Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo reparar goteras en azoteas, terrazas o cubiertas

¿Qué necesitas?

Materiales

  • Velos o tela de fibra de vidrio
  • Fijador o imprimación adherente
  • Masilla para juntas elásticas
  • Baldosas
  • Mortero hidrófugo o impermeabilizante
  • Remates de cobertura en caballete
  • Impermeabilizantes caballete
  • Onduline bajo teja
  • Tejas

Herramientas

  • Tela de fibra de vidrio
  • Hidrolimpiadora
  • Espátula
  • Cuchilla
  • Pistola de silicona
  • Rodillo con prolongador
  • Brocha
  • Cuchilla
  • Llana
  • Paleta
  • Cortafríos
  • Maceta
  • Flexómetro
  • Cepillo

Elemento de seguridad

A la hora de realizar esta reparación, te recomendamos que utilices guantes, gafas y mascarilla. De esta forma evitaras accidentes.

Cómo planificar el proyecto

Lo primero que debes hacer es averiguar dónde están los problemas de filtraciones o humedades ya que hay que repararlos antes de aplicar cualquier producto. Compra las baldosas de sustitución, tejas, mortero, piezas de cobertura, etc. que necesites para sustituir las piezas deterioradas. Mide y calcula cuánto producto impermeabilizante necesitas, según los metros cuadrados que tengas que reparar y de acuerdo a su rendimiento.

Consejos para una buena reparación

● Las grietas aparecen periódicamente, por la degradación de los materiales, desgaste de los revestimientos o por las dilataciones. Por eso tienes que observar con frecuencia el estado de las terrazas y cubiertas, especialmente en los lugares más complicados, como son las juntas de dilatación y las juntas de unión entre paredes y suelos. Las telas asfálticas que se utilizaban con frecuencia para impermeabilidad juntas, con el tiempo se acaban haciendo rígidas y desprendiendo, provocando goteras o filtraciones.

● Para hacer una buena restauración de una terraza o de una azotea, sean o no transitables, debes hacer una tarea previa de limpieza. Las superficies que vas a restaurar tienen que estar exentas de humedad, polvo, grasa o microorganismos pues puede ser incompatible con los productos que apliques.

● Muchos productos no conviene aplicarlos en días de mucha humedad o con riesgo de lluvia. Tampoco en días demasiado secos o calurosos. Infórmate bien de las recomendaciones de aplicación. El soporte no debe estar muy caliente pues puede provocar la aparición de ampollas a los pocos días de la aplicación.

● Antes de pisar deja secar el tiempo recomendado por el fabricante, lo normal no menos de 24 horas. Aplica la cantidad de producto que recomiende el fabricante. Por lo general hay que ser generosos en la aplicación del impermeabilizante. La cantidad habitual oscila entre los 2 y los 3 kilos por metros cuadrado de producto por capa. También deben ser resistentes a la alcalinidad del soporte y compatibles con las características del mismo.

1. Reparación de azoteas o terrazas

Si el suelo de estos lugares es pisable y hay humedades, lo más adecuado es hacer una reparación total de la superficie.

Paso 1. Limpia toda la estructura para eliminar la suciedad y el polvo. Elimina todos los microorganismos que puedan existir, como moho, algas, salitre, etc. Puedes utilizar una hidrolimpiadora con agua y con algún producto de limpieza específico contra estos problemas. Deja secar.

Paso 2. Comprueba el estado de los puntos más difíciles, como zonas de unión entre muretes y suelo. Por estos sitios es por donde se producen más fácilmente las filtraciones.

Paso 3. Abre las fisuras que encuentres y las juntas al menos dos veces del tamaño que tengan; profundiza con cuchilla, espátula o paleta para abrir hueco y que se reciba así mejor al sellante o pasta de impermeabilización. El hueco debe quedar totalmente limpio y vacío de restos.

Paso 4. Comprueba la dureza de todas las piezas del suelo. Golpea con la mano o con maza de goma que están bien adheridas.

Paso 5. Repara todas las piezas que estén defectuosas. Quita la pieza, pica con maceta y cortafríos, limpia, aplica mortero impermeabilizante y coloca una baldosa nueva.

TRUCO

Si las juntas de dilatación en tu azotea tienen revestimientos muy antiguos y se utilizaron productos que ya están deteriorados y difíciles de quitar a mano, utiliza una amoladora para eliminar los adhesivos o morteros degradados. Protégete las manos y emplea mascarillas, gafas y protección frente al ruido.

Paso 6. Limpia y rellena todas las juntas con el mortero hidrófugo o la pasta específica para ello.

