Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo elegir imprimaciones

La imprimación es la base que aplicamos antes de pintar para preparar la zona sobre la que vamos a trabajar. Son productos para consolidar e igualar la absorción de la pintura en todo tipo de superficies. Es importante aplicar la imprimación adecuada para que los trabajos posteriores sobre esa superficie tengan un buen acabado.

Ventajas de usar imprimación

La imprimación es el producto de fondo que se aplica previamente a la pintura. Ofrece varias ventajas:

- Mejora la adherencia de la pintura.

- Garantiza un buen acabado.

- Refuerza la protección de la superficie ante la corrosión.

- Esconde de manera efectiva los colores previos que hubiera en la pared o s superficie.

- Es un producto de rápido secado y permite el posterior esmaltado, barnizado o pintado.


Usos recomendados

La capa de imprimación se puede aplicar a todo tipo de superficies para conseguir los efectos que acabamos de destacar anteriormente. Sin embargo, existen circunstancias donde se aconseja especialmente su uso:

- Como la imprimación sella y prepara la superficie para que la pintura agarre mejor, su uso es muy recomendable en zonas porosas y nuevas para que la superficie no chupe más pintura de la deseada cuando se proceda a pintarla posteriormente.

- En aquellas superficies muy deterioradas que necesitan de un tratamiento para que puedan absorber la pintura homogéneamente.

- Cuando la superficie carece de la adherencia necesaria, como es el caso de materiales muy lisos (metal, cristal, PVC…).

- Cuando la superficie es polvorienta o blanda.

- Si hay varias capas de pintura, se deben eliminar antes de dar la imprimación. Si solo hay una o dos, se puede consolidar con la imprimación antes del pintado.

- En aquellos materiales que requieren de una protección concreta: por oxidación, humedad…


Clases de imprimaciones

 • Imprimaciones para madera.
-Selladoras pigmentadas. Indicadas para sellar el poro de la madera y a su vez dar una capa suficiente para regularizar la superficie
-Selladoras tapaporos. Sistema no pigmentado para sellar e igualar la madera para acabados de barnices.
-Selladoras incoloras. Indicada para todo tipo de madera exterior (pino, haya, roble), excepto para las maderas exóticas. Aparte de la función selladora pueden tener otras funciones: fungicidas (evitar la formación de hongos), insecticidas (para termitas y carcomas) o bloqueador de taninos (compuestos de la madera que migran a la superficie).

Imprimaciones para superficies metálicas (hierro, acero…). Protegen la superficie del óxido y aumentan la resistencia del metal ante la corrosión. La imprimación mejora la adherencia de la pintura al metal.

Imprimación para PVC y superficie difíciles (azulejos, cristal, aluminio, zinc, galvanizados…). Mejora la adherencia y la resistencia de la pintura. De aspecto mate.

En paredes y techos la imprimación es necesaria para sellar bien la superficie, asegurar un acabado uniforme, realzar el color de la pintura, igualar desperfectos como grietas, desconchados, muescas (previamente masilladas), moho o manchas difíciles de quitar.

Imprimación para placas de cartón yeso. Si vas a recubrir la placa de cartón yeso con papel pintado es recomendable aplicar una imprimación previa ya que permite después quitar el papel sin estropear la superficie de la placa.

En fachadas de hormigón, la imprimación actúa como un repelente de humedades y prepara la superficie para el posterior pintado.

¿Cómo aplicar imprimación?

1. El primer paso es reparar la pared. Por un lado quitar los restos de papel pintado o cualquier otro revestimiento (si lo hubiera) y arreglar las imperfecciones con masilla.
2. Lijar la pared.
3. Aplicar una capa de imprimación con un rodillo.
4. Dejar secar el tiempo que indique el fabricante (estos productos son de rápido secado).
5. Aplicar una mano de pintura con un rodillo o brocha.
 

Clica sobre la imagen para ampliar

pintar fachada

Color

 En imprimaciones pigmentadas con color, la capa creada por la imprimación es opaca y uniforme por lo que oculta el material de base y, por tanto, el color natural de la superficie.

La imprimación puede ser blanca, negra, gris, roja o de tonos verdosos. El color de la imprimación influye en el acabado final del pintado. Por eso hay que elegir el que más se adecúe al resultado que quieras obtener:
- El blanco sirve principalmente para colores claros, amarillos y azules aumentando la cubrición del color final y hacer que los colores con los que se pinte después sean mucho más vivos, luminosos, brillantes. Los detalles se verán mejor.

- La imprimación negra es para oscurecer el tono de los colores finales. Las sombras estarán más definidas y los bordes ya estarán delineados.

- La imprimación gris es un término medio entre las dos anteriores (no son ni muy oscuros ni muy luminosos). Aporta un aire realista a los colores.

- Si se van a aplicar varios colores se aconseja que la imprimación sea blanca o gris, más oscura cuanto más oscuros sean los colores finales.

Entra en la Comunidad de Leroy Merlín y descubre las mejores soluciones para las pequeñas reformas de tu casa en el foro de decoración

Subir

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.