Es un potente adhesivo estructural formado por dos componentes de masilla de metacrilato. Se presenta en formato gel y es resistente a temperaturas de hasta 135ºC. Se emplea en electrónica o automoción, pero también en hornos o cualquier soporte expuesto a altas temperaturas. Tiene una gran resistencia frente a golpes o vibraciones.

Sirve para pegar cualquier tipo de material, excepto polietileno, polipropileno y teflón. Se usa sobre superficies limpias y libres de polvo. Para utilizarlo, deben presionarse a la vez las dos jeringuillas del envase y mezclar bien los dos componentes. El tiempo de secado al tacto es de 5 minutos y transcurrida una hora ya se puede taladrar, pintar o pulir. Para conservar el producto sobrante una vez utilizado, se debe limpiar la boquilla con alcohol y cerrar el envase con el tapón.

Adhesivo reparador para altas temperaturas