Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo elegir martillo perforador

Los martillos perforadores o martillos electroneumáticos son herramientas eléctricas para trabajos de construcción y reformas, que son capaces de actuar como perforadores de gran potencia pero también como cinceladores; es decir, tienen la capacidad de perforar y también de romper y levantar materiales duros.


¿Cuáles son sus usos?

Dependiendo de la potencia de la máquina, podrás abarcar más o menos trabajos, pero, en general, con un martillo perforador puedes acometer tareas de perforado que un taladro convencional no puede llevar a cabo y tareas de martillo eléctrico. Por ejemplo  las siguientes:

● Levantar azulejos de la pared y baldosas del suelo.

● Picar pavimentos para renovarlos.

● Perforar en materiales muy duros, como el hormigón, para colocar grandes anclajes.

● Picar paredes para tirarlas.


CONSEJO DE SEGURIDAD

Cuando trabajes con esta máquina, te recomendamos que uses gafas protectoras y mascarilla para evitar aspirar polvo. Y te vendrán bien guantes, casco y protección para los oídos si vas a hacer trabajos de demolición.


¿Cómo funciona?

Los martillos perforadores son herramientas de alimentación eléctrica, bien con cable directamente de la red o con batería, que generan dos tipos de movimiento:

● Giratorio: es un movimiento mecánico, mediante el que el motor, por medio de unos engranajes y dientes transmite mueve las brocas.

● De percusión: es un movimiento de golpeteo impulsado por un pistón neumático que permite ejercer una elevada fuerza de impacto.

Las brocas de estas herramientas combinan los dos movimientos a la vez, con lo que son capaces de perforar materiales duros con un menor esfuerzo.

Pero además, muchos de los martillos perforadores que vas a encontrar en las tiendas te permiten también:


● Cincelado: suprimiendo el movimiento giratorio, se evita perforar en los materiales, y ajustando la percusión puede realizar la función de cincel. Para el cincelado debes sustituir la broca por un cincel o pala.

● Taladrado: algunos modelos permiten taladrar sin percusión, para trabajos sencillos en el hogar. En este caso debes sustituir el portabrocas SDS que llevan los martillos perforadores por un portabrocas para brocas con cabeza cilíndrica.


¿Qué características tiene?

Antes de decidir qué taladro es el más adecuado para ti, es aconsejable que conozcas las características que marcan la diferencia entre unos martillos y otros.

Potencia y fuerza

La potencia viene expresada en vatios (W) y la fuerza de percusión que puede desarrollar en julios (J). Los julios que desarrollan estas máquinas (fuera del ámbito de las profesionales) está en un abanico de entre 1,2 y alrededor de 15 julios las más potentes. Las que más se comercializan por su buena relación calidad precio ofrecen entre los 2,5 y los  3,5 julios. Con estas máquinas ya puedes hacer trabajos de cierta envergadura, como demoler paredes, levantar pavimentos o picar piedra.

Los martillos profesionales pueden ofrecen fuerzas de más de 20 julios.

Situación del motor

La ubicación del motor en la máquina puede ser horizontal o vertical y esto es muy importante para el tipo de trabajo que se pretende realizar. Los martillos que llevan el motor horizontal son más ligeros y, por lo tanto, más adecuados para trabajos en el techo. Los que llevan el motor situado verticalmente son más fáciles de usar en paredes.

Peso

Generalmente, una mayor potencia requiere motores más grandes y, por tanto, herramientas de más peso. Los martillos perforadores verticales, es decir, con el motor situado verticalmente, tienen más peso. Debes valorar cuánta potencia necesitarás para no adquirir una herramienta demasiado grande y pesada. Las tienes a partir de 2,5 kilos, y te aconsejamos que no adquieras una de más de 6 kilos a no ser que necesites una máquina de elevadas prestaciones. Ten en cuenta que cuando lleves un tiempo largo usándola, agradecerás que sea más ligera.


Sus accesorios

En este caso, las brocas y accesorios de trabajo son tan importantes como la propia máquina.

Las brocas: son distintas de las de los taladros percutores. Se trata de elementos que van a estar sometidos a una constante fuerza vibratoria y golpeteo, con lo que la forma de anclaje a la máquina debe ser muy firme, para evitar que puedan salirse.

A este tipo de brocas para martillo se las denomina SDS, por su sistema de enganche mediante unas estrías. Pueden ser de dos tipos:

● SDS Plus: para los martillos para usos no profesionales.

● SDS Max: para los martillos profesionales más grandes.

Al igual que con otro tipo de brocas, cada material (hormigón, metal, piedra, etc.) que se va a perforar necesita un tipo determinado de broca.

Los cinceles: especialmente pensados para levantar y rectificar materiales duros, pueden ser:

● De pala: para levantar azulejos y baldosas sin romperlos


● Plano: para trabajos precisos de rectificación en hormigón o perforaciones en mampostería.


● De punta: para trabajos universales de demolición que precisen concentrar la fuerza en un punto.


● Acanalados: ideales para la apertura de canales estrechos en hormigón y mampostería.


Empuñaduras

Siempre hay que usar la máquina con sus empuñaduras adicionales, si las lleva, que suelen venir desmontadas. Hay empuñaduras que son aislantes, recomendables si se va a perforar estructuras que puedan ocultar cables que no hayas detectado previamente.


MARTILLOS A BATERÍA

Tienes martillos a batería, especialmente pensados para trabajar en lugares que necesitan una total autonomía de la máquina, bien porque no hay electricidad o porque es más cómodo sin trabajar con un largo cable por medio.

Las baterías que usan son de litio de 2 amperios (A) y 18 voltios (V). Es importante que la batería sea de litio para evitar el efecto memoria cuando no se descarga del todo y que la maquina pierda potencia cuando se está agotando.

Generalmente, los martillos a batería proporcionan menos fuerza de percusión que los de cable, se quedan en torno a 1,2 o 1,5 julios.


Unos consejos de utilización

Los martillos perforadores no son máquinas peligrosas si se manipulan correctamente, pero son herramientas potentes que generan mucha fuerza y vibraciones que hay que controlar. Si sigues estos consejos, no tendrás problemas en su manejo.

● Sujeta la máquina firmemente con ambas manos mientras está en funcionamiento.

● Antes de depositarla en el suelo, espera a que se haya detenido el movimiento de la broca.

● Trabaja sobre una base firme y estable, si la usas en altura, monta el andamio o escalera correspondiente y no la uses en posturas arriesgadas.

● Usa protectores auditivos, gafas y guantes. Si además vas a perforar materiales de construcción, utiliza también mascarilla.

● Limpia la máquina después de cada trabajo, incluso con aspiradora de taller, así alargarás su vida útil.

● Utiliza siempre los accesorios adecuados al tipo de máquina, homologados y bien afilados


Estos consejos pueden servirte para elegir un martillo perforador que se adapte mejor a las necesidades de tus proyectos. Si tienes alguna pregunta entra en la Comunidad de Leroy Merlin y compártela para que podamos ayudarte
Subir

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.