Es una pieza fabricada en hierro o en acero que dispone en el centro de un espacio por el que puede pasarse un cable o una cadena. Dispone de orificios para facilitar su instalación en una pared. En el caso de ser de obra, se cementa en el propio muro.

Es una fijación para introducir cadenas o cables con los que asegurar bicicletas, motos u otros objetos. Se instala en la pared con un tornillo y un taco de plástico, un taco metálico o un espirro. También puede emplearse resina epoxi o taco químico para un agarre mayor.

Anclaje antirrobo