Cómo elegir spas

Sin desplazamientos ni pérdidas de tiempo y con la libertad y la intimidad de estar en tu propia casa, puedes gozar de los placeres que aporte un spa: reafirma la piel, mitiga el dolor, reduce el estrés y ayuda a conciliar el sueño.

Cómo elegir spas

Para disfrutar del lujo de tener un spa en casa necesitas contar con un enchufe con toma de tierra, una toma de agua y un desagüe cerca del lugar donde pienses instalarlo.

¿En qué consiste un spa y cuáles son sus beneficios?

El spa es una bañera de hidromasaje de mayores dimensiones y prestaciones, que permite su uso por varias personas a la vez. Están equipados con un sistema de filtración que desinfecta el agua para garantizar su buen estado a pesar del uso.

Disfruta de un baño saludable gracias a la hidroterapia, una práctica con múltiples beneficios y ventajas:

  • Tonifica los músculos tras el ejercicio.
  • Alivia y regenera la artritis.
  • Reduce el dolor por la liberación de endorfinas (neurotransmisores que mitigan el dolor).
  • Reafirma la piel y reduce la celulitis.
  • Mejora el equilibrio mental.
  • Minimiza el estrés y ayuda a conciliar el sueño.
Cómo elegir spas

Los beneficios asociados a la temperatura del agua son los siguientes: hasta los 30 grados, el valor es estimulante; entre 35 y 37 grados su utilidad es tonificante; a partir de los 38 grados, el agua ejerce un poder relajante sobre el cuerpo que hace que el descanso sea más prolongado y reparador.

Antes de comprar, ¿dónde vas a colocar el spa?

Antes de decantarte por un modelo de spa u otro tienes que atender al espacio del que dispones para instalarlo y al número de personas que van a usarlo a la vez. La capacidad habitual en los spas de uso doméstico suele ser de entre 3 y 5 personas. Los spas pueden colocarse tanto en el exterior como en el interior de la vivienda. Si bien los requisitos pueden cambiar, en ambos casos son necesarios estos requisitos:

1. Contar con un desagüe y toma de agua.
2. Disponer de enchufe con toma de tierra. En el exterior, además, debe estar protegido contra la humedad con una caja estanca.
3. Instalar el spa sobre una superficie plana y pavimentada. Alrededor del motor debemos dejar un espacio libre para favorecer el acceso para realizar tareas de mantenimiento.

Si vamos a instalarlo en el interior de la vivienda, precisa estar en una habitación bien ventilada y que un técnico asegure que el forjado del suelo es capaz de soportar el peso del spa y del volumen del agua.

En caso de instalarlo en el exterior debes colocarlo sobre una superficie dura y nivelada y es importante asegurar que el material es resistente a la intemperie. Conviene también adquirir una cubierta protectora para mantener el agua en buen estado y evitar que se ensucie con hojas, arena, insectos, etc.

El segundo factor de decisión es el número y ubicación de jets -chorros de agua regulables-, con los que cuentan ya que son los encargados de proporcionar el masaje dorsal, lumbar o cervical, así como otras prestaciones como la cromoterapia (estimulación mediante haces de luz de colores) y aromaterapia (permite añadir aceites esenciales al agua).

Consejos de uso

  • Cubre el spa con la cubierta protectora siempre que no lo estés utilizando, de esta forma protegerás el agua de las impurezas y reducirás el consumo energético.
  • Nunca programes la temperatura del agua por debajo de la temperatura ambiente.
  • Siempre que los niños utilicen el spa deben estar acompañados por un adulto.
  • Empieza con sesiones cortas que podrás aumentar gradualmente. Sal del spa si notas un adormecimiento excesivo.

En cuanto al llenado y al vaciado del spa, es un proceso sencillo si seguimos las recomendaciones que aconsejan tener una toma de agua con manguera cerca, así como conectar el desagüe del spa a un sumidero mediante una llave de paso.

¿Cada cuánto debe cambiarse el agua del spa? Te proponemos una fórmula: contabiliza el número de litros de agua divídelo entre la cifra media de usuarios que lo disfrutan y divídelo entre 12. Por ejemplo, para 1.200 litros y 4 usuarios al día, se recomienda el cambio en 25 días.

  1. Para proceder al llenado sigue estos pasos:
  2. Desconecta el spa de la toma de corriente.
  3. Llénalo con agua a temperatura ambiente.
  4. Quita la tapa del skimmer (válvula de succión del agua para filtrarla) y saca el cartucho del filtro de su interior.
  5. Conecta una manguera a la toma de agua y llena el spa a través del hueco que ha dejado el filtro.

Por el contrario, para el vaciado:

  1. Desenchufa el spa de la red eléctrica.
  2. Abre el desagüe del spa que está situado en una de sus esquinas inferiores, en la parte de fuera.
  3. Abre la llave de paso del sumidero y el agua se vaciará sin problemas.

Mantenimiento y limpieza del spa

Para garantizar que el agua está limpia es muy importante el control diario tanto del nivel de pH del agua como de los índices de bromo residual. Unos parámetros que podrás medir de forma sencilla con un kit de análisis del agua. El pH debe situarse entre el 7,2 y el 7,8, así que deberás regularlo con la dosis adecuada de elevador o reductor del pH, según el caso.

Los índices de bromo deben estar entre el 3 y el 6 de partes por millón (ppm).

Lo mejor es que limpies el interior del spa con detergente líquido, jabón y una esponja suave. Nunca utilices detergentes abrasivos, alcohol, acetona ni otros disolventes.