Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Mejora el aire de tu casa

Los humidificadores y los deshumidificadores se encargan de regular el aire en las casas. Su objetivo es contrarrestar los efectos del ambiente seco o del húmedo aumentando (humidificadores) o reduciendo (deshumidificadores) los niveles de humedad hasta conseguir el máximo confort, facilitar la respiración y evitar problemas de salud y estéticos en el hogar. Por su parte, los purificadores mejoran la calidad del aire y consiguen un ambiente más puro en casa.

Las claves

  • Estos tres tipos de pequeños electrodomésticos son útiles para normalizar los niveles de humedad y para mejorar la calidad del aire. Su uso es especialmente beneficioso en viviendas con niños, personas mayores o con problemas respiratorios y alergias.
  • La humedad puede variar la sensación térmica de la casa provocando que se tenga más frío o más calor. El uso de humidificadores o deshumidificadores permite regular esa percepción.
  • Hay que tener en cuenta el espacio que se quiere humidificar, deshumidificar o purificar, el nivel sonoro de estos aparatos, y el gasto energético de cada modelo.

1. ¿QUÉ APARATO UTILIZO? Características de cada tipo

¿Qué son?

- Los humidificadores se utilizan para contrarrestar los altos niveles de sequedad que, a veces, hay en las viviendas, debido a las condiciones climatológicas (verano, invierno), en lugares con poca ventilación o donde se usa calefacción que reseca el aire. De este modo se consigue combatir el ambiente demasiado seco y los problemas respiratorios que acarrea como alergias, sequedad de piel y ojos…

- Los deshumificadores sirven para regular el exceso de humedad en una habitación. Usar uno en estancias húmedas permite tanto ahorrar en consumo de calefacción como mejorar los niveles de confort de la propia habitación. El tipo de deshumidificador que necesitas depende de la superficie de la habitación donde lo vayas a poner y de su capacidad de deshumidificación.

- Los purificadores o depuradores de aire eliminan las partículas que están en el aire: los ácaros, el polen… Además, previenen la aparición de moho lo que contribuye a evitar reacciones alérgicas mejorando, de este modo, la calidad del ambiente. Otra de sus ventajas es la neutralización de los malos olores. Su uso es especialmente recomendable para personas con asma, alergias, dermatitis atópica, etc.

Cualquiera de estos tres tipos de dispositivos son portátiles y no requieren instalación.

Los problemas del aire seco o demasiado húmedo

 Lo recomendable es que una habitación tenga un nivel de humedad entre un 40% y 60%. Si no llega o se excede de esos niveles conviene utilizar estos dispositivos.

- Un aire seco puede acarrear, en primer lugar, problemas de salud al dificultar la respiración, resecar la piel, los ojos, provocar faringitis…, pero también desperfectos en suelos de parqué y muebles de madera, hacer que se desprenda la pintura, el papel pintado, grietas en las paredes.. Asimismo, el aire seco genera electricidad estática que puede dañar ordenadores y equipos electrónicos.

- El aire demasiado húmedo agudiza problemas de salud (asma, artritis, alergias, resfriados, dolencias óseas), facilita la proliferación de moho y la aparición de ácaros del polvo y otras plagas.

¿Cómo funciona?

- Los humidificadores tienen un depósito de agua que se encarga de humidificar el ambiente de una estancia. La capacidad de ese depósito determinará el tamaño de la habitación que puede humidificar y el tiempo que tardará en llenarse. Como ejemplo, calcula un litro de depósito por cada 10 m2.

- Los deshumidificadores tienen un depósito para captar el agua que hay en el ambiente. A la hora de elegir un modelo hay que tener en cuenta la capacidad del depósito y la potencia (los tipos de deshumidificadores existentes tienen una capacidad de deshumidificación de entre 10 litros y 30 l).También es clave el clima de la zona geográfica donde esté la vivienda.

- La elección de los purificadores depende de la potencia del aparato: existen purificadores con poca potencia para usar en el coche y otros que son capaces de purificar habitación de hasta 40 m2.

Funcionamiento de un humidificador.

¿Cuánta energía consumen?

El consumo de los humidificadores y los deshumificadores depende del modelo, pero en líneas generales un humidificador con una autonomía aproximada de 8 horas tiene un consumo energético de 35 W. En el caso de los deshumidificadores para consumo doméstico consumen entre 200 y 400 W (similar a las neveras).

Los purificadores de aire consumen muy poca energía (unos 10 W a velocidad lenta) y pueden estar funcionando las 24 horas del día. Dependerá del modelo pero, en general, cuanto más rápido pueda limpiar el aire, más energía utilizará.

¿Qué extras pueden tener?

Este tipo de dispositivos pueden tener múltiples complementos dependiendo del modelo. Pueden tener un termostato para controlar la humedad, sistema para poder programar el aparato automáticamente, varias velocidades de humidificar o deshumidificar, apagado automático cuando se llegue a una temperatura determinada, sistema anticongelante, etc.

