Los platos de ducha convierten tu baño en un lugar accesible y seguro

El plato de ducha es una losa fabricada en distintos materiales, como cerámica, acrílico, carga mineral o piedra natural, que se instala en el suelo del cuarto de baño y que actúa como aislante contra posibles filtraciones de agua y la conduce hasta el desagüe.

¿Por qué es mejor contar con un plato de ducha en detrimento de una bañera? Porque permite ahorrar en el gasto de agua y de energía hasta un 90% respecto a darte un baño. Mejoran la accesibilidad, ya que los platos son más seguros al eliminar las barreras arquitectónicas para entrar y salir de la bañera. Además, existen platos especiales para personas con movilidad reducida incluso que necesitan sillas de ruedas. Asimismo porque, si eliges un tamaño mediano, pueden ahorrar espacio y porque el acceso a un plato de ducha es mejor que a una bañera y esto facilita su limpieza.

Cómo elegir platos de ducha

¿Qué plato elegir según el espacio de tu baño?

Hay platos de ducha de diferentes dimensiones y formas. Por eso, el espacio disponible en tu baño es clave a la hora de elegir un plato de ducha.

  • Para espacios de menos de 3,5 metros cuadrados las formas de plato de ducha recomendadas son la de cuarto de círculo o cuadrada. Los modelos de cuarto de círculo son los que ocupan menos espacio y permiten instalar una ducha en un baño pequeño o en un baño mediano en el que se quieran reservar más metros a la zona de lavabo o inodoro.
  • Para baños con tamaños superiores a 3,5 metros cuadrados, puedes optar por platos de forma rectangular, además de los anteriores modelos (de cuarto de círculo y cuadrados).
Cómo elegir platos de ducha

¿De qué materiales pueden ser los platos de ducha?

Básicamente podemos distinguir cuatro tipos de platos de ducha:

  • De cerámica (gres). Fabricados con arcilla, feldespato y arenas silíceas. Son la solución más económica. Ofrecen gran resistencia a los productos químicos, ya que su color no se torna amarillo por la acción de estos. Sin embargo, dos de sus características dificultan su instalación: su elevado peso y su fragilidad.
  • Acrílico. Están compuestos por una capa externa acrílica y otra interna de fibra de vidrio (la más aconsejable) o poliuretano (de menor calidad que la fibra de vidrio). Los platos, marca de la casa de Leroy Merlin, cuentan también con un refuerzo de aglomerado de alta densidad que le otorga más robustez a los bordes (permite que no se deforme si se coloca una mampara). Frente al tradicional plato de gres ofrece una mayor resistencia a los golpes y una mayor superficie antideslizante. Es el material de menor peso, lo que facilita su instalación. Los platos de ducha acrílicos de Leroy Merlin cumplen la normativa 249 de la UE que garantiza la máxima calidad y tienen una  etiqueta con información sobre su mantenimiento.
  • De carga mineral. Su composición, que combina resina y mármol, los convierte en extraplanos: tienen un  grosor que ronda los 3 cm. Esta característica hace que se puedan instalar a ras de suelo, facilitando el acceso a la ducha. Otra de sus cualidades es que son los que tiene mayor resistencia a los golpes. Los platos de carga mineral tienen medidas estándar, pero también están disponibles en medidas especiales, de modo que se fabrican a demanda del comprador. Además, también puedes personalizar su color: pizarra antracita, beige, blanco, marrón… Existen platos de carga mineral de diferentes acabados y entre ellos te recomendamos los de esmalte gel coat por ser los más antideslizante, resistentes y antibacterianos.
  • De piedra natural. Pueden estar compuestos de pizarra, mármol o granito. Con características muy similares a los de carga mineral, son menos resistentes a los golpes pero tienen un tacto más cálido.
Cómo elegir platos de ducha

Consejos: Si nuestro objetivo es mejorar la seguridad y accesibilidad del baño, te recomendamos un plato de piedra natural o de carga mineral porque son extraplanos y, por tanto, se instalan a ras de suelo, mejorando su facilidad de acceso, y por su superficie antideslizante.

Si quieres un plato que conserve su acabado inalterable limpieza tras limpieza, elige un plato de cerámica o de piedra natural.

Cómo elegir platos de ducha

Si prefieres apostar por una alta resistencia a los golpes, tu plato debe ser acrílico.

Debes preparar tu baño antes de la instalación del plato

En primer lugar, te facilitará mucho la labor que realices un croquis de tu baño con las medidas y la disposición exacta del resto de elementos como el lavabo, inodoro etc. Así sabrás el espacio del que dispones y el lugar más indicado para la instalación del plato de ducha.

El siguiente paso sería medir el espacio que quieres que ocupe tu plato de ducha. Una perfecta nivelación de la superficie es fundamental para la colocación correcta del plato. Recuerda que el hueco para la válvula de desagüe debe tener espacio suficiente para poder hacer las conexiones.

Cómo elegir platos de ducha

Antes de proceder a la instalación, debes comprobar el nivel del suelo, ya que es clave para la correcta colocación del plato. Todos los platos de ducha están diseñados de tal manera que tienen la caída suficiente hacia el desagüe. Además, debes comprobar que las tuberías tengan la caída suficiente para desaguar el agua de la ducha y que hay hueco suficiente para poder hacer las conexiones necesarias a la válvula de desagüe.