Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Reparar y pintar paredes

Planificar el trabajo

Revisa las paredes para detectar grietas, desconchones, orificios antiguos de tacos, revoco en mal estado… Antes de pintar hay que tratar todos estos problemas. Si tus paredes están acabadas al gotelé, quizás es el momento indicado para eliminarlo (ver tema “Cómo eliminar el gotelé”), especialmente si quieres pintar de color.
Calcula la superficie que vas a pintar midiendo las paredes, ancho x alto, descontando ventanas y puertas.
Elige el tipo de pintura acrílica: monocapa, satinada, mate... y mira las indicaciones del fabricante en cuanto a su rendimiento que, por lo general, será entre 8 y 13 m2 por litro. Tendrás que dar dos manos como mínimo, excepto en el caso de la pintura monocapa, que, por su espesor, solo requiere una. En Leroy Merlin encontrarás una amplia gama de colores para tu pintura de interior. Además podemos crear el color y tono que más te guste en nuestro centro de color.

Garantiza la viveza de un color con el paso del tiempo

Aplica la primera o incluso segunda mano de color blanco y las siguientes del color elegido.

¿Qué necesitas?

Materiales

  • Pasta reparadora de grietas
  • Imprimación
  • Pintura

Prepara la pared

En Leroy Merlin puedes encontrar pasta tapagrietas en polvo, para preparar con agua, o ya lista para usar. Te recomendamos esta segunda opción, mucho más cómoda.

Herramientas

  • Espátula
  • Rodillos
  • Brochas de recortar
  • Paletinas (brochas planas de diferentes anchos)
  • Removedor de pintura y taladro (opcional)
  • Alargador
  • Cubeta o bandeja para pintura
  • Cinta de carrocero
  • Cinta protectora de papel
  • Plástico protector
  • Trapos para limpieza
  • Escalera doméstica
  • Guantes
  • Protección para la ropa

Consejo de seguridad

Siempre que trabajes con pintura u otros productos químicos es aconsejable que uses guantes para evitar reacciones alérgicas en la piel. Además, si tienes sensibilidad a los productos utilizados, ponte una mascarilla. Igualmente te recomendamos que uses una ropa especial para evitar el contacto de la pintura con la piel, una alternativa son los monos desechables.

Reparar la pared, paso a paso

Paso 1. Vacía las paredes de cuadros y otros elementos, retira los muebles y agrúpalos en el centro de la habitación tapándolos con plástico. Protege también el suelo con plástico, papel o cartones.

Paso 2. Empieza por reparar las grietas. Con el canto de la espátula agranda ligeramente la grieta y raspa para eliminar los trozos de yeso desprendidos. Repásala con una brocha seca para quitar el polvo.

Paso 3. Pulveriza ligeramente agua sobre la grieta y aplica la pasta tapagrietas usando una espátula. Coge pequeñas cantidades de pasta para conseguir pasadas de poco grosor. Es preferible poner varias capas finas que rellenar la grieta de una sola vez. La técnica correcta es: aplicar en perpendicular a la grieta y retirar el exceso de pasta siguiendo la línea de la grieta.

Para eliminar las grietas...

La pasta tapagrietas merma ligeramente de volumen cuando se seca. Si la aplicas en la grieta de una sola vez, como “un pegote”, especialmente si la grieta es grande, puede incluso desprenderse. Coge pequeñas cantidades de pasta y aplícalas en la grieta en forma de finas capas. Así prácticamente no se alterará una vez seca.

Paso 4. Tapa también los orificios de tacos. Puedes optar por sacar el taco o por cortar la cabeza y dejar el resto dentro. Te aconsejamos cortar la cabeza del taco de un golpe seco con una espátula nueva bien afilada y aplicar la pasta encima.

Paso 5. Si el taco no es de naylon y no lo puedes cortar, sácalo introduciendo una alcayata y balanceando y tirando a la vez hasta que salga de su orificio.

Paso 6. Para tapar el agujero del taco, procede de la siguiente manera: moja ligeramente la zona, introduce en el orificio una gasa enrollada untada en pasta tapagrietas y remata aplicando una ligera capa con la espátula.

Paso 7. En ambos casos, grietas u orificios, debes esperar a que la pasta seque antes de continuar. Respeta el tiempo que recomienda el fabricante en el envase del producto.

Paso 8. Una vez seca la pasta, lija por encima con un taco de lija de grano fino. Hazlo suavemente para no dejar marcas. Ponte una mascarilla para no respirar el polvo y limpia con un trapo.