Revisa las paredes

Al mismo tiempo que reparas la superficie, debes fijarte en los posibles defectos que existan en las paredes próximas y que puedan afectar a la reparación. Comprueba el estado de juntas de dilatación y arregla todas las grietas que encuentres. Si no hay que renovar el soporte picando y colocando piezas nuevas y relleno de juntas, emplea una masilla elástica específica para el soporte que tengas en tus muros para cerrar las juntas o grietas. Utiliza pistola de silicona.

Paso 7. Limpia bien y aplica algún fijador o imprimación para mejorar la acción del mortero. Utiliza una brocha o rodillo adecuados para el hueco o zona del suelo que vas a tratar. Deja secar el tiempo recomendado por el fabricante. Comprueba que los productos a aplicar son compatibles entre sí y con el tipo de soporte que tengas: ladrillo, piedra, baldosas, mortero…

Fíjate en el soporte

No todos los soportes tienen la misma adherencia frente a los productos de impermeabilización. Debes fijarte bien en las características de cada producto o preguntar a los expertos de las tiendas de Leroy Merlin para que te recomienden el más apropiado. En superficies con azulejos o determinadas piezas cerámicas, por ejemplo, tal vez tengas que dar productos de imprimación específicos, para mejorar la adherencia del soporte. Comprueba la proporción de aplicación de los productos.

Paso 8. Si vas aplicar velo o tela de fibra de vidrio o similar para mejorar las propiedades del impermeabilizante, corta a la medida las planchas que necesites, para trabajar con mayor rapidez. Corta con cuchilla y almacena todas las piezas cortadas, si la obra de reparación es grande.

Paso 9. Antes de impermeabilizar la superficie horizontal hay que empezar por los zócalos, por las juntas entre paredes y suelos. Aplica el producto impermeabilizante. Impregna de manera abundante todas las juntas. Utiliza una brocha ancha para trabajar más rápido y abarcar mejor la superficie.

Paso 10. Coloca trozos de tela de fibra cortado a la medida de las partes que estás reparando. Debe quedar bien adherido a la pared y al suelo.

Paso 11. Vuelve a aplicar con la brocha otra pasada de producto impermeabilizante hasta que la fibra quede totalmente cubierta y bien impregnada.

Paso 12. En las tuberías u otro tipo de elementos difíciles que pueda haber en la terraza o azotea debes actuar de la misma manera: aplica impermeabilizante, coloca trozos de tela de fibra cubriendo todas las juntas y vuelve a aplicar impermeabilizante con brocha o pincel, si no hay mucho espacio.

Solapa la tela impermeabilizante

Cuando se colocan telas de fibra de vidrio o similar para mejorar la adherencia e impermeabilización de un soporte debes comprobar que quedan solapadas unas piezas sobre otras unos 3 centímetros, para garantizar que toda la superficie queda cubierta.

Paso 13. Comprueba el estado de la bajante. Si no está en condiciones, repara. Si es necesario, colocar nuevas uniones a la bajante, hazlo con las conexiones apropiadas antes de aplicar cualquier producto protector.

Paso 14. Aplica producto impermeabilizante y tela de fibra en las paredes de la bajante para sellar las juntas. Pon el velo y rásgalo en el hueco, sin cortar nada. Remete los picos del corte en el hueco de la bajante y aplica de nuevo impermeabilizante con la brocha.

Paso 15. Arregladas todas las juntas, aplica producto impermeabilizante en la superficie. Trabaja por tramos. Pon producto en una superficie algo mayor del tamaño del velo de fibra. Coloca el velo e imprégnalo bien con el producto.

Paso 16. Aplica la segunda capa de producto sobre el velo ya colocado. Utiliza un rodillo con alargador.

Paso 17. Antes de que se haya secado la primera capa debes aplicar una segunda. En todo caso, sigue las recomendaciones de aplicación proporcionadas por el fabricante.

2. Reparaciones en cubiertas

Los tejados, independientemente de la cobertura que tengan, también hay que revisarlos de manera periódica, para conocer su estado. Los problemas más comunes por goteras o filtraciones se dan por defectos o deterioros en caballetes, en juntas de chimeneas, en aleros, en laterales de tejado o en las juntas entre tejado y paredes. Te damos pautas para su reparación.

Cómo detectar los problemas

Las goteras o filtraciones de humedad se pueden notar fácilmente desde el interior de la vivienda por la formación de moho en las paredes o techos, la aparición de manchas de humedad o la degradación de revestimientos como la pintura, la escayola o el yeso.

