Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo pintar con pistola

Las pistolas, o mejor difusores, permiten aplicar pintura, esmaltes, barnices o lasures en una amplia variedad de soportes, con un acabado de calidad, más rápidamente y con menor esfuerzo, utilizando para ello distintas tecnologías. No son herramientas difíciles de usar, simplemente necesitan un poco de práctica, que conseguirás en cuanto hagas unas pruebas en un tablero o cartón. Te contamos cómo es una pistola para pintar y los tipos que puedes encontrar.


Así es una pistola para pintar

Independientemente del tipo en el que se pueda englobar cada herramienta eléctrica de pintado (turbinas, airless, etc., que verás con más detalle después), hay un elemento común en todos, que es la pistola propiamente dicha, que consta de estas partes:

• Depósito: realizado en material plástico para contener el producto. Lo encuentras desde 0,5 litros y lo ideal es que no supere los 2 litros, para que no pese en exceso cuando está lleno. 

• Regulador del caudal: situado en el mango o gatillo, puedes abrirlo o cerrarlo para dejar salir la cantidad de pintura que desees.

• Boquilla: por donde se expulsa la pintura. Cada equipo suele venir con varias, para los distintos tipos de producto o los acabados que se quieren obtener. Tiene varias posiciones, para aplicación vertical, horizontal u oblicua. Puede atascarse cuando la pintura se seca ligeramente, por lo que, cuando se trabaja, es aconsejable desmontarla cada cierto tiempo para limpiarla.


    ¿Qué tipos hay?

• De gravedad: tienen el depósito de la pintura encima de la pistola difusora, con lo que la fuerza de la gravedad ayuda al fluir del producto. Suelen ser pequeñas pistolas como las de aerografía, para trabajos artesanos, donde la cantidad de pintura usada es pequeña.

• De succión: el depósito de la pintura se sitúa debajo de la pistola, por lo que la máquina primero debe succionarla hasta el difusor para expulsarla.


1. PISTOLA ELÉCTRICA, para trabajos sencillos

Consta de un depósito con difusor que se acopla a una máquina eléctrica de pequeño tamaño, que recuerda por su forma a un secador de pelo.


    ¿Cómo trabaja?

La pintura es absorbida del depósito y pasa al difusor, donde un chorro de aire a gran potencia, proveniente de una pequeña turbina, la expulsa al exterior. Hay que tener en cuenta que mientras trabajas, la misma mano sujeta el peso de la pistola, del depósito y de la herramienta eléctrica. Se produce bastante nube de pintura en el aire.


    ¿Cuándo usarla?

Para trabajos sencillos, donde no se vaya a emplear mucho producto, como pintar vallas de madera o mobiliario de jardín, ya que desarrollan menos potencia y permiten menos caudal que otros tipos. Además, hay que tener en cuenta que el deposito no es muy grande, con lo que puede ser incómodo tener que rellenarlo continuamente para grandes trabajos.


¿Qué es la tecnología HVLP?

Verás que tanto las pistolas eléctricas, como las que funcionan mediante turbina exenta suelen incorporar tecnología HVLP (High Volume Low Pressure), que en castellano significa “gran volumen a baja presión”. Este tipo de tecnología se desarrolló para reducir “la nube” de producto que se produce al pintar expulsando aire a mucha presión. Al bajar la presión del aire (alrededor de 150-200 milibares/minuto las pistolas y en torno a 300-400, las turbinas) sin que, por ello se reduzca el caudal de pintura, llega mucho más producto al soporte que se está pintando. Su ventaja es doble:

• Mayor ahorro: se desaprovecha menos pintura, ya que la mayoría de la pintura que se atomiza va a la superficie que se pinta.
• Aplicación más saludable: ya que se dispersa al aire menos cantidad de producto atomizado. No obstante, siempre que pintes con cualquier tipo de pistola, debes usar mascarilla, guantes y gafas.

Algunas pistolas HVLP incorporan también aire caliente, que ayuda al secado de la pintura que se aplica en la superficie y a la vez a la más rápida dispersión de la nube de producto que se forma.


2. PISTOLA CON TURBINA, mejor aprovechamiento de la pintura

Son un desarrollo avanzado del tipo de pistola anterior, que también incorpora una pequeña turbina. En este caso la turbina es de mayor tamaño y, por lo tanto, exenta de la pistola. Esto permite desarrollar mayores potencias y depósitos de pintura más grandes (ya que no se tiene que cargar en la misma mano el depósito y el motor).

La tecnología de aplicación de pintura es similar: la pintura cae o se succiona hasta el difusor, donde se mezcla con aire a gran presión para salir atomizada.


    ¿Qué tipos hay?

La diferencia entre unos modelos y otros, en este caso, viene dada por el tamaño de la turbina y las prestaciones adicionales que ofrece el fabricante:

• De tirante: la turbina, de pequeño tamaño y poco peso, se lleva colgada de un hombro, lo que permite un mayor confort y movilidad.

• De suelo: la turbina, por su peso y dimensiones, debe permanecer apoyada en el suelo. En este caso es interesante que la manguera tenga la longitud suficiente como para alcanzar un mayor área de trabajo. Algunos modelos incorporan ruedas para su desplazamiento. 


    ¿Cuándo usarla?

Para trabajos de cierta envergadura, como pintura de paredes, barnizado de casetas, decoración de muebles y, en general, aquéllos donde se gane tiempo y se busque un acabado de calidad.


