Cómo elegir iluminación para el baño

El cuarto de baño es una estancia muy particular de la casa y que tiene unas necesidades lumínicas muy particulares. Por un lado, precisa de una luz general, lo más parecida a la natural, y por otro lado, otro tipo de iluminación focal o puntual para zonas concretas como el lavabo. En función de cómo sea tu baño, puede que también quieras contar con un tipo de iluminación ambiental para dar un carácter más agradable y acogedor que destile bienestar.

Cómo elegir iluminación para el baño

Las características de la estancia requieren que la iluminación se componga de una tecnología de encendido rápido y que soporte continuos apagados y encendidos por el particular uso que se le da a los baños.

Tipos de iluminación que se precisan en el baño: tres necesidades de luz

El baño se divide en diferentes áreas en las que se llevan a cabo diferentes rutinas y cada una de ellas requiere de un tipo de iluminación específica que cumpla con la función para la que se la necesita.

Para conseguir disfrutar de una buena y completa iluminación, existen diferentes soluciones. Has de conocerlas para elegir la que más te interese según tus necesidades y preferencias.
Lo que sí debes saber, es que en todas las circunstancias la tecnología que se recomienda adquirir es led, con independencia del tipo de iluminaria por la que nos decantemos finalmente. ¿Por qué elegir led? Por su rapidez de encendido (alcanza la máxima luz instantáneamente), resistencia a los ciclos de encendido y apagado continuos y ahorro eléctrico y, por tanto, económico.

1. Para la iluminación general del baño

El objetivo que deben cumplir las luces generales que elijamos es iluminar todo el baño, evitando que queden sombras y también que haya deslumbramientos. Cuando hablamos de iluminación general, lo más común es referirnos a una iluminación general suave que vamos a colocar en el techo. Las opciones disponibles para diseñar la iluminación general del baño son las siguientes:

- Plafones y paneles para el baño: ambas iluminarias van colocadas en el techo y ocupan poco espacio. Los paneles tienen formas geométricas -cuadrados, redondos, rectangulares, hexagonales- al ser extraplanos no producen sombras. Los plafones tienen diseños más decorativos y algo más voluminosos que los paneles.

Cómo elegir iluminación para el baño

- Focos para el baño: existen de tipo downlights y empotrables, que necesitan contar con un falso techo para poder encastrarlos y que queden a ras del techo, o de superficie, que sobresalen el grosor del foco, pero no hay que perforar en el techo.

Cómo elegir iluminación para el baño

En líneas generales, se recomienda escoger un tipo de luz blanca para que se asemeje lo máximo posible a la luz natural.

2. Para la iluminación focal o puntual

La función básica de disponer de iluminación concreta en la zona del baño propia del lavabo y el espejo es dar luz directa de una forma más precisa para poder llevar a cabo los hábitos rutinarios que hacemos en esta zona como puede ser afeitarnos, maquillarnos, limpiezas faciales… Esta parte del baño precisa de una iluminación uniforme, con buena claridad para llevar a cabo nuestros cuidados diarios correctamente, sin que se generen sombras ni reflejos.

- Focos: se pueden escoger focos orientables, cuyas cabezas sean móviles para dirigir el haz de luz hacia la zona del lavabo que más nos interese.

Cómo elegir iluminación para el baño

- Tiras de led: amplían la luz puntualmente. El lugar habitual para instalar este tipo de iluminarias es en la zona del lavabo y del espejo. Suelen tener su propio interruptor o pueden ir conectados con un enchufe.

- Apliques: proporcionan una iluminación indirecta que no deslumbra. Has de tener en cuenta que son productos que sobresalen de la superficie sobre la que se instalas. Pueden ser fijos u orientables para dirigir el haz de luz hacia donde se necesite en cada momento y hay modelos para ser fijados a la pared o al propio espejo o mueble de baño.

Cómo elegir iluminación para el baño

- Espejos retroiluminados: consiste en una lámina de cristal reflectante en la que va integrado un circuito cerrado de luces. Con esta opción, el espejo ya lleva incorporada la luz y no es necesario que se instale ningún aplique o iluminaria auxiliar. Dentro de los espejos con luz incorporada existen diferentes tipos según dónde lleven la iluminaria, pero también según las funciones extras que pueden desempeñar. Podemos encontrar espejos con tecnología muy avanzada que hacen más cómoda y completa la rutina de aseo diaria.

- En este sentido la prestación más apreciada y deseada por la mayoría de la gente que opta por espejos de última generación es la de la función antivaho. Gracias a la resistencia eléctrica que lleva incorporada en la parte trasera del espejo, la luna recibe un calor que hace que el agua condensada se evapore y el espejo quede totalmente limpio y visible. Para poder disfrutar de un espejo con antivaho solo se requiere tener cerca una toma eléctrica para poder enchufarlo.

- Otro ejemplo que hallamos es el de los espejos con interruptor táctil que cuentan con un botón para accionar la luz integrada en el espejo, con tan solo pulsarlo. Si damos un paso más, descubrimos espejos que podemos controlar directamente con la voz, sin necesidad de contacto alguno; otros, que informan en su propia luna de la hora y la temperatura ambiente que hay en el baño.

- Y, por último, los más desarrollados disponen de un altavoz y conexión de Bluetooth que permiten tanto recibir llamadas a través del altavoz del espejo como conectar cualquier dispositivo móvil y reproducir audios, música, radio… desde el propio espejo.

