Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Intranet

Cómo Hacerlo

Confeccionar cortinas, visillos, bandó y abrazaderas

¿Quieres diseñar tus propias cortinas? Aquí te explicamos cómo hacerlo.




1HERRAMIENTAS
Ocultar

Tijeras

Cinta métrica
2MATERIALES
Ocultar

Tela ligera para visillo

Velcro

Hilo

Tela adecuada para cortina

Tela de forro para cortina
3CORTINAS
Ocultar

Las funciones de las cortinas son múltiples: impiden el paso de la luz, ocultan la vista del exterior, aíslan del frío y son un elemento decorativo fundamental.

A continuación se describe la confección de una cortina fruncida con forro, para colgar en una barra o un riel.

1. Medir el ancho del hueco (ventana o puerta). Añadir a esta medida un mínimo de 15 cm a cada lado. Así se obtiene la medida A que será, a partir de ahora, el ancho de la cortina. Ésta debe ser también la misma medida de la barra o riel donde se va a colgar.

El margen de 15 cm calculado a cada lado del hueco debe aumentarse en función del grueso de la tela, ya que este espacio sirve para recoger la cortina sin que tape el vano.

2. La barra o riel se coloca unos 15 cm por encima del hueco. Medir la altura desde la barra o riel hasta 15 cm por debajo de la ventana, o hasta el suelo en su caso. De esta manera se obtiene la medida B, que será la medida de cada largo de cortina.

Si la cortina se instala dentro del hueco de la ventana, el largo B se medirá desde la barra o riel hasta el alféizar de la ventana.

1. Cada largo de tela se obtiene sumando 35 cm al largo B:

- 15 cm para la confección de la cabecilla (parte superior de la cortina donde se cose la cinta fruncidora).

- 20 cm para el dobladillo del bajo.

2. El ancho total de la tela se obtiene multiplicando el ancho A por el número de veces que recomienda la cinta fruncidora que se elija para la cabecilla (de 2 a 2,5 veces, es lo habitual). A esta cantidad se le suman 9 cm por cada cortina para dobladillos laterales y márgenes de costura. Si se va a utilizar un riel, aumentar a la medida obtenida 6 cm por cada solapamiento.

3. La cantidad de tela necesaria se calcula dividiendo el ancho total de la tela entre el ancho de la pieza de tela que se va a utilizar. Así, se obtiene el número de largos necesarios. La cifra resultante se redondea hacia arriba.

4. Por último, se multiplica el número de largos necesarios por lo que mide cada largo de tela y se obtienen los metros de tela necesarios.

Si la tela elegida tiene dibujos, hay que añadir el rapport (o desperdicio de tela) a estos cálculos y centrar los dibujos antes de cortar los largos de tela correspondientes a cada cortina.

El cálculo de tela para el forro se hace de la misma manera, teniendo en cuenta que el ancho de la tela es 12 cm menos y el largo de la tela 25 cm menos por cada cortina.

Muchas telas están fabricadas para que el ancho de la pieza sea el largo de la cortina. En este caso, simplemente multiplicar el ancho de cortina A por el número de veces que requiera la cinta fruncidora y sumarle 9 cm para dobladillo en cada cortina.

1. Cortar los largos de la tela principal necesarios para cada cortina y unir. Abrir las costuras y planchar.

2. Hacer la misma operación con la tela de forro.

3. Colocar el forro sobre la tela principal, derecho con derecho, de modo que el forro quede 15 cm más bajo que la tela principal. Con esto, quedará un sobrante de 15 cm de tela principal para hacer la cabecilla.

Unir con alfileres los laterales de ambas telas. Como el forro es más estrecho, en la tela principal quedará un pliegue.

4. Coser a máquina ambos laterales, dejando sin coser 20 cm en la parte inferior de cada lado (para luego poder trabajar independientemente los bajos del forro y la tela principal).

5. Volver del derecho y planchar, procurando que por el revés queden los dobladillos de la misma medida.

6. Sujetar con un hilván la parte superior del forro.

7. Con el sobrante de tela principal en la parte superior, hacer un dobladillo doble hacia el revés de la cortina, marcándolo con la plancha.

Como se puede observar en la ilustración, los dobladillos laterales ya están marcados con la plancha. Sujetar con alfileres.

8. Sobre el dobladillo, por la parte del revés de la cortina, colocar con alfileres una cinta fruncidora doblando hacia dentro una pestaña en cada uno de sus extremos.