2. HUMIDIFICADORES

Tipos de humidificadores

1. Humidificador de vapor caliente o por ebullición. En este caso el dispositivo calienta el agua, hace que hierva y libera la humedad. El agua al hervir tiene un efecto esterilizante e impide el origen de bacterias. Hay que limpiarlos regularmente para evitar la acumulación de cal. Estos modelos desprenden algo de ruido y tienen el riesgo de provocar quemaduras.

2. Humidificador de vapor frío. Aportan a la estancia un aire más fresco. Al contener agua fría se reducen los riesgos de accidente en el hogar, aunque hay que limpiarlos diariamente porque no elimina las bacterias como sí hace el agua caliente.

A su vez hay dos modelos:

          Evaporativos. Se trata de un depósito de agua fría que evapora el líquido. A su vez el ventilador interior que lleva se encarga de liberar la humedad. Con este tipo de humidificadores no es posible regular el nivel de humedad. Son los más económicos aunque el ventilador puede hacer algo de ruido y hay que mantener limpios los filtros.

          Ultrasónicos. El agua es golpeada por sonidos de alta frecuencia y esas vibraciones producen vapor frío. Entre sus ventajas destacan la posibilidad de regular el nivel de humedad y el consumo mínimo de energía. Son silenciosos (al no llevar ventilador interno) y de fácil mantenimiento (ya que no necesita filtros).

Diferentes modelos de humidificadores.

3. DESHUMIDIFICADORES

Tipos de deshumidificadores

Se pueden catalogar los distintos tipos de deshumidificadores según el método para deshidratar el aire. De esta manera se clasifican en dispositivos con compresor o sin él.

Con compresor o refrigerante: El deshumidificador aspira el aire de la habitación mediante un ventilador, lo filtra y lo dirige a un evaporador que está frío gracias al funcionamiento de un compresor (que comprime gas refrigerante). El agua que se extrae puede quedarse acumulada en un depósito que habrá que vaciar o directamente ir a un desagüe. Ese aire (ya separado del agua) pasa por un condensador que vuelve el aire en más cálido porque se ha eliminado la humedad y lo expulsa a la estancia. Son los más comunes a nivel doméstico.

Sin compresor o desecantes: No tiene ni compresor ni refrigerante. El aire se procesa en el dispositivo de tal manera que el deshumidificador seca el agua del aire con un gel de sílice que absorbe el agua. Se recomienda para espacios muy fríos (por debajo de los 10 grados). Su uso suele ser industrial.

4. PURIFICADORES

Tipos de purificadores

Por filtros: Los filtros atraen las partículas del aire eliminándolas del ambiente. El aire pasa primero por un filtro que atrapa las partículas más grandes. Después, entran en acción los filtros de HEPA (de alta potencia), eficaces contra partículas diminutas como esporas de moho, polvo, polen, humo de tabaco... De este modo se alarga la vida útil del filtro de HEPA, que puede extenderse hasta los cinco años, en función del uso. Los filtros no generan ozono ni elementos perjudiciales. Necesitan una limpieza habitual.

Por irradiación o iónicos: Este tipo de purificadores generan un campo eléctrico que hace que se mezcle con las partículas del ambiente y éstas caigan al suelo liberando el aire cargado. Eliminan humo, polvo y malos olores. La clave de estos modelos está en verificar el nivel de ozono que generan los ionizadores, ya que si excede el aceptable pueden causar daños en la salud. No llevan filtros.

Por carbón activo: Son muy absorbentes. Ideales para retener contaminantes gaseosos, humo, productos químicos, gases y olores nocivos. No es tan eficaz en la lucha contra los agentes alérgenos y los microorganismos. Es necesario usarlo con otro filtro que retenga las partículas de mayor tamaño como los filtros HEPA.

Con luz ultravioleta (UV): Esterilizan los microbios, virus y bacterias evitando su reproducción. No son eficaces con olores nocivos y vapores químicos.

5. LIMPIEZA Y MANTENIMIENTO

Hay que limpiar los depósitos de estos aparatos periódicamente para evitar la proliferación y contagio de bacterias. Para ello es necesario usar agua del grifo y algún producto de limpieza siguiendo las indicaciones del fabricante.

Si lleva filtros hay que limpiarlos con agua cotidianamente (mínimo una vez cada dos semana, aunque puede ser cada menos tiempo en función del uso dado al humidificador). Tienen que estar secos para volver a colocarlos.

Se recomienda cambiar el agua de los humidificadores diariamente o quitar el agua del depósito en el caso de los deshumidificadores.

Hay que prestar atención a las paredes ya que el exceso de vapor desprendido por los dispositivos puede provocar moho en superficies frías.

Se pueden combinar con aromas, pero ten cuidado con su uso si hay niños o personas con problemas respiratorios.

Para cualquier duda sobre humificadores, deshumificadores y purificadores entra en la Comunidad de Leroy Merlin. Compártela en el foro y te ayudaremos a resolverla.
Subir

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.