Paso 9. Si, una vez hecho todo lo anterior, tienes dudas del estado general de la pared y piensas que la pintura antigua o el yeso no ofrecerán una buena fijación, aplica una mano de selladora o imprimación.

Grietas recurrentes. Si al poco tiempo de cerrar una grieta ésta vuelve a aparecer, es que tiene movimiento. Asegúrate de que la causa no sea estructural, aunque, por lo general no revisten importancia, ya que suelen provenir de la contracción y dilatación de materiales de una calidad mediocre. Para cerrarlas definitivamente puedes usar una cinta tapagrietas. Es adhesiva, solo tienes que cortar a medida y pegarla encima de la grieta. Después emplastece, deja secar y lija.

Pintar la pared, paso a paso

Paso 1. Pon cinta protectora de papel alrededor de cercos de puertas y ventanas. Tapa con cinta de carrocero los interruptores y enchufes y colócala también en la unión del techo con la pared.

Paso 2. Remueve bien la pintura, para homogeneizar los pigmentos. Si el envase es de 4 o incluso 20 litros, te resultará más fácil si utilizas una varilla removedora adaptada a un taladro.

Paso 3. Moja la brocha de recortar (la reconocerás porque es circular y las cerdas forman una punta) en la pintura, escúrrela bien y perfila las puertas, ventanas, interruptores y enchufes.

Paso 4. Perfila con la misma brocha el encuentro de la pared con el techo y con el suelo, así como con todas las esquinas. Son los lugares a los que el rodillo no accede bien. Usa una escalera de peldaño ancho para llegar a las zonas altas de la pared. Mantén siempre una mano libre para agarrarte a la escalera mientras pintas.

Paso 5. Para pintar el resto de las paredes vamos a usar un rodillo acoplado a un alargador. Te aconsejamos un rodillo de entre 18 y 22 cm de anchura y de grosor medio. La anchura determinará que abarques más o menos superficie, pero si eliges un rodillo demasiado ancho salpicarás más pintura.

Utensilios de pintar

Los rodillos de Leroy Merlin son de mango reutilizable, con lo que solo tienes que comprar los recambios. Lava el mango tras cada uso y lo tendrás siempre perfecto para el siguiente trabajo. Si has pintado con pintura acrílica, usa agua y jabón para la limpieza; si es esmalte sintético tendrás que usar disolvente o aguarrás.

Para aplicar pintura acrílica sobre superficies lisas en el interior de la casa, lo mejor es usar un rodillo de hilo de pelo corto. No se carga en exceso de pintura y permite un acabado muy fino. Pero si tienes dudas, puedes optar por un rodillo universal, te servirá para cualquier superficie y tipo de pintura.

Paso 6. Si lo indica el fabricante, diluye la pintura con agua. Normalmente es un 10% del volumen del envase lo que hay que añadir en agua. Remueve bien. Moja el rodillo directamente en el envase de pintura y escúrrela haciendo varias pasadas sobre la bandeja de pintor o en la rejilla que suelen incluir la mayoría de fabricantes en este tipo de envases.

Paso 7. Aplica el rodillo a la pared, primero en pasadas verticales y luego en pasadas cruzadas en diagonal para extender bien la pintura por toda la superficie. Empieza por la zona alta y ve bajando. Pinta de la misma manera todas las paredes. Si es necesario aplica varias manos.

Pintar lugares especiales

Para pintar lugares más difíciles, como el encuentro entre pared y techo, los ángulos o molduras decorativas, tienes una amplia gama de mini rodillos y esquineros, que te resultarán muy útiles.

Para pintar detrás de los radiadores existen unas brochas en ángulo con el mango muy largo que te permitirán llegar bastante dentro.

Modificar el espacio con el color

Con los colores puedes agrandar o empequeñecer una habitación, subir o bajar los techos o, incluso, convertir en más o menos luminoso un cuarto.

● Espacios pequeños: si tu habitación es demasiado pequeña, puedes lograr que parezca mayor pintándola en colores claros: toda la gama del blanco, los amarillos y los tonos beiges.

● Habitaciones muy grandes: pinta una de las paredes en un tono más oscuro. Parecerá que esa pared “se acerca”, reduciendo visualmente el espacio.

● Falta de luz: elige colores luminosos, puedes atreverte incluso con el amarillo en sus tonos brillantes.

● Techos muy altos o muy bajos: si pintas el techo de un color más claro que las paredes, el efecto será “subir” el techo. Si lo pintas de un color más oscuro “lo acercarás”.

