Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo elegir baterías y cargadores

Las herramientas a batería son muy prácticas porque te permiten tener autonomía de movimientos y trabajar en lugares donde no tienes electricidad. Es recomendable contar siempre con, al menos, una batería de repuesto y su correspondiente cargador para asegurarte de que puedes seguir trabajando en aquellas tareas que te pueden llevar más tiempo.


¿Cómo funciona una batería?

Una batería es un dispositivo que acumula energía proveniente de la red eléctrica o de otra fuente, para utilizarla cuando es necesario. La batería, por tanto, es capaz de recibir energía eléctrica, guardar energía eléctrica y emitirla posteriormente.


Fíjate en estos puntos antes de comprar

No todas las baterías sirven para todas las herramientas. Incluso en la gama de un mismo fabricante, dependiendo de las características de la máquina, requerirá una batería u otra; aunque también hay baterías compatibles para distintas herramientas.

Hay aspectos que debes tener en cuenta para elegir la correcta.



Baterías originales

Compra siempre baterías originales. No tendrás riesgos de sobrecalentamiento y su vida útil será más larga.


La tensión

Se mide en voltios (V) y es la cantidad de corriente que puede entrar en la batería. A mayor cantidad de voltios, mayor capacidad de trabajo.

Además, con mayor voltaje será necesario menos tiempo de carga de la batería. Como la corriente de la red eléctrica tiene una tensión de 220-230 V, para cargar una batería se necesita “disminuir” esa tensión. Esta es la función del cargador que, a la vez, actúa como transformador. 

Las baterías más comunes para utilizarlas con herramientas de bricolaje, tienen tensiones de 7, 9,12, 14, 14,4 y 18 voltios.


La capacidad

Se mide en amperios por hora (Ah) y es la cantidad de energía que puede acumular una batería y, por tanto, la cantidad de electricidad que puede proporcionar por cada hora de trabajo. Por ejemplo, una batería de 2 Ah es capaz de proporcionar 2 amperios (A) por cada hora de trabajo. Las baterías para las herramientas no profesionales suelen ofrecer entre 1,5 y 6 Ah.


La tecnología

Al igual que las pilas, las baterías realizan unos procesos químicos en su interior con determinados elementos que les confieren características concretas:

• Níquel-cadmio (Ni-Cd): este tipo de baterías admite continuas cargas y descarga completas, pero su capacidad de almacenaje es menor. No sufren sobrecargas, es decir, si está colocada en el cargador y ya ha cargado al 100% no es necesario retirarla; por el contrario, sufre el famoso “efecto memoria”.

• Níquel hidruro metálico (Ni-MH): su efecto memoria es bajo pero no resiste bien el frío, con temperaturas muy bajas puede reducir su capacidad de trabajo.

• Iones de litio (Li-ion): prácticamente no sufren de efecto memoria; las puedes poner a cargar aunque no estén descargadas sin temor a reducir su vida útil. Es más, algunas baterías de litio (litio-plomo) no es conveniente que se descarguen del todo por lo que suelen llevar un indicador del estado de carga, que avisa antes de aproximarse al 0%.



¿Qué es el efecto memoria y cómo evitarlo?

Cuando una batería se pone a cargar antes de que se haya descargado por completo, por un calentamiento excesivo se produce en su interior una reacción química que origina unos cristales que reducen su capacidad de almacenamiento. Para evitarlo, basta con que una de cada tres o cuatro descargas y su posterior carga sean completas.


Consejos para alargar la vida de la batería

Hay que tener en cuenta que, por muy buena que sea una batería, los usos van deteriorándola hasta llegar un punto en que dejará de cargar y de funcionar. No obstante, que esta vida útil sea más o menos larga, depende en parte del uso y mantenimiento que hagas de ella.

• Retira la batería de la herramienta cuando no vayas a usar esta: el hecho de dejarla puesta hará que vaya perdiendo carga lentamente.

• No la guardes en un lugar con temperatura muy elevada: por encima de los 25ºC puede empezar a perder capacidad.

• Si no vas a usarla durante bastante tiempo, descárgala hasta la mitad antes de guardarla.

• Cada tres o cuatro usos, descarga por completo la batería y vuelve a cargarla.


¿Cómo actúa un cargador?

La función de un cargador es proporcionar a la batería la energía eléctrica que precisa, para lo que, previamente, transforma la tensión de la red eléctrica hasta el voltaje que admite la batería.

Cuando la batería está cargándose, el indicativo luminoso es rojo; cuando la carga se ha completado, se enciende el indicativo verde. Para evitar sobrecargas y calentamientos, es conveniente retirar siempre la batería del cargador cuando se enciende la luz verde.

Hay cargadores que ofrecen una función de “carga rápida”, para acelerar el tiempo de cargado de la batería. Es conveniente recurrir a esta función solo ocasionalmente y siempre que se pueda cargar las baterías usando el tiempo de carga habitual.

Aunque hay cargadores universales, te aconsejamos que uses siempre el cargador adecuado a tu batería. Es la manera de garantizar una larga vida útil a ambos.


Si tienes alguna consulta sobre tus herramientas eléctricas, no dudes en acceder al foro de bricolaje que pone a tu disposición Leroy Merlin a través de la Comunidad. 


Subir

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.