Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


La puerta de entrada

La puerta de entrada, clave en la seguridad de tu hogar

Elige el tipo de puerta que se adapta a tus necesidades

Aunque las blindadas y acorazadas son las que mayores niveles de seguridad ofrecen, también hay puertas metálicas y de madera que, con las cerraduras adecuadas y otros elementos de refuerzo, mantendrán a salvo tu hogar. Pero con cualquiera que elijas, es importante una instalación correcta.

• Acorazadas

Ofrecen el mayor nivel de seguridad. Tanto el cerco como la hoja están fabricados en acero. La hoja suele estar compuesta por dos chapas de 2,5 mm de grosor que cubren una plancha interior también de acero.

En lugar de bisagras, lleva pernios de seguridad y su cerradura es de 5 puntos, con 16 bulones y cilindro antitaladro. Se pueden instalar en todo tipo de viviendas.

• Blindadas

Su hoja está compuesta por dos chapas de acero de 0,75 o 1 mm de grosor con un interior de aglomerado de madera. El cerco es de madera maciza. Incorporan cerradura de seguridad, bisagras antipalanca y escudo antipánico. No se recomiendan para viviendas unifamiliares o lugares expuestos a la intemperie ya que el cerco de madera se puede deteriorar con la lluvia.

• Metálicas

Realizadas completamente en acero, la hoja suele constar de dos chapas delgadas, de alrededor de 1 mm, con un relleno de espuma de poliuretano expandido. Se pueden usar en cualquier tipo de vivienda, pero si van a estar expuestas constantemente al sol pueden sufrir con la dilatación del material.

• De madera maciza

El cerco y la hoja están fabricados en madera maciza e incorporan cerradura de seguridad. Aconsejadas para unifamiliares en ámbito rural.

La importancia de la instalación

Por muy elevado nivel de seguridad que ofrezca tu puerta, la completa protección pasa por una buena colocación, empezando por el precerco. Este debe ser de metal y no debe dejarse espacio entre el suelo y la parte inferior de la puerta, para evitar que la puedan apalancar. La puerta debe tener, al menos, dos puntos de cierre y tres puntos de anclaje.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.