Es un pegamento flexible y transparente que se emplea para adherir en lugar de coser. Sirve para unir tejidos gruesos y de algodón, poliéster y fieltro entre sí o sobre otros materiales, como madera, metal, yeso, cartón, cerámica o cristal. En los tipos muy finos, como lino, seda o viscosa, el producto puede traspasar y dejar mancha. Una vez seco, permite el lavado y el planchado.

Antes de su aplicación, se recomienda probarlo sobre una zona no visible para comprobar su reacción. Debe aplicarse una capa fina sobre las superficies, que deben estar limpias y secas. Después, se unen durante unos minutos y se presiona durante una hora con la ayuda de objetos o cinta adhesiva. La resistencia máxima se alcanza al cabo de 24 horas.

Adhesivo textil