3. PISTOLA AIRLESS, la más profesional

Funciona con pequeñas máquinas de aire comprimido y se llaman airless (“sin aire” en castellano) porque el aire comprimido solo se utiliza para forzar la salida de la pintura, pero no se mezcla en ningún momento con ella.

Te lo explicamos mejor: esta tecnología comprime aire que pasa a una pistola neumática que fuerza o empuja a la pintura a salir por la boquilla. Se trata de un sistema que permite aplicar pinturas de alta viscosidad, que necesitan más potencia para ser proyectadas (como las pinturas plásticas).


    ¿Qué tipos hay?

• Integradas: el compresor del aire va en la misma pistola de pintar; al requerir menor peso para que la mano pueda sostenerlo, la potencia también es menor. Generan presiones de alrededor de 12-14.000 milibares por minuto.

• Con el compresor exento: son máquinas algo más grandes (aunque perfectamente manejables), capaces de generar grandes presiones, en torno a 20.000 milibares por minuto. No suelen llevar depósito para la pintura, ésta se absorbe directamente del envase, situado junto a la máquina. Sus largas mangueras permiten una autonomía de movimientos importante.


    ¿Cuándo usarla?

Son muy recomendables para pintar grandes superficies, tanto en interiores como en el exterior, donde es más importante la rapidez (cubren más en cada pasada) y el ahorro de producto. Son las más usadas por los profesionales de la pintura.


¿Y si ya tienes compresor?

Puede que tengas un compresor que utilices con otro tipo de herramientas neumáticas habitualmente, como con grapadoras, taladros o infladores. En este caso, no necesitas comprar un equipo específico. Tu compresor será tu máquina “airless” con solo adquirir las mangueras, pistola, boquillas y conectores adecuados.


Pintura, barniz, esmalte... ¿Se pueden usar con todos los tipos de pistola?

La mayoría de las pistolas se pueden usar para todos estos tipos de productos, ya que depende, sobre todo, de la viscosidad, aunque suelen venir equipadas con diferentes boquillas para adaptarlas al tipo de pintura que se está usando. En general, puedes encontrar diferencia en el acabado según el producto y el tipo de herramienta que uses, pero, casi todas ofrecen la posibilidad de ajustar flujos y apertura de la boquilla, con lo que es mejor que hagas unas pruebas antes en una tabla o un cartón.

El fabricante te indicará sus usos recomendados, pero, como regla:

• Pinturas plásticas: especialmente las pinturas de una sola mano y las que no gotean son muy viscosas. Para proyectarlas con pistola se van a necesitar elevadas potencias y grandes presiones. Las pistolas “airless” y las turbinas de mayor potencia son las más adecuadas para su aplicación.

• Esmaltes y barnices sintéticos: suelen ser más fluidos por lo que para su pulverización se va a requerir menos presión o potencia. Aplícalos con pistolas eléctricas y turbinas de menor capacidad. Algunas pistolas llevan en su composición plásticos incompatibles con los disolventes de este tipo de producto, por lo que no pueden usarse con ellas. El fabricante lo indicará.

• Esmalte-laca: hay algunas máquinas especialmente pensadas para lacar, ya que pulverizan el producto a mucha presión y muy finamente. De esta manera se proporciona una superficie muy fina y brillante en cada pasada.

• Limpiadores, impermeabilizantes y protectores de fachada: algunas pistolas permiten el uso de productos para la limpieza y la protección de la fachada. Tienes que comprobar tanto que el producto es apto para el uso con pistola como que la pistola admite este tipo de fluidos.


Sencillos consejos de uso

Ya te hemos dicho que no es difícil usar las pistolas para pintar y que en cuanto hagas unas pruebas sabrás como manejarlas. Para que el resultado sea perfecto, sigue estos sencillos consejos:

• Comprueba si debes o no diluir la pintura. Los modelos más modernos permiten aplicar la pintura sin diluir, pero para otros deberás comprobar la viscosidad con el viscosímetro que incorporan.

• Usa mascarilla. Y guantes e incluso gafas, especialmente si trabajas en el interior. En cualquier caso, ventila bien la estancia donde estés pintando y cubre muebles y suelo para no mancharlos.

• Sitúate a la distancia correcta del soporte. Entre 15 y 20 cm es la distancia ideal; si es menor, aplicas demasiado producto en un mismo punto y si es mayor se produce más dispersión del producto, con lo que se aprovecha menos y la cubrición de la superficie es menor.

• Aplica la pintura en pasadas regulares. Igual que lo haces con el rodillo, primero horizontalmente y luego verticalmente. Para una total cubrición, superpón ligeramente los bordes de cada pasada, ya que es en los extremos del haz donde suele llegar menos producto.

Sigue el paso a paso para aprender a pintar con una pistola.


Haz una buena limpieza tras cada trabajo

Si quieres que tu pistola de pintura te dure muchos años, debes mantenerla perfectamente limpia. Después de cada uso, desmonta la boquilla y, si has usado pintura plástica sumérgelas en agua para quitar bien todos los restos. Si usaste esmalte, la limpieza deberás hacerla con disolvente.


En nuestra Comunidad puedes encontrar toda la información útil sobre las herramientas que más te convienen para cada trabajo en nuestro foro de bricolaje.

Subir

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.