Paso 1. En los tejados tradicionales de teja, los problemas de goteras muchas veces vienen por el deterioro del caballete porque no se puso cinta impermeable en la unión entre las tejas de los faldones. Si tienes onduline bajo teja u otra plancha asfáltica, debes levantar el caballete y colocar cinta autoadhesiva bituminosa de impermeabilización. Después recolocar las últimas filas de tejas y el caballete.

Paso 2. La terminación del caballete es otra fuente de problemas con el paso del tiempo. Si ya has hecho una reparación apropiada bajo la teja debes rehacer el caballete y restaurar también el mortero de sujeción de las tejas; remata con algún producto impermeabilizante.

Paso 3. Las juntas con las chimeneas suelen ser un problema constante. Las frecuentes dilataciones en esa zona, debido al calor y la sequedad, provocan goteras. Debes hacer una especie de lima alrededor de la chimenea que vierta el agua directamente en las tejas: levanta las tejas de todo el perímetro y cúbrelo con algún producto bituminoso autoadhesivo compatible con el soporte. También puedes colocar limas metálicas. Después de colocar el impermeabilizante hay que poner sobre él un perfil plástico o metálico que lo cubra; y rematar las juntas del perfil con la pared con masilla elástica, garantizando así la impermeabilidad.

Paso 4. En todas las juntas entre paredes y tejado hay que actuar de la misma manera que con las juntas de chimenea. Restaura primero la pared si está deteriorada para que haya un buen soporte.

Paso 5. Una buena solución cuando el tejado ya es antiguo y existen goteras con frecuencia es hacer una restauración total del mismo y colocar más protección de la existente. Pon planchas de Onduline bajo teja o asfálticas de características similares. Encima se coloca la teja. Hay planchas adaptables a cualquier forma de la teja.

Paso 6. Las goteras en los tejados ocurren muchas veces de una manera muy sencilla, porque las tejas se desplazan, o por el viento o por el paso de pequeños animales, gatos, aves… Si las canales, la parte más vulnerable se sujetan con masilla elástica se evitará este problema por mucho tiempo.

Paso 7. Las tejas que sirven de cobija en el tejado también es conveniente sujetarlas, si no todas, si de vez en cuando para dar más fortaleza a la unión. Lo puedes hacer en este caso con espuma de poliuretano.

Paso 8. Las limas o canales de evacuación de un tejado son otro punto débil. Debes limpiarlas cada año antes de la época de lluvias y reparar. En muchos casos lo podrás hacer fácilmente con producto impermeabilizantes. Si es necesario, da primero una imprimación que mejore la adherencia.

Paso 9. Los canalones y las bajantes muchas veces tienen fugas de agua por las juntas. Porque no se hizo una correcta instalación, porque el fuerte viento ha roto los anclajes o porque las uniones no están bien selladas. Revisa y restaura. Si hace falta, sustituye los canalones y bajantes. Son baratos y te durarán muchos años más.

Paso 10. Las ventanas en los tejados o las claraboyas presentan problemas de goteras si las juntas no están bien selladas, si no tienen una lima metálica o asfáltica que desagüe a las tejas o por dilataciones. Observa en qué juntas hay fallos y coloca limas, se hace de manera similar a las juntas perimetrales de una chimenea, o aplica producto impermeabilizante.

Paso 11. Las finalizaciones de los tejados también hay que revisarlas. Y, si es necesario, levantarlas y rehacerlas de nuevo. Hay que proteger las juntas entre las paredes, el forjado y el tejado y evitar que el agua entre por los laterales. Se puede hacer con tejas, fijadas con mortero, adhesivo de montaje o masilla elástica. Pon una teja que proteja la junta y sirva de vierteaguas y sobre ella y la primera canal coloca una teja que sirva de cobija y haga una especie de caballete.

Paso 12. Algo similar ocurre en los tejados que tienen coberturas asfálticas. Hay que evitar que el agua se filtre entre cobetura y forjado. Coloca una nueva pieza lateral metálica. En estas soluciones se hace pegando con adhesivo de montaje.

Paso 13. Los aleros pueden dar también problemas de filtraciones porque la teja o no sale lo suficiente o por efectos del viento. Levanta la última fila de cobertura y coloca láminas asfálticas autoadhesivas en todo el alero y después vuelve a colocar la cobertura.
En los caballetes de cobertura ocurre lo mismo que en los que están hechos de teja. Si no se instalan correctamente pueden dar problemas de goteras. En las construidas con paneles rígidos, remara la cobertura con una tapa con adhesivo si la anterior estaba deteriorada.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.