Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


¿Sabes qué tipo de humedad tiene tu casa?

Si te preguntan cuál puede ser el peor problema al que te puedes enfrentar en tu vivienda seguramente, en primer o segundo lugar, se te ocurren las humedades. Los daños en sótanos, cubiertas, paredes exteriores o garajes atacados directamente por el agua o por la humedad pueden ser importantes si no se atajan a tiempo. Todos tienen solución: unos más sencilla que otros, por lo que es importante que sepas identificar el tipo de humedad y el origen para poner el remedio adecuado.

Los efectos de convivir con la humedad: alergias y asma

Dentro de casa es conveniente que el aire no esté muy seco para evitar irritación en las vías respiratorias de las personas que viven en ella o para que suelos y muebles de madera no se deterioren. Pero se ha demostrado que un exceso de humedad en el hogar está directamente relacionado con las enfermedades asmáticas y con alergias, especialmente en niños, ya que favorece la aparición de colonias de hongos (moho) y bacterias. Si no se resuelven los problemas de humedad, pueden agravar cualquier enfermedad respiratoria.

Los síntomas de un hogar con humedades

Si tu casa tiene alguno de estos síntomas, padece un problema de humedades. Es importante que busques el origen y apliques el remedio correcto. Si tienes dudas después de leer este artículo, consulta a los expertos en tu tienda Leroy Merlin habitual.

• Las ventanas se empañan y chorrean.

• Los azulejos de baño y cocina están frecuentemente húmedos.

• Aparecen manchas grises o negruzcas en algún punto de la pared o techo.

• Se levanta la pintura en puntos concretos del muro.

• Hay manchas de salitre (eflorescencias) en alguna pared.

• Aparecen goteras cuando llueve.

• Alguna parte de las paredes que dan al exterior se humedecen con la lluvia.

• La parte baja de los muros presenta manchas y el mortero se desprende.

• Si vives en una planta baja, aparecen eflorescencias entre las baldosas de suelo.

Capilaridad, filtración, condensación, todas tienen remedio

En la casa puedes encontrar tres tipos de humedades: por capilaridad, por filtración y por condensación. Cada una tiene un origen distinto y se tratan de diferente manera. Además, según la zona de la vivienda es más frecuente un tipo u otro. Te explicamos en qué consiste cada una, para que sepas reconocerlas.


POR CAPILARIDAD

La capilaridad es la capacidad que tienen los líquidos para penetrar y avanzar en los huecos más pequeños, incluso en sentido ascendente, buscando los lugares secos. Los materiales de los muros de la casa son porosos lo que hace que, si en algún punto están en contacto con humedad, esta va a encontrar la manera de invadir las áreas secas.

Dónde se suele producir

Lo más común es que se produzca a través de los cimientos en contacto con el terreno si no están aislados. La humedad del terreno depende del nivel freático, es decir, de las aguas subterráneas de la zona. Si el nivel freático es alto, la humedad está muy cerca de la superficie y, por tanto, de los cimientos de la casa (y a la inversa).

La humedad encuentra en la base de los cimientos un punto de acceso y lo normal es que veas sus efectos en las paredes de sótanos y garajes, pero puede llegar a subir incluso a plantas altas por el interior de los muros, dañando tanto al mortero como al hormigón, ladrillos y cualquier material de obra.

Ocurre lo mismo en el suelo, si vives en una planta baja o tienes un local y no se realizó correctamente el forjado. El agua o la humedad penetran a través de la estructura de la solera y aparecen eflorescencias entre las juntas de las baldosas. Si el suelo está cubierto con baldosas de material poroso, como el granito, pueden también aparecer manchas de humedad en las propias baldosas.


Cómo se evita

Para evitar la capilaridad, tienes que romper esa vía de ascenso del agua con un material impermeabilizante en todo el perímetro de la casa, sobre los cimientos, en la base de los muros.

• En obra nueva: colocando una banda o lámina bituminosa o de material plástico (PVC, polietileno) sobre la que se levantan los muros.

• En rehabilitaciones: inyectando gel impermeabilizante en diferentes puntos en la parte más baja de la pared a la que puedas acceder, bien por el exterior, bien por el interior.

Tienes más información al respecto en el consejo sobre cimientos y muros enterrados a salvo de humedades.

POR CONDENSACIÓN

La humedad por condensación es la más frecuente en los hogares y se produce incluso en los pisos, sea cual sea su altura en el edificio. También es la más sencilla de solucionar. Suele ser estacional, en los meses más fríos, aunque puede ser permanente en hogares con circunstancias particulares.

