Acción de minimizar las imperfecciones de una superficie que debe ser regular y plana. Estas áreas pueden ser de diversos materiales de construcción, como mortero, yeso o escayola. Para alisar es necesario que el material se encuentre aún en proceso de secado y que conserve la capacidad de ser moldeado.

De no ser así, hay que aportar una capa fina de producto sobre la zona ya endurecida para cubrir todas las irregularidades. En ambos casos, el proceso de alisado se realiza con una llana si el espacio tiene grandes dimensiones o con una espátula para pequeños remates o lugares reducidos.

Alisar