Se entiende por acuchillado el lijado de los suelos de madera maciza, en tarima o parqué. Su nombre se debe a que esta tarea se hacía antiguamente con cuchillas muy afiladas. Se realiza un acuchillado al terminar la instalación de los suelos para posteriormente barnizarlos o aceitarlos.


Cuando son antiguos o están deteriorados se realiza el lijado para renovarlos y devolverlos a su estado original.


Por lo general, un acuchillado se hace con máquinas de rodillo específicas en tres lijados: con lija gruesa para desbastar; un lijado mediano y otro fino. En las orillas junto a las paredes se emplean máquinas más pequeñas, llamadas orilleras. Para las esquinas se usa lijadora excéntrica o delta.


Antes de barnizar o aceitar los suelos, hay que aspirarlos y limpiarlos muy bien.

Acuchillar