Cómo elegir estantes de baño

Gana espacio y orden en el baño usando estanterías, las estanterías de baño son el elemento perfecto para poder colocar todo lo que necesitas en tu baño o ducha. Principalmente ofrecen una función práctica –para poder ordenar los artículos de uso diario que necesitas- y también una función estética -como un elemento más de la decoración de tu cuarto de baño-.

Cómo elegir estantes de baño

Las claves

Debes tener en cuenta el peso que va a tener que resistir la estantería y estantes.

Otros aspectos a considerar son: las proporciones del baño y el espacio disponible y el estilo que quieres conseguir.

Las estanterías de baño van a aportarte un espacio muy útil y cómodo en tu baño. Dentro de esta categoría existen diferentes soluciones, adaptables a cada espacio y cada baño.

1. Baldas o estantes

Este tipo de mobiliario para almacenaje consiste en una o más baldas ordenadas verticalmente, que se sujetan directamente a la pared, sin llegar hasta el suelo. Son una solución muy práctica para economizar espacio.

Si optas por repisas para colgar en la pared de tu baño lo más importante es que adquieras una que soporte el peso de los objetos que vas a colocar sobre ella.

Según la ubicación que le vayas a otorgar puedes aprovechar los rincones del baño para colocar estantes en forma de esquinero o estantes rectangulares si necesitas mayor espacio a lo largo de la pared.

Existen diferentes estantes en función del modo de fijación que desees: pueden ir taladrados a la pared o adheridos con ventosas, por ejemplo.

Su gran ventaja es que son fácilmente adaptables: puedes colocarlos en cualquier sitio y a cualquier altura.

Cómo elegir estantes de baño

2. Soportes

De la mano de las baldas van los soportes. Precisamente son los elementos de fijación a la pared donde descansará el peso del estante. Los soportes para estantes son elementos imprescindibles para proceder al apoyo de la balda que elijas y pueda sostenerse sin problema y colocar los accesorios del baño que necesites.

Se caracterizan por su facilidad de montaje (siguiendo las instrucciones del fabricante). Tan fácil como elegir un punto, nivelar el accesorio y colocarlo. También hay estantes que se pegan con adhesivos y ventosas a la superficie. En este caso, es necesario que la superficie sobre la que vas a pegar esté totalmente limpia y seca para que la adhesión sea correcta, siempre siguiendo las instrucciones del fabricante y el tipo de superficie compatible indicado.

Los hay de diferentes formas para que aparte de su funcionalidad, su estética también se adapte al baño que deseas conseguir. Por tanto, es una buena opción cuando lo que se quiere es encajar estanterías en tamaños atípicos o hacer una composición con baldas de colores o materiales personalizada, ya que permite combinar distintas posibilidades.

3. Estanterías completas

Es el mueble entero formado de estantes.

Su particularidad es que, al igual que otros objetos del baño, se debe tener en cuenta el material para evitar que el agua de la ducha o lavabo lo acabe oxidando.

Este tipo de estantería es ideal para baños que acogen a muchas personas, ya que tienen una gran capacidad de almacenaje.

Existen diferentes modelos de estanterías, según el tipo de fijación:

  • Pueden ir colgadas: suelen ser las que se colocan en la zona de la ducha o bañera.
  • Pueden ir colocadas sobre el suelo: es el mueble que se soporta por al menos cuatro patas apoyadas en el suelo (con o sin ruedas tipo carrito). Suelen colocarse en baños con espacio disponible suficiente.
Cómo elegir estantes de baño

Usos

Como ya hemos comentado, de acuerdo con el tipo de artículos que necesites apoyar, necesitarás un tipo de estanterías. Es decir, no es lo mismo un mueble de estantería con baldas para sostener toallas o albornoces, que la repisa que necesites poner en la ducha para tener a mano el gel, el champú, …

El uso a veces va ligado al lugar de colocación de la estantería. Por eso no es lo mismo el estante o bien cestillo que puedes poner dentro de la ducha para las cosas de aseo –donde primará la funcionalidad-, que la balda que va a verse al entrar al baño y que puede que sostenga perfumes, maquillajes, etc. En este último caso se aconseja un estante más decorativo, que combine con el estilo del baño.

Si tienes un baño pequeño, te recomendamos que optes por estantes a lo alto para aprovechar más los espacios.

Material

El material influye tanto en la estética que aportará al baño como en el mantenimiento y modo de limpiarla que debes usar:

  • Cristal: da amplitud al baño y una estética moderna. Se limpia con los productos específicos para cualquier tipo de cristal que tengas para el resto de la casa.
  • Madera: ofrece una estética natural y elegante. Aportan calidez al baño. Tiene que ser madera tratada con un protector adicional para que no se deteriore con la humedad. Por ejemplo, el bambú es un material que repele el agua.
  • Metal: suelen ser estantes ligeros, aptos para el baño. Requieren de un cuidado con materiales adecuados para evitar que se oxiden con el agua.