Es un útil formado por una esmeriladora de tamaño reducido y un soporte que sujeta la broca a afilar. La esmeriladora, mediante una pequeña muela de cerámica, saca filo a la broca, la cual va cambiando su ángulo mediante los ajustes del soporte.

Este aparato solo es válido para las brocas de metal, dado que por sus características son las únicas que pueden recuperar el filo. El resto de brocas, al tener una punta muy específica, no son aptas para ser afiladas. El afilador es muy útil ya que permite recuperar brocas desgastadas y no tener que desecharlas.

Afilador de brocas