Es un aparato preparado para proporcionar calefacción o refrigeración a la vivienda. Puede ser individual, con una unidad interior o split y una unidad exterior o compresor, o constar de varias unidades interiores y una exterior. Debe adaptarse a las medidas de la estancia, que por lo general son salones o habitaciones, para que su funcionamiento y su rendimiento sean efectivos.

Para su instalación se necesita una bomba de vacío, unos relojes para saber la presión y un abocardador para hacer las conexiones. Se controla a través de un mando a distancia, es programable y dispone de termostato. Si cuenta con wifi, es posible manejarlo de manera remota.

Aire acondicionado fijo