Es un líquido incoloro que se obtiene de la destilación de la resina de los pinos y los abetos. Se utiliza como diluyente de pinturas o barnices, para eliminar manchas de grasa en pavimentos o coches y para limpiar los pinceles utilizados al decorar con esmaltes sintéticos.

Para retirar la suciedad de una superficie, debe aplicarse y dejar que actúe durante un tiempo, tras el cual debe aclararse con agua. Si el olor resulta desagradable, puede eliminarse con alcohol. Al ser un producto nocivo, no hay que desecharlo en desagües o alcantarillas, sino que debe depositarse en un punto específico o verterse en un recipiente para reutilizarlo. Una vez repose, la suciedad va hacia abajo, de modo que la superficie se limpia.

Aguarrás