Cómo elegir iluminación para el baño

Del mismo modo que para la iluminación general, se recomienda escoger un tipo de luz blanca lo más parecida a la luz del día, sobre todo, para acicalarse y maquillarse y que no altere la percepción de los colores de la piel ni del maquillaje.

3. Para la iluminación ambiental

En los baños completos (normalmente en los aseos o en los baños de invitados se puede prescindir de este tipo de iluminación) se puede querer una luz que favorezca la creación de una atmósfera y un ambiente propicio para la relajación. Se trata de integrar la iluminación como parte decorativa del baño.

- Tiras de led: existen tiras que dan luz de diferentes colores e incluso con diferencia de intensidad por lo que puede hacerse más tenue si fuera necesario en los momentos de relax. Además, al ser tiras flexibles se adaptan a la forma que se le quiera dar para amoldarse a la estructura del baño.

- Elementos de baño luminosos: el rociador de la ducha o los grifos del baño pueden elegirse con iluminación incorporada muy sutil.

- Luces por control remoto: algunas luces están equipadas con un sistema de control remoto, de modo que pueden manejarse desde un mando a distancia u otros dispositivos electrónicos.

En este caso, se puede y debe jugar con las tonalidades de las luces para conseguir el efecto deseado.

Cómo elegir iluminación para el baño

Seguridad en el baño: mapa de protección del baño

En el baño podemos distinguir básicamente tres zonas diferenciadas que requieren de una iluminación específica: bañera/ducha, lavabo/tocador y resto del baño. Esas necesidades de iluminación concretas obligan a decantarse por diferentes modelos de iluminarias. A esto se une que en el baño, al ser una estancia húmeda, la seguridad es fundamental y se necesita garantizar las mayores exigencias de protección, siguiendo la norma NF C 15-100 ya que el agua y la electricidad no son una buena combinación. Por ello, la iluminación de esta estancia debe contar con unas medidas de protección específicas.

Para ello, existe el estándar IP (Índice de Protección) que define el grado de protección de cualquier luz principalmente frente a la humedad y el polvo. Es un índice que se debe tener muy en cuenta cuando se vaya a instalar la iluminación del baño y que determina qué iluminación se puede escoger dependiendo de su ubicación.

El IP se compone de dos dígitos:

- El primer número hace referencia al grado de aislamiento y estanqueidad que esa iluminaria tiene frente a los objetos sólidos y el polvo.

- El segundo dígito se refiere al grado de resistencia al agua, que es el más importante a tener en cuenta para la iluminación del baño.

Por ejemplo: un IP65 significa que es una iluminaria a prueba de polvo y protegida de los chorros de agua. La máxima protección sería IP68 que garantiza una protección incluso si la luz se mantiene bajo el agua.

¿Qué IP se requiere para cada zona del baño?

- Zona 1. En la bañera o ducha. En esta zona, la más húmeda del baño, no se pueden instalar aparatos de iluminación dentro de ese perímetro: concretamente las normas de protección señalan que no se pueden colocar luces sobre la ducha a una altura inferior a 2,25 m.
Se puede empezar a diseñar la colocación de iluminación en torno a la bañera o a la ducha siempre que sea a una altura superior a 2,25 m y a 60 cm alrededor de la bañera o ducha. Siempre que se respeten esas medidas se pueden colocar luces con el IP más alto: a partir de IP65 y mucho más recomendable si son de IP67.

- Zona 2. En el lavabo o tocador. En esta zona del baño ya se puede plantear la colocación de luces con un IP44. Lo aconsejable es que la iluminación de esta área ronde los 200 lúmenes por metro cuadrado.

- Zona 3. En el resto del baño. Esta área ya es considerada espacio libre y en ella ya se puede instalar cualquier aparato de iluminación para baño.
Además, también hay que tener en cuenta que en la zona del techo es donde se concentran los vapores y la máxima concentración de humedad del baño. Por eso, se recomienda que las luminarias elegidas cuenten con un IP44. En este caso se aconseja una luz general de 100 lúmenes por metro cuadrado.

Cómo elegir iluminación para el baño

Calcula cuántos focos necesitas

Precisamente vamos a dar unas claves para saber la cantidad de iluminarias que debemos poner en el techo. En este sentido influyen los lúmenes que expresan la cantidad de luz que emite una fuente lumínica, es decir, que los lúmenes expresan la potencia de la luz: cuantos más lúmenes, más luz dará.

Para un baño pequeño -de hasta 3 metros cuadrados- puedes optar por colocar cualquiera de estas opciones:

- 1 solo downlight led de 1.800 lúmenes.

- 2 iluminarias downlight led de 1.200 lúmenes.

- 2 iluminarias downlight led de 900 lúmenes.

- 3 focos empotrables de 500 lúmenes.

Para un baño grande -de 6 metros cuadrados aproximadamente- puedes escoger cualquiera de estas opciones:

- 2 iluminarias downlight led de 1.800 lúmenes.

- 4 iluminarias downlight led de 1.200 lúmenes.

- 4 iluminarias downlight led de 900 lúmenes.

- 6 focos empotrables de 500 lúmenes.

En líneas generales, el cálculo para los focos empotrables es que se requiere uno por cada metro cuadrado de baño.