Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cerrar


Cómo elegir tratamientos contra los insectos de la madera (xilófagos)

La madera es uno de los materiales más susceptibles de ser atacados por diferentes agentes biológicos, tales como insectos y hongos. Mantenerla nutrida y bonita es fácil y sencillo, únicamente debemos aplicar tratamientos preventivos que la protejan de posibles ataques. Si por el contrario vemos que está infectada, aplicaremos un tratamiento curativo.

Madera atacada por hongos (azulón), con plagas de carcina y termitas respectivamente.

¿Cuáles son los principales problemas de la madera?

Los principales factores que deterioran la madera son las condiciones climatológicas adversas y los ataques de hongos e insectos, estos últimos son consecuencia de los primeros, es decir, aparecen por los cambios bruscos de temperatura y humedad.

Los hongos: Encuentran en la madera una fuente de nutrientes. Podemos distinguir dos tipos de ataques de hongos, aquellos que afectan a la resistencia de su estructura y los que no. Los primeros son llamados hongos de pudrición, atacan la madera hasta deteriorarla por completo y dejarla inservible. Los segundos afectan a su color, veremos que la madera adquiere un tono azulado o tiene sobre la superficie una capa blanquecina (moho).

Los insectos: los más comunes son las termitas y la carcoma. Estos también aparecen principalmente por problemas de humedad. Estos insectos encuentran en la madera un refugio lleno de nutrientes. Las termitas y la carcoma se comen la madera, abriendo pequeñas galerías.La plaga más compleja es la de las termitas. La principal diferencia es que las termitas son insectos con patas y antenas y la carcoma es la forma de larva de distintos insectos que viven de la madera solo en su forma de larva. La carcoma se puede detectar porque van dejando una especie de polvillo blanco sobre la superficie, por lo que es muy fácil de reconocer.


¿Cómo protegemos la madera de estas plagas?

Las vallas, estructuras, muebles de carpintería, balcones, contraventanas, marcos, persianas… de madera, al tratarse de materia orgánica, siempre van a estar expuestas a posibles ataques de distintos seres vivos tales como hongos e insectos. 

Como ya hemos visto las consecuencias de estos ataques pueden llegar a ser devastadoras, dejando la madera irrecuperable si no las detectamos a tiempo y actuamos.

Sabiendo esto, lo ideal es que a las estructuras de madera de nuestro hogar le apliquemos un tratamiento preventivo. De este modo nos aseguraremos tenerlas protegidas durante un largo periodo de tiempo.

Los tratamientos preventivos, son aquellos que proporcionan una protección duradera de la madera frente a las posibles agresiones. Estos productos están indicados para aplicar tanto a muebles de interior como de exterior, ya que ambos son susceptibles de sufrir una plaga. Protegen la madera de la intemperie, la luz solar y la nutren.

Si por el contrario nos encontramos con estructuras dañadas debemos aplicar tratamientos curativos. Debemos reconocer el tipo de plaga que está atacando al mueble o estructura de madera. En líneas generales, para hacer frente a un ataque de moho y hongos, lo primero que tenemos que hacer es lijar y limpiar bien la madera, y luego aplicaremos un fondo protector para nutrirla. Si la madera está afectada por termitas o carcoma debemos aplicar un tratamiento que actúe en el interior de la madera.
 

Consejos básicos para aplicar los tratamientos

Estos productos los podemos aplicar sobre cualquier tipo de superficie de madera; macizas o contrachapadas, viejas o nuevas, blandas, semi-blandas o duras…y si son muebles de exterior o de interior. 

Antes de aplicar el producto, lo primero que tenemos que hacer es preparar la superficie de madera, lijarla y limpiarla bien. Si se trata de maderas nuevas, que no están muy estropeadas o que no tienen ninguna capa de pintura, nos bastará con lijar y limpiar bien la superficie. Si tienen pintura o barniz, debemos decapar, lijar y limpiar bien. 

Este paso de lijado, decapado y limpieza es muy importante, ya que se abrirá el poro de la madera y facilitaremos que la madera absorba el producto. El producto lo podemos aplicar de diferentes maneras, con brochas, rodillos, pistolas… si lo que queremos es asegurarnos de que penetra bien en la madera, se puede usar el formato en spray y le adaptamos una cánula o jeringuilla y aplicamos el producto directamente poro a poro.

A continuación, tapamos el mueble con una bolsa de plástico, papel film… y dejamos actuar unas dos semanas.

Por último, taparemos los agujeros de la madera con una masilla, lijamos y barnizamos o pintamos.


Entra en la Comunidad de Leroy Merlín y descubre las mejores soluciones para pintar y mantener cuidado la madera de exterior en el foro de decoración.

Subir

Puedes comparar hasta 4 productosHas seleccionado 0

mostrar comparador ahora

Recalculando los gastos de envío y el plazo de entrega.