Es una esencia que se presenta en diferentes formatos, como líquido, sólido, gel, vela o espray. Ofrece diversos aromas como vainilla, jazmín, frutos rojos o azahar, entre otras. El propósito del ambientador es perfumar la estancia y eliminar los malos olores con la fragancia elegida. Depende del formato elegido, tiene mayor o menor duración.

Puede estar envasada en frascos de cristal. En este caso se colocan varios mikados, unas varillas de madera que se impregnan con el olor del ambientador. Una vez que los mikados están suficientemente impregnados, se les da la vuelta para que puedan cumplir su función. El ambientador en forma de vela aromatiza la estancia al encender la mecha, de modo que puede usarse cuando se desea. Existe también con pulverizador automático, que expulsa una cantidad de esencia periódicamente.

Ambientador