Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo pintar y repintar superficies de madera

¿Qué necesitas?

Materiales

  • Esmalte acrílico, sintético o esmalte laca
  • Masilla reparadora
  • Tapaporos
  • Decapante
  • Cera
  • Alcohol
  • Aguarrás o disolvente
  • Lija y taco de lija de grano fino

Herramientas

  • Rodillos
  • Paletinas
  • Brocha de recortar, pincel
  • Espátula de pintor y espátula de carrocero
  • Espátula de pintor y espátula de carrocero
  • Bandeja de pintor
  • Esponja
  • Amoladora
  • Lijadora eléctrica (opcional)

Elementos de seguridad

Usa guantes y gafas protectoras a la hora de realizar este proyecto, de esta forma prodras evitar accidentes.

Planificación del proyecto

Según el elemento que quieras pintar, elige un acabado u otro, pero siempre tendrás que preparar la superficie de madera para recibir la pintura.

Si se trata de un mueble o puerta con la pintura en buen estado y solo quieres cambiar de color, puedes dejar la antigua, que te servirá como base, aunque deberás limpiarla. Si no está en condiciones o tiene tantas capas que no admite más, tendrás que decapar antes de pintar. En el caso de muebles nuevos, debes preparar igualmente la superficie con tapaporos.

1. Superficies de madera sin tratar

Si has adquirido una puerta sin acabar (muchas puertas en block vienen pre-lacadas, para que las termines tú) o un mueble en bruto para practicar tus artes decorativas, en cualquier caso vas a tener que preparar la superficie.

Paso 1. Lija suavemente toda la superficie de madera. Si la superficie es muy grande, te aconsejamos usar una lijadora orbital. Con una brocha seca, límpiala de los restos de serrín. Usa gafas y mascarilla siempre que lijes.

Paso 2. Aplica una mano de tapaporos y deja secar. Pasa la mano para comprobar que no ha quedado ningún poro levantado (te darás cuenta si raspa); si es necesario lija aún más suavemente otra vez y limpia.

Tapaporos en maderas nuevas

En maderas nuevas siempre es aconsejable aplicar tapaporos antes que la pintura, incluso aunque vayas a dar una primera mano diluida de ésta. El medio líquido de la pintura penetra en las fibras, levantándolas y haciendo que la superficie no quede perfectamente lisa. Con el tapaporos cierras el poro de la madera, consiguiendo una base uniforme para recibir la pintura.

Paso 3. Aplica el esmalte elegido, acrílico o sintético. Si el fabricante lo indica, diluye la primera mano. Ten en cuenta su composición para elegir el disolvente adecuado (agua en el caso de acrílico y disolvente o aguarrás para el sintético). Si la superficie es grande, usa un rodillo de unos 6 u 8 cm. En el envase verás sus usos: compra uno universal o de lana para esmaltar.

Paso 4. Deja secar la primera mano y aplica una segunda. Pasa el rodillo en tramos pequeños, sin cargarlo mucho de producto para que no gotee, y en vertical, horizontal y pasadas cruzadas. Si chorrea alguna gota, pasa sobre ella el rodillo inmediatamente.

Retira los goterones

Si al pintar ha chorreado alguna gota y solo te das cuenta cuando está seca, no la dejes así que afeará el resultado: levántala con la punta de la espátula y vuelve a pintar esa zona.

Paso 5. Las patas de muebles y zonas complicadas, como molduras, píntalas con paletina o incluso brocha de recortar y pincel. Deja secar el tiempo que indica el fabricante y ya tienes perfectamente pintada tu superficie de madera.

2. Superficie de madera pintadas

Si la superficie está previamente pintada tienes dos opciones: dejar la pintura previa si está en buenas condiciones y repintar sobre ella o decapar antes de pintar.

Paso 1. Comprueba que la pintura está bien adherida a la superficie. Puedes hacerlo pasando un taco de lija: si la lija desprende polvillo y no se queda trabada con gruesos restos de pintura, está en condiciones de ser repintada.

Paso 2. Lija todas las superficies pintadas. El objetivo no es eliminar toda la pintura sino crear una base menos lisa donde la nueva pintura se adhiera mejor. Ponte mascarilla para evitar respirar el polvo desprendido

Paso 3. Tras el lijado, retira todo el polvo con un trapo. La superficie que vas a pintar debe estar completamente limpia.

