Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Súmate al ahorro de agua con soluciones específicas para el jardín y la piscina


Por ti, por el futuro, por el planeta. Una gota menos es un logro. Ahorrar agua está en tu mano y el bien que haces con cada gesto de ahorro es un paso hacia delante. ¿Te imaginas un mundo sin agua? ¡Imposible! No podemos vivir sin ella y el agua es un bien escaso. Por eso ¡cuídalo! Es tu responsabilidad, nuestra responsabilidad, la de todos. Súmate al consumo responsable y al respeto del medio ambiente cada vez que riegues tus plantas y cuides tu jardín. ¿Cómo? Te lo contamos pero es tan sencillo como cuidar el sistema de riego o recuperar el agua de la lluvia para volver a usarla. ¡Aprende con nosotros y ahorra en la factura!

Ahorra agua mientras cuidas tu jardín


¡Qué jardín tan bonito tengo! Seguro que has mirado en más de una ocasión orgulloso tu jardín con ese césped mullido y verde y esas plantas lustrosas. Pero, ¿cuánta agua has gastado para mantenerlo así? ¿Lo has pensado? Es posible que luzca igual de bonito pero con un gasto de agua menor. Estas opciones te ayudan en las tareas en las que entra en juego el agua en el jardín:

Sistemas de riego automático por goteo. Es la solución más respetuosa con el medioambiente para regar con agua todo tipo de cultivos ya sea tu pequeño huerto, como el césped o las plantas. Aunque depende del tipo de plantas que riegues y del clima, se calcula que el riego por goteo ahorra un 40% de agua respecto al riego manual con manguera o regadera y un 60% frente al riego por aspersión.

El riego es gota a gota, localizado en la zona de la raíz, con lo que la evaporación es prácticamente nula ya que además el agua penetra en la tierra y la mancha de humedad que se crea queda protegida del sol por la sombra de la propia planta.

Los programadores permiten gestionar el riego de manera eficiente, siempre que lo adaptes a las necesidades de la planta y a la estación del año. Son dispositivos con los que seleccionas la duración y frecuencia del riego y puedes cambiar los datos de manera sencilla en función de la estación. También es muy útil para programar el riego durante la noche y evitar las pérdidas de agua por evaporación debido al sol y a las altas temperaturas del día.

¿Sabes qué es un detector o sensor de lluvia? Se trata de un accesorio de tu sistema de riego, que lo hace más eficaz. Algunos programadores lo incluyen y, en caso contrario, puedes incorporarlo. El dispositivo exterior cuenta con una bandeja que cuando se llena de agua de lluvia envía una señal al programador de riego para que ese día no se ponga un funcionamiento.

Sistemas de riego por aspersión para el césped. Si decides regar tu césped con este sistema, economizarás agua y dinero. Puedes elegir el horario y el tiempo de riego precisos. La intensidad y frecuencia del riego dependen del tipo de césped, el clima y la naturaleza del suelo. En los meses más cálidos debes regar por la mañana temprado, por la noche o de madrugada para evitar las pérdidas de agua por evaporación y las quemaduras en las hojas de la hierba por el efecto lupa del sol que provocan las gotas de agua. Con este sistema de riego logras un efecto lluvia suave.

Depósitos pluviales. El agua de lluvia está libre de cloro y de cal, de modo que es beneficiosa para las plantas y gratuita. Con los depósitos pluviales podrás almacenarla como se hacía antiguamente con aljibes y cisternas para destinarla al riego del jardín. Este tipo de depósitos son capaces de recuperar entre el 80% y el 90% del agua de lluvia que cae del tejado por los canalones. Hay varios tipos de depósitos, tanto para interior como para exterior y también subterráneos. El agua almacenada, una vez filtrada para eliminar residuos -como hojas secas- se puede utilizar para regar el jardín o bien para la descarga del inodoro o limpieza de la vivienda.

Purificadoras de aguas residuales. Con el uso de depuradoras de aguas residuales es posible recuperar el agua doméstica y de lluvia para el riego. Se trata de un sistema de depósitos encadenados con filtros que decantan y oxigenan el agua. Se utilizan en zonas no conectadas al alcantarillado y en unifamiliares para reciclar el agua usada y así ahorrar. El agua se puede reutilizar para el riego por goteo o se puede infiltrar directamente en el suelo o en una acequia, una vez purificada.

Productos específicos de jardinería para crear una cama de acolchado o mulching en las plantas. Se trata de una capa de corteza de pino, por ejemplo, colocada sobre la tierra. Con ella se ahorra agua ya que conserva la humedad del suelo del jardín, tiestos y jardineras y se limita la evaporación. Así, la necesidad de riego es menor. Además, protege la tierra y los microorganismos que la habitan, aporta nutrientes al ir degradándose e impide la aparición de malas hierbas. La corteza de pino también protege las plantas de las heladas y el calor y regula la temperatura del suelo frente a cambios bruscos.



Ahorrar agua es posible aunque tengas una piscina


Tienes una piscina para disfrutarla en los meses de verano y para pensar en el gasto de agua todo el año. Es posible ahorrar agua y te descubrimos cómo.

Tratamiento de agua para piscinas. Ahorrar agua en la piscina es posible con algunas de estas opciones que te permiten no tener que llenarla cada año, por ejemplo. ¿Cómo? Con alternativas al cloro como el oxígeno activo o la sal, que mantienen el mismo agua durante años con lo que ahorras litros y litros. El oxígeno activo es un desinfectante y con su uso no es necesario renovar el agua durante tres años, con lo que ahorrarás entre 50.000 y 80.000 litros al año. Es inocuo e inodoro y permite obtener una excelente calidad de agua para el baño, ya que no irrita la piel ni los ojos.

El clorador salino es un equipo de desinfección que genera cloro natural a partir de sal y consigue un agua libre de químicos. Mantiene el agua sin cambiarla durante cinco o seis años.

Un pequeño detalle: evita la evaporación que se produce con el calor del sol. Aunque no lo notes día a día, a la larga, el nivel del agua de la piscina desciende y tendrás que rellenarla. Coloca un cobertor de verano durante la época de uso y reducirás la pérdida de agua por evaporación en un 70%. En invierno usa un cobertor específico para esta época y evitarás que el agua se evapore durante la primavera al tiempo que protege de la suciedad.



Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.