Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo elegir detectores de humo y gas

Los sensores de humo y gas son equipos muy útiles para prevenir problemas en el hogar. Permiten advertir cualquier escape que pueda producirse,  o detectar el humo advirtiendo de un posible incendio. Los detectores de gas, pueden identificar varios tipos (butano, metano o natural) así como emisiones que alcancen niveles peligrosos por lo que, si estás pensando en instalar uno, será una herramienta muy útil para tu tranquilidad.  

Los detectores de humo ópticos

Es un equipo de seguridad que emite una señal cuando detecta un nivel anormal de humo en el aire. Se llaman ópticos porque incorporan una lente que detecta el humo visible, bien por el oscurecimiento del aire o bien por su dispersión. De esta forma, puedes encontrar dos tipos:

1. Los de rayo infrarrojo están compuestos por un dispositivo emisor y otro receptor. Cuando se oscurece el espacio entre ellos debido al humo, el receptor recibe una fracción muy reducida de luz del emisor, lo que provoca que se active la alarma.

2. De tipo puntual, en los que emisor y receptor están alojados en la misma cámara pero separados por una pantalla. Esto quiere decir que cuando entra humo en la cámara, refracta el haz de luz hacia el receptor y se activa la alarma.
 

Características

Estos aparatos tienen una instalación fija en el techo, lugar en el que su rendimiento es más eficiente puesto que el humo tiende siempre a subir. 

La alarma que emite este tipo de detectores es acústica. Cuando confirman la presencia de humo en un espacio emiten una señal sonora que advierte rápidamente de un posible peligro.
Los detectores domésticos suelen funcionar con pilas alcalinas, aunque también pueden ir conectados al sistema eléctrico. Incluso, en las llamadas casas inteligentes, se conecta al sistema central de domótica.
Los que funcionan con pilas al tener el peligro añadido de dejar de funcionar cuando se agotan, suelen emitir una señal que advierte de que las pilas se están gastando.  
Suelen incorporar una bombilla que indica su funcionamiento mientras permanece encendida. Los últimos modelos incluyen bombillas tipo LED, más eficientes y de una duración muy superior a las normales. 
Si quieres conseguir mayor efectividad es recomendable que instales uno en cada habitación de la casa, o bien en aquellas en las que quieras una mayor vigilancia o precaución.  
Los tamaños varían en función del modelo y dispones de muchas clases para que pasen desapercibidos en los lugares que decidas para instalarlos.
 

Recomendaciones para mantener tu detector de humo

El mantenimiento de estos equipos es sencillo. Solo tendrás que seguir algunas recomendaciones para que funcione siempre a punto.

En primer lugar, revisa las pilas de tu detector de humo cada 6 meses como máximo. Aunque el aparato advierte con una señal que a la pila se le ha agotado la batería, no está de más que vigiles de vez en cuando que está cargada.
Los detectores deben limpiarse de forma periódica, ya que pueden acumular polvo, residuos e incluso pelo en su cámara. Si no elimina esta suciedad, puede provocar que salte la señal acústica sin motivo. 
Es importante que tengas en cuenta la normativa europea para este tipo de productos. Asegúrate de que tiene el certificado EN 54 de Sistemas de Detección y Alarma de Incendios. Es obligatorio cumplir esta norma para comercializar detectores de incendios y el certificado debe renovarse anualmente. 
 

¿Dónde colocar tu detector de humo?

Si tu casa tiene más de una planta, es recomendable instalar un detector en cada piso. Es recomendable situarlo en la sala de estar o comedor, cerca de la cocina y en pasillos y rellanos. De esta forma puedes asegurarte de que la señal acústica es audible desde todas las habitaciones de tu hogar. No obstante, instalar detectores de humo también en las vías de salida de la casa es muy útil en caso de incendio,  porque podrás orientarte sobre la ruta despejada para salir. 

Para evitar que la alarma se dispare sin motivo procura evitar la instalación de estos aparatos en zonas en las que se genera vapor, como el baño o la cocina. Ponerlo demasiado cerca de radiadores, calefactores o aberturas de ventilación le restará eficacia al detector porque pueden disipar las primeras señales de humo que se generan. Procura también, situarlo al menos a 30 centímetros de las lámparas, ya que el calor que generan favorecerá la aparición de partículas que ensucian el detector.
 

Los detectores de gas

Se trata de un aparato que detecta la presencia de gas en el ambiente y, cuando detecta entre una concentración elevada en el aire, activa una alarma visual o sonora.  Algunos permiten incluso la conexión al sistema de gas para desactivarlo automáticamente cuando los niveles son más altos de lo normal.  Son un equipo de seguridad muy útil para mantener la tranquilidad ante posibles fugas.

Características

Son aparatos que funcionan conectados a la red eléctrica y su instalación es fija. Se colocan en el techo, al igual que los detectores de humo, porque es el lugar más efectivo para que trabajen al mejor rendimiento.  

Pueden detectar varios tipos de gases, como metano, propano o butano. Si la concentración de gas en el ambiente se halla entre el 3% y el 20%, la alarma se disparará. Cuando la concentración de gas alcanza el nivel de riesgo el dispositivo activa una alarma y un LED que te alertarán del peligro.
Algunos modelos también detectan la presencia anormal de monóxido de carbono en el aire, lo cual te resultará muy útil para detectar la mala combustión si tienes estufas de leña, gas, chimeneas etc. 
En función del modelo, varían las dimensiones y el diseño. Son aparatos bastante discretos, así que puedes hacer que pasen desapercibidos en tu hogar. 
 

¿Qué hacer en caso de que salte la alarma del detector de humo?

Si salta la alarma del detector de humo, lo primero que debes hacer es llamar a los bomberos o al servicio de emergencias

Siempre que no pongas en riesgo  tu seguridad, intenta cerrar las puertas de la habitación en la que haya fuego.
No abras nunca una puerta cerrada en la que notes calor, podría haber fuego en la habitación y al abrir la puerta corres el riesgo de sufrir quemaduras.
Empapa con agua un paño o toalla y cúbrete la nariz y la boca para evitar inhalar humo.
Lo más sensato es agacharse en el suelo, porque la temperatura es más baja y los gases tóxicos y el humo tienden siempre a subir.
 
Subir

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.