Previamente se habrán atado los cordones de la cinta en un extremo, dejando libres los del otro para luego fruncir.

Coser la cinta a máquina en todo su contorno. Con esta operación queda acabada la cabecilla.

Existen varios modelos de cinta fruncidora, según el efecto deseado para el frunce: pliegues, lapicero, nido de abeja, triple pliegue...

Además de la cinta fruncidora, hay que adquirir los ganchos correspondientes y, en su caso, las anillas más apropiadas para la barra.

9. Marcar con la plancha un dobladillo doble en el bajo de la tela principal (es decir, un dobladillo a 10 cm y el segundo a 10 cm de éste, envolviendo al primero) y sujetar con alfileres.

10. Coser este dobladillo a mano, realizando las esquinas en inglete.

11. Coser a máquina un dobladillo doble en el bajo del forro, dejando vista una tira de 3 cm de la tela principal. Hacer lo mismo en el dobladillo de los laterales.

12. Coser a mano los 20 cm de forro que estaban sueltos en los laterales y unos 5 cm del bajo en cada lateral. El resto del bajo queda suelto para que no quede tirante

13. Planchar.

14. Fruncir hasta obtener el ancho de la cortina.

15.Enrollar los cordones sobrantes de la cinta fruncidora y sujetar por el revés con unas puntadas o un imperdible, con el fin de poder volver a extender la cortina para su limpieza y planchado.
4VISILLOS
Ocultar

La función de los visillos es impedir la vista de la habitación desde el exterior permitiendo que entre la luz.

La toma de medidas se realiza igual que en las cortinas, con la salvedad de que si se ponen visillos y cortinas éstas deben sobresalir unos 6 cm por cada lado.

Si la tela de visillo se ha adquirido con el bajo ya rematado, simplemente hay que multiplicar el ancho de visillo (A) por el número de veces que recomiende la cinta fruncidora elegida y sumarle 12 cm para dobladillo en cada visillo.

En caso contrario, el cálculo es idéntico al de las cortinas.

1. Marcar con la plancha un dobladillo doble de 3 cm en cada lateral y sujetar con alfileres.

2. Coser estos dobladillos laterales.

3. Marcar un dobladillo doble de 7.5 cm en la parte superior y, a continuación, colocar y coser la cinta fruncidora del mismo modo que en las cortinas.

4. Planchar.

Además de los pasos anteriores, es necesario coser un dobladillo doble de 10 cm en el bajo.
5BANDÓ
Ocultar

La función del bandó es ocultar los rieles u otro sistema de sujeción que no deba verse.

Se puede realizar un bandó siguiendo los mismos pasos que para la confección de la cortina, con la única diferencia de que el largo del bandó viene a ser un 20 o un 25 % del largo de cortina. Si se hace así, el dobladillo del bajo debe tener unos 3 cm.

Otra de las múltiples posibilidades, es confeccionar un bandó semirígido con el borde inferior de formas recortadas, como el que se describe a continuación.

1. El ancho de bandó será igual al ancho de cortina (A), teniendo en cuenta que debe sobresalir de esta medida unos 6 cm por cada lado. Además, lo más habitual es que el bandó lleve vuelta a ambos lados de la cortina, luego el ancho de bandó será:

A + 12 cm (dobladillos) + dos vueltas

2. El largo de bandó será un 20 o 25 % del largo de cortina.

Se necesita una tira del ancho de bandó x largo de bandó + 2 cm de margen alrededor, cortada en el mismo sentido que las cortinas.

Si la tira no sale del ancho de la pieza, cortar una pieza de tela central y dos laterales simétricas y coser, teniendo especial cuidado en casar los dibujos, pues en un bandó las costuras son muy evidentes.

Cortar una tira del ancho de bandó x largo de bandó + 0,75 cm de margen alrededor.

Cortar una tira del ancho de bandó x largo de bandó.

1. Realizar una plantilla del bandó acabado y cortar una pieza de bucarán con el mismo tamaño y la misma forma.

2. Cortar a continuación el forro con la forma de la plantilla, añadiendo alrededor un margen de 0,75 cm para la costura.

3. Cortar también la tela principal con la forma de la plantilla, pero añadiendo alrededor un margen de 2 cm.

4. Planchar.

5. Colocar el bucarán bien centrado sobre el revés de la tela principal, dejando alrededor el margen de 2 cm. Si el bucarán es adhesivo, pegarlo con la plancha. De lo contrario, coserlo con varias cadenetas verticales, procurando que las puntadas no se vean por el derecho.

