Es un producto en gel que decolora la madera y le devuelve su aspecto natural cuando se ha decapado o se ha ennegrecido debido al paso del tiempo o al desgaste del clima. Quita las manchas de óxido, moho, bacterias y quemaduras. Es nocivo, por lo que es recomendable utilizar guantes y mascarilla.

Se emplea en cualquier madera natural y antes puede usarse un decapante si está pintada o barnizada. Se utiliza en puertas de interior y de exterior, ventanas y muebles, pero debe evitarse el contacto con metales, como cerraduras o bisagras. Para aplicarlo, se moja la superficie con agua y se extiende el producto con brocha o con un trapo de algodón. Tras 15 minutos, se aclara con abundante agua y se frota con un cepillo. Se dejan pasar 24 horas y se repite el proceso si es necesario. Después, es posible tintar, barnizar o pintar.

Aclarador de madera