Es un producto fabricado en grosor de tres milímetros de burbuja de polietileno y forrado de aluminio anodizado a doble cara, de modo que aísla tanto de la humedad como del frío y del calor. Por ello se utiliza en zonas lluviosas. También se presenta con otros materiales, como planchas de fibra de madera o rollos de poliestireno expandido, ambos con un espesor de cuatro milímetros y con mayor capacidad de barrera térmica y acústica.

Tiene la capacidad de actuar como barrera contra las condiciones externas de humedad, temperatura y sonido. Se instala tras el friso de las paredes del hogar para mejorar las cualidades de habitabilidad y debe ubicarse durante el proceso de listonado.

Aislante para friso