Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Tapa y resguarda tu jardín con mallas de sombreo

Las mallas son elementos de equipamiento de terrazas, balcones, jardines o parcelas para resguardar una zona y dar sombra, separar ambientes, hacer cerramientos parciales o para decorar áreas exteriores de la casa.

Son elementos de ocultación que refuerzan la intimidad de la familia en el hogar a la par que dan sombra en los jardines o terrazas en las que se coloquen.

Las claves

  • Las funciones que pueden desempeñar este tipo de mallas son: sombra, decoración, delimitación del espacio, seguridad y preservación de intimidad.
  • Sus principales ventajas son que no requiere mantenimiento, son muy fáciles de colocar, son resistentes a la intemperie (al agua, a la humedad y a la incidencia de los rayos del sol).
  • Son versátiles. Se pueden colocar solas o sobre otros elementos como las pérgolas.

Tipos de función

Estos elementos cumplen básicamente tres funciones, que en la mayoría de los casos no son excluyentes entre sí.

Soluciones para vallar

• Las mallas pueden cumplir la función de delimitar y añadir seguridad. Puede proteger un espacio de posibles accidentes domésticos. Los niños son los miembros de la familia más vulnerables a sufrir este tipo de accidentes, sobre todo riesgo de caídas, por eso conviene acondicionar la casa para garantizar su seguridad con mallas en partes del jardín o terraza.

Por ejemplo se usan para cercar zonas florales y huertos o para separar la zona de la piscina.

Soluciones para ocultar y sombrear

• Las mallas son capaces de dar sombra a nuestro espacio exterior, proteger de los rayos ultavioleta y de la entrada de animales (pájaros, insectos, etc.).

• También cumplen la función de ocultación: tapar la zona para que quede fuera de la vista de los vecinos y preservar la intimidad, por ejemplo si tu casa es un bajo y tienes vecinos en los pisos superiores.

Estas soluciones las podemos utilizar también para cubrir el techo de una pérgola o para lugares donde es necesario proteger plantas, por ejemplo, las cuales necesitarán que pase más o menos luz solar.

Soluciones para decorar

• Las mallas constituyen, asimismo, un elemento de acondicionamiento y decoración del espacio exterior, además de la mencionada protección contra el sol.

Material

Plástico: material más rígido y muy resistente al agua-humedad.

Poliéster: material más resistente que la rafia. Suele recomendarse para colocarse en pérgolas.

Rafia: fibra flexible y resistente que se suelen colocar en gacebos o parasoles portátiles.

¿Qué grado de sombra quieres?

Las mallas de sombreo tienen una densidad, expresada en un porcentaje (50%, 90%, etc). Esa densidad determina el porcentaje de opacidad y, por tanto, la cantidad de sol que deja pasar.

La regla más sencilla para saber qué densidad queremos para el jardín de nuestra casa es la siguiente:

- Si una malla tiene 50% de densidad significa que deja pasar un 50% de la acción del sol.

- Si una malla tiene 80% de densidad significa que deja pasar un 20% de la irradiación solar. Con esta opacidad puedes conseguir disminuir la temperatura sobre la superficie sobre la que se coloca y aumentar la humedad.

- Si una malla tiene 90% de densidad significa que deja pasar solo un 10% de los rayos solares. Ideal para las zonas muy calurosas y con mucha exposición al sol o en lugares donde celebres eventos para proteger a las personas del sol durante largo tiempo.

El color determina la temperatura

El color es algo más que un detalle meramente decorativo. Elegir un color de malla u otro influirá en la acción final de la luz solar.

- Mallas de color negro: disminuyen la luz sobre la zona tapada, pero el negro absorbe el sol y hace que aumente la temperatura. No recomendada para lugares muy calurosos.

- Malla verde: al ser un color oscuro actúa de modo similar al color negro, pero con menor intensidad. Ayuda a evitar posibles impactos o deslumbramientos visuales y es aconsejable para sombrear zonas con plantas, ya que colabora a mejorar la fotosíntesis de las plantas que cobija y, por tanto, potencia su color.

- Malla blanca: el blanco es el color que más luminosidad y claridad refleja.

- Malla gris y beige: los colores claros como éstos reflejan mucho la luz.

Medidas

Para saber la medida de la malla que necesitas, mide la cantidad de sombras que quieres conseguir (mide de punto a punto de sujeción donde la vas a instalar) y añade unos 10 cm más por cada lado. Es decir, si tu zona mide 2 m de ancho por 3 de largo, lo aconsejable es que la malla mida unos 2,20 m de ancho por 3,20 de largo.

Mantenimiento

Este tipo de mallas son de fácil mantenimiento ya que para su limpieza basta con lavarla con agua templada.

Entra en nuestra Comunidad y descubre de la mano de nuestros expertos las mejores soluciones para conseguir tener zonas de sombra en tu jardín. En el foro de jardinería tendrás toda la ayuda que necesitas para ambientar tu espacio exterior.

Subir

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.