Es una película de plástico transparente que se adhiere a la ventana. Sirve para aumentar el ahorro energético al formar una cámara de aislamiento, como si se tuviera doble cristal.

Antes de la instalación, debe limpiarse la superficie para eliminar la grasa y facilitar la fijación. La cinta de doble cara se coloca en el borde del cristal, el film se recorta a la medida necesaria, el papel protector de la cinta se retira y se pega poco a poco. Una vez situado, se eliminan las burbujas que hayan quedado aplicando calor con un secador de pelo.

Aislante de ventana