6. Coser a mano el margen de tela al bucarán por el revés, usando una aguja gruesa y dedal, pues el bucarán es bastante duro. Es preciso ir cortando piquetes en la tela para adaptarla a la forma del borde y realizar ingletes en las esquinas.

7. Coser a todo lo largo del borde superior del forro una tira de velcro (sólo la parte no adhesiva, la más suave) situándolo a 1,5 cm del borde.

Esta tira de velcro servirá para colocar el bandó en su soporte cuando esté acabado. La otra cara del velcro habrá que fijarla, por tanto, en dicho soporte.

8. Coser a mano el forro a la tela principal (el revés del forro contra el bucarán) y a unos 0,5 cm del borde del bandó.
6ABRAZADERAS
Ocultar

La función de las abrazaderas es recoger las cortinas a los lados de la ventana para que entre la luz.

A continuación se describe la confección de una abrazadera con forma de gajo de naranja.

El tamaño de las abrazaderas debe ser proporcionado al tamaño del cortinaje. Como orientación, es aconsejable que midan aproximadamente un 30 % del ancho de cortina y que tengan una altura de 10 o 12 cm, como mínimo.

Se necesitan dos tiras de tela principal por cada cortina, más un margen de costura de 1,5 cm alrededor. La tira de tela que queda en el interior, se puede sustituir por tela de forro.

Conviene cortar la tela de las abrazaderas en el mismo sentido que la de las cortinas, sobre todo si la tela es estampada.

1. Realizar una plantilla de papel con la forma de medio gajo.

2. Utilizando la plantilla y con la tela doblada sobre el derecho, cortar dos piezas de la tela principal.

3. Con la plancha, pegar la entretela al revés de una de las piezas y recortar.

4. Juntar ambas piezas derecho con derecho y sujetar con alfileres (la entretela queda por fuera).

5. Coser todo alrededor a 1 cm del borde, dejando una abertura para dar la vuelta.

6. Volver del derecho y coser a mano la abertura con puntadas invisibles.

7. Planchar.

8. Coser las dos arandelas que sirven para sujetar la abrazadera al alzapaños de la pared.

Como se puede ver en la ilustración, una se cose en el borde del extremo de la abrazadera que va junto a la pared y la otra a 2 cm del otro extremo, en el lado interior, para que quede oculta.
7TRUCOS Y CONSEJOS
Ocultar

- La cabecilla de las cortinas resulta más elegante realizando los pliegues a mano, pues así no se ven los pespuntes por el derecho.

- Las costuras de los visillos también quedan mejor realizadas a mano.

- Si se utiliza una tela muy fina para visillos y se cose a máquina, conviene poner un papel de seda sobre la tela y coser sobre el papel. De esta forma, las costuras no quedan tirantes.

- Para confeccionar el bandó semirígido, puede emplearse una entretela en lugar de bucarán. La entretela se pega por el revés de la tela principal y se intercala después una capa de tarlatana entre la entretela y el forro. La tarlatana sirve para darle cuerpo al bandó, pues se trata de un tejido engomado que tiene los hilos muy espaciados, formando un enrejado.

- Existe en el mercado friselina adhesiva para bandó, que ya viene con varios patrones dibujados, con lo cual sólo hace falta plancharla a la tela; coser el velcro y rematar con un vivo, un fleco, unos madroños, etc.

- Las abrazaderas quedan más realzadas si se les inserta un vivo en los bordes (ver ficha consejo "Confección de funda para cojín y falda para mesa camilla").

- Existen abrazaderas ya confeccionadas a base de cordones y borlas que se adaptan muy bien en los ambientes clásicos.

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Las novedades sobre ideas y consejos en tu email


Guías de producto relacionadas
¡Síguenos!
En Leroy Merlin siempre estamos compartiendo oportunidades que no querrás perderte
Leroy Merlin para iPhone / iPad
Descubre nuestras Apps. Más info
Leroy Merlin para iPhone / iPad
Leroy Merlin en Youtube
Leroy Merlin en tu mail
He leído y acepto las condiciones de uso.

Precio orientativo variable según tiendas y válido para Península.
La disponibilidad de productos es orientativa, puede sufrir variaciones en tienda.

una empresa de

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.