tablero para eliminar las marcas de lápiz y las astillas de los agujeros. Insiste en los cantos para dejarlos bien terminados. Trabaja en el sentido de la veta.


7. Por la parte trasera del tablero, mete los tornillos métricos para los pomos. Si son muy largos, mide el sobrante y córtalos con una sierra para metal. Ajusta los pomos y aprieta los tornillos por la cara trasera con un destornillador manual de punta plana.

8. Vuelve a dar la vuelta al tablero. Traza una línea para los colgadores, como hiciste en el caso de los pomos. Haz cuatro marcas sobre ella, de forma que los colgadores queden escalonados con los pomos de forma regular.


9. Para colgar el perchero, elige una pared sólida. No lo cuelgues en un tabique de yeso laminado: probablemente no soporte el peso del tablero. Cuélgalo con 2 soportes rectos para armarios o cabeceros, tacos resistentes y tornillos.

Un banco descalzador sólido y elegante

El perchero queda mucho mejor si añades este banco tan elegante a sus pies. Te servirá para calzarte y descalzarte, poner debajo los zapatos, colocar libros o bolsos grandes… Su combinación de la madera en bruto con las patas minimalistas en acero negro quedará perfecta en cualquier entrada.

1. Coloca el tablero sobre la mesa con la cara inferior (no vista) hacia arriba. Con la escuadra, haz dos marcas a 20 cm de uno de los extremos.


2. Une las marcas para trazar una línea transversal al tablero y paralela al extremo.

3. Presenta una de las patas en la parte exterior de la línea. Coloca la pata de manera que la pletina perforada se apoye en la madera. Fíjala con los tornillos.


4. Apoya un listón largo en la pata y marca una línea hasta el otro extremo del tablero. Con la escuadra, haz una marca sobre la línea a 20 cm desde el otro extremo del tablero.

5. Sobre la marca, traza una línea recta para la otra pata. Preséntala en el exterior de la línea y


6. Da la vuelta al banco. Lija perfectamente la parte superior e insiste en los cantos. Como la madera está en bruto, pueden tener astillas que debes eliminar. Da dos manos de barniz incoloro mate, extendiendo bien el producto y dejando secar unas horas entre capa y capa



El banco está terminado: en poco tiempo has construido un mueble sólido, original y de tendencia que será el complemento perfecto para tu entrada.





PASO A PASO


Mira nuestro vídeo e inspírate



Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.