Prepara las paletinas

Si vas a utilizar paletinas para pintar, déjalas sumergidas en agua templada 3 o 4 horas. Después escurre las cerdas sin retorcerlas y tira ligeramente para que se desprendan las que estaban sueltas. Así evitas que se desprendan mientras pintas.

Paso 4. Como la superficie estaba pintada, es decir, con el poro cerrado, y no has eliminado esa capa, te va a servir de imprimación, con lo que ya puedes aplicar directamente la pintura.

Paso 5. Da dos manos, respetando el tiempo de secado entre ellas y ya tienes perfectamente pintado tu mueble o elemento de madera.

Paso 6. Si el esmalte o pintura antiguos no están en buenas condiciones o el elemento ya ha sido repintado muchas veces, te aconsejamos que lo decapes. Puedes usar decapante para aplicar con pintura o en spray. En cualquiera de los casos, usa mascarilla sencilla, guantes y gafas protectoras y trabaja en un lugar con buena ventilación.

Paso 7. Deja actuar el tiempo que recomienda el fabricante. Verás que se van formando unas burbujas en la superficie de la pintura a medida que se va desprendiendo del soporte de madera.

Paso 8. Retira la pintura reblandecida con una espátula, teniendo cuidado de no dejar marcas en la madera.

Paso 9. Tras retirar la pintura decapada, limpia con un trapo humedecido en agua. Así neutralizas la acción de posibles restos de decapante. Deja secar. Ahora la madera vuelve a tener el poro abierto, con lo que, antes de aplicar el esmalte o la pintura, debes dar una imprimación y lijar, tal como te explicamos en el apartado “Superficies de madera sin tratar”.

Barnizado

Si en lugar de esmaltar la superficie decapada quisieras aplicar un barniz para recuperar la veta de la madera, deberás lijar con lija de grano fino para eliminar cualquier resto de pintura antigua que no haya salido con el decapante. Hazlo siempre en el mismo sentido que las vetas de la madera. Después aplica tapaporos y el barniz como acabado final.

Si la superficie tiene agujeros y otros desperfectos

Si el mueble o superficie de madera que vas a pintar tiene arañazos profundos, grietas o agujeros, a menos que estés haciendo una restauración de un mueble de valor –que ya explicaremos en otro apartado cómo se hace–, debes taparlos con masilla para madera.

En Leroy Merlin la encontrarás en muchos tonos, para asemejarla lo más posible a la madera que reparas. Esto es importante si vas a barnizar; si vas a esmaltar, no importa qué color de masilla elijas.

Paso 1. Pon un poco de masilla en la espátula de carrocero y aplícala sobre el desperfecto, haciendo presión para que penetre y a la vez retirando el sobrante.

Paso 2. Deja secar y lija en el sentido de las vetas, para nivelar la masilla perfectamente con la superficie de madera. Ya puedes aplicar el tapaporos y después el esmalte, como te hemos explicado antes.

¿Qué tipo de esmalte o pintura elijo?

Las superficies de madera habitualmente se pintan con esmalte sintético o acrílico, pero también puedes pintarlas con pintura. La ventaja de los esmaltes es que, por su composición, son más resistentes y, normalmente, los elementos de madera que se pintan, como muebles, puertas de paso, puertas de armario, etc. son de mucho uso.

● Esmalte acrílico: Su diluyente es el agua (también se llama esmalte al agua) por lo que no huele mientras lo aplicas y seca rápidamente. Al no incorporar compuestos orgánicos volátiles (COV) o llevarlos en muy baja proporción, se puede aplicar tanto con brocha y rodillo como con pistola. Es menos resistente que el esmalte sintético. Tras aplicarlo, los útiles se limpian con agua.

● Esmalte sintético: En su composición intervienen compuestos sintéticos como resinas y poliuretanos, que le confieren mucha resistencia pero también elasticidad. Esto hace que cuando se golpea una superficie esmaltada con este tipo de producto, no salte la pintura. Tarda más en secar y, aunque al tacto parezca seco, hay que esperar 24 horas para repintar. Tras aplicarlo, los útiles se limpian con disolvente sintético o aguarrás mineral.

● Pintura: También puedes aplicar pintura sobre superficies de madera o de fibras de madera, siempre que las hayas sellado con una imprimación. En este caso te recomendamos pintura mate. Ten en cuenta que es menos resistente y que el repintado deberá ser más frecuentemente.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.