Es un accesorio de fontanería que, instalado en el grifo, fuerza el paso del agua por un filtro. De esta manera, consigue tamizar y mezclar el agua con aire de manera que se reduce el consumo. Es un elemento compuesto generalmente por un anillo cilíndrico metálico que se instala en el extremo final de la grifería, con un llave inglesa. En el interior se aloja un filtro difusor de varias capas o mallas por las que pasa el agua y se produce la mezcla de aire y agua.

Con esta pieza no hay pérdida de caudal ni presión en el grifo, pero se ahorra hasta un 50% de agua. Se puede encontrar para los grifos de lavabo, el fregadero de cocina, el grifo de bañera o intercalado entre grifería y flexo de ducha. Puede sustituirse el accesorio al completo o únicamente el filtro interior.

Aireador