Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Reparar y mantener un grifo de fregadero

¿Qué necesitas?

Materiales

  • Juntas de estanqueidad
  • Cartucho de monomando

Herramientas

  • Destornilladores
  • Llaves Allen
  • Llave inglesa
  • Alicates pico de loro
  • Llave de tubo

¿Cómo planificar el proyecto?

Observa bien el grifo y averigua si únicamente es un mantenimiento de limpieza de filtro del rompechorros, de ajustes de apriete o necesitas cambiar alguna junta de estanqueidad. Si es un grifo monomando, tendrás que revisar si falla el cartucho cerámico por si tienes que cambiarlo.

1. Si pierde agua por el tornillo del caño

Paso 1. Prueba primero a ver si solo es que está flojo. Aprieta con una llave inglesa protegiendo el tornillo con un trapo para no estropear el esmalte.

Paso 2. Si sigue perdiendo agua, es probable que le falle la junta de estanqueidad del caño. Cierra las llaves de paso del agua fría y caliente que están debajo del fregadero.

Paso 3. Con una llave inglesa, desmonta el tornillo que une el caño al fregadero.

Paso 4. Limpia la base de la tuerca y sustituye la junta por una nueva del mismo tamaño.

Paso 5. Vuelve a colocar el caño del grifo en su lugar. Enrosca primero con la mano.

Paso 6. Completa el apriete con una llave inglesa, procurando no estropear el esmalte.

Paso 7. Abre de nuevo las llaves de paso y asegúrate de que ya no pierde agua por la junta.

2. El mantenimiento

Paso 1. Desenrosca el dispositivo rompechorros de la cabeza del caño y límpialo con agua y vinagre o con algún producto de limpieza no abrasivo. Colócalo de nuevo o pon uno nuevo si lo ves deteriorado.

Paso 2. Si el grifo se mueve sobre el fregadero es probable que se haya desajustado con el uso. Por debajo del fregadero, debes volver a apretar bien el tornillo o los tornillos de apriete de la pieza que sujeta el grifo por debajo; utiliza una llave de tubo.

Paso 3. Si existen filtraciones desde el fregadero hasta el mueble, puede haberse desajustado la junta de estanqueidad. Para comprobarlo tienes que cerrar las llaves de paso, desenroscar los latiguillos y sacar el grifo. Si está deteriorada, cámbiala y vuelve a montar el grifo con los latiguillos.

Paso 4. Si hay fuga en los latiguillos prueba a solucionarlo apretándolos de nuevo por debajo del fregadero. Tienes que apretar en la tuerca de la base metálica no flexible con una llave inglesa pequeña. Si el latiguillo está defectuoso, debes cambiarlo por otro del mismo tamaño. Puedes hacerlo sin desmontar el grifo si tienes espacio.

Paso 5. La caperuza embellecedora del grifo monomando, si lo tienes en el fregadero, es otra zona que hay que limpiar con frecuencia, pues suele acumular suciedad. Para ello tienes que desmontar el mando del grifo. Quita el embellecedor haciendo palanca con un destornillador.

Paso 6. Desatornilla con la llave Allen la rosca que une el mando con el grifo. Saca el mando, limpia la caperuza y vuelve a colocarla.

Paso 7. Si tienes un grifo monomando y crees que está estropeado el cartucho cerámico, debes desmontar el mando, sacar el cartucho y sustituirlo por uno nuevo idéntico al que has quitado. Ten en cuenta que las tomas de entrada de agua deben coincidir de manera exacta.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.