Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo elegir climatizadores evaporativos

La función de los climatizadores evaporativos es refrigerar una estancia utilizando agua para enfriar el aire. Son aparatos portátiles y fácilmente manejables. Existen modelos recomendados para colocar en el interior y otros para poder utilizarlos también en el exterior. 

Las claves

  • Imprescindible una buena ventilación. Los climatizadores evaporativos se deben usar en habitaciones con las puertas y ventanas abiertas para renovar el aire, no acumular humedad y ser eficientes.
  • Hay que llenar el depósito de agua para que se produzca el proceso de evaporización.
  • Cuanto más calor y menor humedad hay en el ambiente, más consiguen reducir la temperatura los climatizadores evaporativos.

Lo primero que hay que tener en consideración es que un climatizador evaporativo no es un aire acondicionado. Los climatizadores son sistemas de enfriamiento de aire por evaporación, es decir, que enfrían la temperatura del aire por medio de agua al llevar incorporado un depósito de agua y hielo.

El aparato de climatización absorbe el aire de la habitación y pasa por un filtro húmedo que lo convierte en aire fresco que es expulsado a la estancia a través de un ventilador.

Proceso interno de un climatizador evaporativo

Ventajas

Entre las ventajas de los climatizadores destacan:

- Son portátiles, fácilmente manejables y, por tanto, no requieren instalaciones ni obras.

- El consumo es menor que el del aire acondicionado (pueden llegar a ahorrar hasta un 80% de energía respecto al uso de aire acondicionado). El gasto oscila entre los 60 y los 180 vatios según el modelo. Su precio es también menor que el del aire acondicionado. 

- No utiliza gases refrigerantes.

- Además los climatizadores mantienen una humedad relativa muy confortable en el ambiente.

- Elimina la electricidad estática del ambiente.

- Renueva el aire interior por un aire más limpio, fresco y filtrado, evitando humos y olores.

¿Dónde colocarlo?

Los climatizadores evaporativos son aconsejables para las casas que soportan un clima seco y caliente. Está contraindicado en aquellos lugares donde haya mucha humedad. De hecho, hay que ventilar la estancia con frecuencia para evitar condensaciones de humedad y para que el climatizador pueda enfriar el aire nuevo repetidamente.

Esa ventilación continua de la estancia permite expulsar el aire caliente y viciado y evita la entrada de polvo procedente del exterior.

- En climas secos pueden llegar a bajar la temperatura entre 10 y 12 grados.

- En climas húmedos, entre 5 y 7 grados.

En este sentido, cuanto más seco sea el ambiente, mayor será el enfriamiento y, por tanto, mayor el consumo de agua también.

El criterio que debes tener en cuenta al elegir un climatizador evaporativo es si lo necesitas para usar en el interior o en el exterior de la casa y los metros cuadrados a climatizar.

- Para una estancia de entre 10 y 15 m² hace falta un climatizador de 100 w.

- Para una estancia de 20 m² (como puede ser un salón) es suficiente con un climatizador de 150 w.

- En el caso de climatizar el exterior se necesita un aparato con mayor potencia y un enchufe a donde conectarlo. Algunos modelos permiten acoplar directamente una manguera para renovar el agua.

Es necesario realizar una revisión, limpieza y desinfección anual del depósito de agua. Se recomienda, además, un último examen del aparato al terminar la temporada de uso.

Puedes consultar tus dudas sobre climatizadores evaporativos en la Comunidad de Leroy Merlin. Comparte tus preguntas en el foro y te ayudaremos a resolverlas encantados.
Subir

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.