Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo elegir barnices y protectores para exterior

Los muebles, vallas o pérgolas de madera y la carpintería de tu jardín o terraza necesitan una serie de cuidados periódicos para protegerla de la humedad, la exposición continua al sol, y el ataque de insectos y hongos. El tratamiento con barnices, protectores y aceites es fundamental para que no se deterioren y perduren en buenas condiciones durante más tiempo.

Ventajas de los barnices y protectores

- Alargan la vida útil de los elementos de madera de tu jardín o terraza al prevenirla de los daños a causa de la humedad, el sol, los insectos los xilófagos (termitas, carcoma…) y los hongos.

- Nutren la madera evitando que se agriete.

- Devuelven a la madera su aspecto natural en caso de que sea haya vuelto grisácea por el paso del tiempo.

- Te ofrecen la posibilidad de personalizar el acabado de la madera a tu gusto ya que puedes encontrar protectores brillantes y satinados y con diferentes tonalidades naturales y colores.

- Son fáciles de aplicar con minirodillo, brocha o pistola de pintar.

¿Qué tipos de barnices y protectores puedo encontrar?

BARNICES

Los barnices recubren la superficie con una película rígida que protege la madera de los agentes ambientales (suciedad, rayos UV, aire salino, etc.) pero no la deja transpirar, por eso el producto sufre el riesgo de agrietarse. Hay que renovarlos cada cierto tiempo, depende del tipo de barniz: cada 4 años o, los uretanados incluso aguantan 8-10 años. Podemos encontrar barnices:

• Al agua. Este tipo de barnices se diluyen con agua. Tiene diversas ventajas frente a los sintéticos ya que no huelen, secan rápidamente y solo necesitas agua para limpiar las brochas y rodillos que hayas utilizado en su aplicación.

• Sintéticos. Se diluyen con disolventes sintéticos. Son muy resistentes a los roces, golpes… gracias a su formulación con resinas alquídicas. Tardan más en secar que los barnices al agua y es necesario usar disolvente para limpiar los utensilios empleados para su aplicación.

Dentro de los barnices sintéticos podemos encontrar también los de poliuretano y los uretanados (también llamados marinos). Los de poliuretano pueden ser mono o bicomponentes (se mezcla el compuesto a base de resina con un endurecedor en el momento de uso) y son muy resistentes al rayado y a los productos químicos.

Los uretanados ofrecen una alta protección y son los recomendados para ambientes costeros o marinos y de montaña. Poseen aditivos que absorben la radiación UV y normalmente son de acabado brillante.

PROTECTORES

Los protectores decorativos o lasures protegen a la madera de la lluvia y la humedad pero a diferencia de los barnices penetran en la madera sin sellar el poro de manera que dejan que transpire y evitan que el producto se cuartee. Puedes encontrar protectores con propiedades fungicidas.

Para comprobar que la superficie ha quedado protegida rocía una gota de agua sobre la madera, si no la absorbe es que ha quedado correctamente protegida.


Por lo general, un litro de barniz o aceite te sirve para 12 m2. Los protectores decorativos o lasures tienen un rendimiento superior a los acabados tradicionales de barniz, con lo que, a la larga, suponen un ahorro económico.


ACEITES

Nutren la manera sin barnizar. Al aplicarse es absorbido y ayuda a la madera a repeler el agua y mantener su textura original. Es recomendable aplicar aceite de teca una vez al año en el caso de las maderas duras como las tropicales (teca, iroko, ipé…) y dos en el caso de las blandas como el pino o el abeto.

Elige barnices, protectores y aceites con la etiqueta europea Ecolabel que certifica su bajo nivel de sustancias contaminantes (compuestos orgánicos volátiles –COV-).

Haz que tu hogar sea más saludable con las Eco Opciones.


Elige el acabado

Puedes encontrar barnices y protectores con acabado mate, satinado o brillante, así como incoloros o de diversos colores y tonos de madera.

Cómo aplicar un barniz o protector decorativo

1. La madera debe estar limpia y seca.



2. El proceso varía según la madera esté sin tratar, con protector o ya barnizada. Si está sin tratar o tiene protector basta con lijar previamente con una lija del número 100-150 como máximo. Si está barnizada o pintada deberás decapar, aclarar con agua, dejar secar el tiempo que indique el fabricante y lijar.



3. Limpia el polvillo del lijado.



4. Aplicar una capa de barniz (diluido con agua, con disolvente o sin diluir según el producto) o de protector en el sentido de las vetas de la madera en ambos casos y dejar secar.



5. Lijar con papel de lija fino (de 300) y aplicar una segunda capa.



Mira aquí: Cómo proteger el mobiliario de jardín.


Entra en la Comunidad de Leroy Merlín y descubre las mejores soluciones para las pequeñas reformas de tu casa en el foro de decoración.


Subir

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.