● Exceso de luminosidad: mitígala eligiendo colores que absorban la luz, aunque no demasiado oscuros, como tonos piedra, verde musgo, ocres, rojo inglés.

La cromoterapia

El color que nos rodea nos influye psicológicamente y, a la larga, físicamente. Usando uno u otro tono en tu decoración puedes reforzar aspectos de la personalidad o suavizar conductas. Esto es especialmente interesante en las habitaciones infantiles: puedes ayudar a conciliar el sueño o relajar a tus hijos, simplemente eligiendo un color acertado para su cuarto. Además, con las máquinas tintométricas, te pueden preparar exactamente el tono que deseas en un momento.

● Rojos. Transmiten confianza, son estimulantes y mejoran la circulación de la sangre. Úsalo en el comedor, ya que abre el apetito, o en el recibidor, para inspirar tranquilidad a las visitas.

● Verdes. Son frescos, te conectan con la naturaleza, refuerzan el optimismo pero tienen a la vez un efecto calmante. Ideales para el salón ya que hacen destacar los elementos decorativos de las paredes.

● Azules.Los tonos más intensos de azul transmiten fuerza y seriedad. Los más claros, son los colores más relajantes del círculo cromático. Elígelo para las habitaciones infantiles, especialmente si tus hijos son muy inquietos.

● Naranjas.Elevan el optimismo y son estimulantes, como los rojos, pero además tienen el efecto de “elevar la temperatura” del cuarto. Pinta de naranja o amarillo intenso las habitaciones más frías de la casa.

¿Pintura mate, satinada o brillo?

A la hora de elegir la pintura, independientemente de que sea blanca o de color, la encontrarás en estos tres acabados. Aquí tienes unas pistas para saber cuál debes elegir.

● Mate. Cualquier color de pintura en un acabado mate parece más oscuro, esto es porque absorbe mucho la luz. Su aspecto es más rústico y camufla mejor las imperfecciones en el muro.

● Satinada. A medio camino entre el mate y el brillo. Refleja bastante la luz, pero sin producir brillos. Es luminosa, pero revela más los posibles fallos de la pared.

● Brillo. Refleja absolutamente la luz, por eso brilla. El acabado es poco natural, pero, en colores impactantes puede servir para una decoración muy moderna. Es preferible usarla con moderación, y solo en paredes perfectamente lisas.

Pinturas más saludables

Es muy importante usar pinturas libres de COV o con un índice muy bajo, especialmente en las habitaciones infantiles. Los COV son los compuestos orgánicos volátiles que forman parte generalmente de pinturas, esmaltes y lacas y que pueden ser tóxicos. Es importante, no solo para evitar molestias al aplicarlos, sino también por los posibles efectos adversos a la larga. En Leroy Merlin tienes una amplia gama de pinturas ecológicas que minimizan el uso de estos compuestos.

Efectos decorativos

Distintas marcas ofrecen productos ya preparados para conseguir efectos decorativos: estucados, trapeados, aguadas, texturas rugosas… Pero con la pintura acrílica convencional también puedes conseguir algunos de ellos. El secreto está en que los colores elegidos no contrasten mucho entre sí, es preferible que sean dos tonos del mismo color.

● Esponjado: Sobre la pared pintada de blanco satinado, con una paletina ancha aplica una primera mano de color en pasadas en forma de abanico, sin preocuparte de si se superponen o cruzan. Sobre esta mano y antes de que seque, con una esponja natural, aplica un segundo color. Moja la esponja en la bandeja, presiona para retirar el exceso de pintura y aplica en la pared “tamponando”, a la vez que giras la muñeca en cada aplicación.

● Falso estuco: Al igual que en el efecto anterior, sobre la pared pintada de blanco satinado, con una paletina ancha aplica una primera mano de color en pasadas en forma de abanico, cruzándolas. Sobre esta mano y antes de que seque, con un rodillo pequeño, de unos 6 cm de ancho, aplica el segundo color, en pasadas cortas, firmes y en todas direcciones.

● Estarcido: Se utilizan plantillas troqueladas con distintos motivos a través de las que se aplica la pintura con una brocha especial, de cerdas cortas y apretadas. También se comercializan tampones con los diferentes diseños, que se mojan ligeramente en pintura y se tamponan sobre la pared. Una vez seco, recoge todas las protecciones y tienes tu pared lista para completar con otros elementos decorativos.

Productos relacionados

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.