Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Refuerza la seguridad de la puerta

Mirillas digitales, para ver con claridad quién llama

Es fundamental tener una mirilla en la puerta, para ver, quién está al otro lado sin necesidad de abrirla. Las mirillas tradicionales de lente, como mínimo, deben ser panorámicas, para abarcar una zona amplia. Pero, lo más interesante es instalar una moderna mirilla digital con pantalla LCD y funcionamiento a pilas.

Entre sus ventajas destaca que, una vez conectada, podrás ver quién llama con total claridad desde cualquier distancia, lo que es muy recomendable en el caso de niños o de personas con movilidad reducida o problemas de vista.

Cerraduras para reforzar la seguridad de la puerta

Para garantizar la seguridad de la casa, la puerta de entrada debe tener como mínimo dos puntos de cierre. Si no vas a sustituirla por un modelo mejor, para que te ofrezca mayor protección te recomendamos cambiar la cerradura por otra de mejor calidad, incluyendo un cilindro o bombín con más prestaciones, por ejemplo antitaladro y antibumpin, e inlcuir más puntos de cierre, con cerrojos y accesorios adicionales.

¿Qué tipo necesitas?

Existen básicamente tres tipos de cerraduras para las puertas de calle. Elige la que más se adapta a tus necesidades.

• De sobreponer: Para situar en la superficie de la puerta por el interior, sin necesidad de que se tenga que adaptar a un hueco existente. Antes de comprarlas, debes tener en cuenta el sentido de apertura de la puerta y la anchura del cilindro.

• Multipunto: Pueden ser de empotrar o de superficie y accionan simultáneamente varios puntos de cierre a lo largo de la puerta.

• De empotrar: Se colocan en la hoja de la puerta sustituyendo a las cerraduras existentes, en su mismo hueco, por lo que debes tomar las medidas de éste. Son reversibles, es decir, sirven para apertura a la izquierda o a la derecha.

Sustituye el cilindro por uno de calidad

Una parte fundamental de la cerradura, del que dependen en gran medida su seguridad, es el cilindro o bombín y donde se inserta la llave. Al elegir, ten en cuenta:

• La anchura de la puerta: Mide desde el centro de la cerradura hacia el exterior y hacia el interior, en el canto de la puerta. Pueden ser dimensiones distintas si, por ejemplo, lleva una plancha decorativa en la cara interior.

• La forma del cilindro antiguo: Puede ser europeo (También llamado de pera), redondo u ovalado.

Antes de comprar el cilindro nuevo, mide el antiguo

Cuando vas a sustituir un cilindro por otro, lo ideal sería poder llevar el antiguo a la tienda para no equivocarse con las medidas. Pero como no vas a dejar la puerta sin cerradura, no te queda más remedio que medirlo, preferiblemente desmontándolo y volviéndolo a montar después.

• Los bombines tienen dos medidas que pueden ser iguales, por ejemplo 30X30 mm, o distintas, como 40X30 mm. Esto quiere decir que desde el lugar donde se sitúa la leva o piñon que acciona el mecanismo tiene la misma o distinta medida hacia el lado exterior que hacia el lado interior de la puerta. Es muy importante comprar el bombín que se adapta a estas medidas.

• Además, la leva que acciona los pistones (o pitones) puede ser corta o larga (15 mm) y en puertas metálicas, corta (13,5 mm), pero es preferible que lo compruebes.

El perfil de la llave también es importante

El perfil de la llave también influye en la seguridad de la cerradura. Generalmente, los cilindros de mayor seguridad incorporan llaves planas o de puntos, pero no siempre.

• Llaves planas o de puntos: Son las más usadas con cilindros europeos. Los puntos deben coincidir con la forma en que se alinean los pitones del interior del bombín.

• Llaves dentadas: Su perfil dibuja dientes en los que se encajan los pitones, que abrirán la cerradura cuando se encuentren alineados.

• Llaves de paletas: Lleva una o dos paletas, troqueladas con una forma distinta. Cada nivel del troquel acciona una placa distinta en la cerradura.

Accesorios que aumentan la seguridad de tu puerta

Para aumentar el grado de protección de tu puerta, existen mecanismos adecuados a la mayoría de los modelos, muy sencillos de instalar y que resultan muy efectivos, como:

• Cerrojos: Se colocan en la superficie de la hoja y del cerco y solo se accionan desde el interior.

• Cadenas, barras y retenedores: Elementos de seguridad básica que impiden abrir la puerta del todo desde el exterior y que principalmente incrementan la sensación de protección del usuario.

• Escudos de seguridad: Evitan que el cilindro pueda ser agarrado para su extracción con mordazas.

• Cerraderos y refuerzos de bisagras: Se aumenta la seguridad, añadiendo en las bisagras refuerzos de acero y colocando cerraderos nuevos.

El cerrojo de barra, el mejor refuerzo

En puertas de madera, de hierro o de aluminio es recomendable tener un mecanismo que refuerce la cerradura principal, y la mejor opción es instalar un cerrojo de barra con llave de seguridad. Es una opción que ofrece elevada protección extra, porque consta normalmente de ocho tornillos de seguridad, cuatro en la puerta y otros cuatro en el marco. Además, es antipalanca, antiganzúa y antibumping.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.