Es una barra metálica utilizada en el montaje de un andamio tradicional. Se coloca de forma horizontal, con sus extremos fijados en el lateral de cada uno de los dos marcos de los que consta.

Su función es dar estabilidad a toda la estructura y debe medir lo mismo que la plataforma del andamio, 2 o 3 metros, en función del modelo. Al montarlo, a un lado del andamio, se instala una cruceta y al otro una o dos alargaderas.

Alargadera de andamio