La condensación se ocasiona por una elevada humedad ambiental en forma de vapor que, al entrar en contacto con materiales fríos, como paredes, ventanas o azulejos se convierte en agua en forma de gotas, que puede incluso chorrear, producir moho, deteriorar los materiales, etc.


Dónde se suele producir

Cualquier estancia de la casa puede sufrir humedad por condensación aunque es más frecuentes en el cuarto de baño y la cocina, donde suele haber más vapor.

También puedes encontrarla en sótanos o buhardillas, que no están bien aislados pero donde hay una temperatura más elevada en el interior. Al contactar el aire húmedo caliente con las paredes frías, se produce agua que se queda en la superficie de estas.

En salones o dormitorios donde se pone la calefacción muy alta y cuyas paredes no están bien aisladas o las ventanas son antiguas.

Cómo se evita

La condensación se evita en gran medida con una buena ventilación. La respiración de las personas o mascotas, las plantas, la calefacción… producen humedad. Basta con ventilar al menos 10 minutos diariamente cada habitación para que se renueve el aire.

Además, los problemas de condensación se evitan con un buen aislamiento de las paredes de la casa que están en contacto directo con el exterior, para evitar la diferencia térmica muy elevada, y con ventanas con rotura de puente térmico.


POR FILTRACIÓN

Como su nombre indica el agua proveniente del exterior o de canalizaciones encuentra una vía de entrada directa al hogar filtrándose, bien a través de los materiales, bien de las estructuras defectuosas.


Dónde se suele producir

Hay que diferenciar entre inundación y filtración. La primera se produce cuando por un hecho puntual, como una rotura de tubería, entra de golpe una gran cantidad de agua. Es fácil en este caso localizar el problema y remediarlo. Por el contrario, las filtraciones pueden producirse muy lentamente y durante mucho tiempo antes de que se haga evidente la humedad. A veces también es más difícil localizar el origen, que puede estar alejado de donde la humedad ha dejado mancha.

Cualquier lugar de la casa puede sufrir una filtración:

• Los techos a causa de pequeñas goteras.

• Paredes interiores por micro fugas en conductos de agua.

• Paredes exteriores por mala impermeabilización de la fachada.

• Sótanos y garajes por ausencia de impermeabilización en sus paredes enterradas.

• Cuartos de baño por deterioro de las juntas de la bañera o ducha y de los azulejos.


Cómo se evita

La mejor manera de evitar filtraciones es mantener en buenas condiciones los materiales y estructuras de la casa:

• Reparar inmediatamente las tejas que se rompan.

• Rellenar las juntas deterioradas en fachadas.

• Instalar ventanas y puertas perfectamente sin dejar ninguna fisura.

• Utilizar los materiales adecuados para hacer empalmes de fontanería.

• Impermeabilizar la fachada de la casa si está expuesta a fuertes lluvias.

Los muros enterrados, por su parte, nunca deben estar en contacto directo con el terreno para evitar que se filtre el agua por ellos. Además, se debe recoger adecuadamente el agua de lluvia y canalizarla hacia un desagüe.

Una vez producida la filtración, lo más importante es localizar el punto por el que entra el agua, repararlo y sanear el material que se haya deteriorado para evitar la proliferación de moho.

Si quieres saber más consulta los apartados sobre cómo prevenir y evitar la humedad en las fachadas, cómo impermeabilizar correctamente una cubierta y cuartos de baño libres de filtraciones y condensación.

A modo de resumen, en este cuadro puedes ver los tipos de humedad, cómo se manifiestan y cuál puede ser, en general, la solución.

Aspecto Tipo de humedad Origen Solución
Por capilaridad
  • • Humedad en el terreno.
  • • Mala cimentación.
  • • En obra nueva: láminas o bandas bituminosas o de PVC en los cimientos.
  • • En rehabilitación: inyecciones de gel impermeabilizante en la base del muro y en las soleras encachado de drenaje (grava del grosor adecuado y láminas impermeabilizantes).
Por condensación
  • • Falta de ventilación.
  • • Humedad ambiental.
  • • Ventilar las estancias.
  • • Colocar deshumidificadores.
  • • Aislar las paredes para evitar diferencias de temperatura.
  • • Ventanas con rotura de puente térmico.
Por filtración
  • • Goteras.
  • • Rotura de tuberías.
  • • Agua de lluvia en fachadas.
  • • Grietas en revestimientos.
  • • Juntas entre azulejos del baño deteriorados.
  • • Reparar las roturas, fisuras y grietas.
  • • Impermeabilizar la fachada.
  • • Recoger y canalizar adecuadamente agua de lluvia.
  • • Rejuntar con pasta impermeable.

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.