Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Pinturas especiales

Pizarra

La pintura pizarra permite conseguir ese efecto como si la superficie pintada fuera de pizarra y permite poder dibujar con tiza sobre ella. Son pinturas con alto poder de cobertura (por lo que no necesita muchas capas de aplicación) y gran rendimiento.

Es una modalidad habitual en las cocinas, pero también puedes usarla para decorar una habitación juvenil (para que niños y jóvenes den rienda suelta a su creatividad sin tener que hacerlo sobre las paredes como lienzos) o un despacho. Los colores típicos de la pizarra son negro y verde.

Algunas recomendaciones para aprovechar todas las posibilidades decorativas de la pintura de pizarra: si optas por pintar una pared de pizarra entera, elige la que esté más próxima a la ventana para que la llene de claridad; si la estancia donde vas a ponerla es pequeña pinta solo una parte para que el color oscuro de la pizarra no reduzca visualmente el espacio.

Además de en las paredes también puedes aplicar la pintura de pizarra en los muebles. Una forma original de decorar tu mobiliario a la vez que puedes personalizarlo cada vez que quieras escribir o dibujar algo nuevo.

Imantada o magnética

Esta pintura permite convertir cualquier superficie en magnética. De este modo puedes colocar sobre esa zona cualquier cosa que quieras adherir con un imán: desde accesorios de decoración hasta estanterías pasando por crear tu propio panel donde colgar fotos, notas, papeles, planos o recetas, facturas, letras y números imantados…

Ofrece la ventaja de pintar la superficie con otro color eencima de la superficie imantada o incluso con pintura de pizarra. En este vídeo puedes comprobar que la tarea de aplicar pintura imantada es sencilla.

Chalk paint

Es la pintura de moda en estos momentos para restaurar o renovar los muebles, otorgándole efecto de tiza. Entre sus ventajas destaca que: se adhiere muy bien y se puede aplicar sobre superficies de distintos materiales; no necesita dar una capa de imprimación previa al mueble, lo que ahorra trabajo y costes. La puedes aplicar sobre cualquier superficie siempre que esté limpia –sin importar que esté pintada, barnizada o encerada-. Si quieres, previamente, puedes pasar un taco de lija fino para sanear a superficie y mejorar la adherencia.

La pintura de tiza es muy densa. Por eso, te recomendamos que no la apliques a pleno sol ya que, unido a su densidad, provocaría que se secara rápido y dificultaría extenderla bien por toda la superficie. El chalk paint puede aplicarse en las partes de madera, cristal o metal de cualquier mueble.

Un truco: una capa de chalk Paint aplicada con paletina o brocha equivale a dos capas dadas de rodillo (el rodillo suele emplearse cuando la superficie es grande). De la manera en que apliques la pintura conseguirás unos efectos visuales: por ejemplo, si trabajar sobre madera te recomendamos que cruces brochazos en distintas direcciones sin necesidad de seguir el sentido de la veta para lograr un estilo vintage.

El chalk paint puede mezclarse con otros colores para conseguir el efecto que desees totalmente personalizado.

Anticalórica

Existen esmaltes específicos para soportar altas temperaturas. Están compuestos por resinas especiales que les permiten ser aplicadas en lugares expuestos a las altas temperaturas como radiadores, aparatos de calefacción, depósitos y conductos de agua caliente, barbacoas, chimeneas… para decorarlos y protegerlos. La puedes aplicar sobre todo tipo de materiales férreos, como hierro o acero.

Los puedes encontrar con una capacidad de resistencia de entre 350º y 600°.

Es una pintura de base sintética que se puede aplicar tanto en interior como en exterior, encontrándose en varios colores (como negro o aluminio) y en formato de spray.

¿Cómo aplicarla?

1. Limpia y seca la superficie sobre la que vas a pinta. No debe tener grasas.

2. Remueve bien el envase antes de aplicar la pintura.

3. Aplica el esmalte sobre la superficie férrea con brocha, rodillo o pistola. En superficies no pintadas se aplica directamente sin necesidad de imprimación ni segundas capas. En superficies pintadas, es necesario eliminar previamente el óxido y las pinturas en mal estado o no adheridas.

4. Deja secar 24 horas y comprueba que se ha adherido bien, poniendo en marcha el objeto pintado.

Anti grafitis

Los grafitis son pintadas que dañan y afean superficies y paredes exteriores de inmuebles –ya sean viviendas, portales o locales, sobre distintos materiales (buzones, muros, puertas, ventanas, vallas…)-. Para evitarlos, hay opciones:

- Se puede actuar previamente para impedir que la pintura de los grafitis se adhiera a la superficie. Así las pintadas se limpian fácilmente. La pintura anti grafiti está compuesta a base de disolventes y forma una película protectora transparente que impide la fijación de las pintadas en las paredes. Se puede aplicar sobre madera, mármol, metal, piedra o ladrillo, es biodegradable y permite eliminar los restos con agua. La puedes aplicar con brocha, rodillo o pistola neumática.

- Si te han hecho un grafiti antes de aplicar la capa protectora, necesitas usar un disolvente específico que diluya la pintura del grafiti. Te recomendamos que adquieras el producto en formato gel o espuma para controlar más su aplicación sobre el dibujo que quieras eliminar. Dependiendo del material de la superficie donde esté el grafiti debes usar unos productos específicos para no estropear la base. Para eliminar un grafiti sobre cristal: aplica un disolvente universal y cuando se reblandezca la pintura retírala con una espátula o rascacristales.

- Otra opción es usar un decapante. Aplícalo directamente sobre el grafiti; déjalo actuar de 10 a 15 minutos y hasta 24 horas en pinturas viejas; retíralo con espátula.

Para piscinas

La pintura para piscinas debe tener unas características específicas: tiene que ser antideslizante, impermeable al agua, resistente a los cambios climatológicos y a productos químicos como el cloro.

Hay dos tipos de pintura adecuada para la piscina: de clorocaucho (al disolvente) o a base de agua. Antes de que elijas uno debes saber que ambos son incompatibles. Esto significa que si es una piscina ya utilizada antes y se va a repintar hay que utilizar el mismo tipo de pintura. En caso de que desconozcas el tipo de pintura original se aconseja aplicar pintura al agua, ya que el disolvente podría estropear la superficie.

En general, para piscinas de hormigón o cemento se recomienda pintar con clorocaucho. En ese caso es aconsejable que la pintura no reciba una alta intensidad de sol ni que haya mucha humedad porque la pintura de clorocaucho seca por evaporación y esas condiciones climatológicas impedirían la correcta aplicación del clorocaucho.Y para piscinas sin aditivos impermeabilizantes, se recomienda la pintura al agua. Con independencia de la pintura que escojas, debes esperar entre 10-15 días para llenarla de agua.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.